martes, 24 de junio de 2014

Cuando tú llegaste (Serie Tahures del Craven 1), Lisa Kleypas


Lily está decidida a impedir la boda de su indefensa hermana con lord Alex Raiford, un aristócrata frío y arrogante. Lily, indomable y resuelta, sabe cómo lidiar con los hombres en su propio terreno, y no duda en emplear cualquier arma para salirse con la suya. Pero no imagina que por una vez su rival es muy superior a ella, y mucho menos que su obstinado e inflexible corazón no tardará en ceder a los encantos del enemigo


[Lo siento pero me encantan las portadas calorras, Cassie me va a matar, jajajaja]

Yo lo tengo clarísimo. Si Cassie me recomienda una lectura, es buena. Si la busco yo, ya me puedo ir preparando para lo peor. Afortunadamente. Cuando tú llegaste fue una recomendación suya (como lo fue mi adorada Flores en la tormenta), sabiendo que ya, nada más ojear la sinopsis, íbamos a tener que leerla.
Cuando tú llegaste tiene una cosa que, personalmente, adoro encontrar en estas novelas: una protagonista que no sea más tonta que Pichote. No me lo podéis negar, cuando abres una novela romántica, sabes que hay grandes probabilidades de que la chica te haga perder los nervios con decisiones incomprensibles.

Te sacan de quicio. Y lo sabes

Bien, eso aquí no pasa. Lily tiene los ovarios las narices bien puestas, hace y deshace a su antojo, escandaliza a la sociedad, dice palabrotas, monta a caballo con calzones color frambuesa y a horcajadas (esta palabra me parece tan porno que me encanta) y juega como un tahúr en el local de su mejor amigo Derek (ya os lo digo, Derek es adorafollable a más no poder). Todo esto la ha hecho vivir al margen de su familia pero ser la más deseada de todo Londres.
Por su parte, Alex Raiford no puede ser más educado y opuesto a ella, me recuerda a Darcy. Arrastra el pobre el trauma de la muerte de su amada Caroline (¡hay que ver lo que nos gustan los maromos traumatizados!) y está prometido a la hermana de Lily. Ésta, sabiendo que su hermana ama a otro zagal, decide romper ese compromiso utilizando lo que tenga a mano (una apuesta, unas cuerdas, una teta, lo que sea). Ya os podéis imaginar que se repelen desde el minuto uno, lo que únicamente puede significar que al final van a echar chispas pero no de odio precisamente…

Así me tienes, Alex, aullando a La Luna

Aunque parezca Alex el personaje más complicado, no lo es. De hecho, es el más sincero y cristalino de todos. Reservado y en apariencia tosco, esconde un hombre puro, inteligente, amable, cariñoso, paciente, rubísimo, guapísimo, AFJAJFKSHFKASHKEGHJKASHGJKAS por completo. Lily, en cambio, es una mujer que ignora todas las convenciones del mundo pero que tiene un pelusón del tamaño del Bernabéu escondido bajo la alfombra…
No estoy habituada a leer romántica de época y creo que por eso me he sorprendido más al leer ésta (lo mismo me pasó con Flores en la tormenta). La relación entre Álex y Lily es maravillosa, fresca y divertida, entre personas inteligentes y con recursos (y, creedme, ambos los tienen y los usan). Si le tengo que poner una pega, es que la historia es algo predecible y puede que la trama se resuelva de un modo excesivamente fácil pero, a quién vamos a engañar, ¡no nos estamos leyendo el Ulises de Joyce! ¡Y ni falta que hace, oiga! Y las escenas de folleteo subidas de tono están narradas con mucho gusto, de un modo descriptivo pero sin excederse, dejándote con una sonrisa de oreja a oreja y unas ganas de pillar cacho...

¡Las sales! ¡Traedme las sales!

Esta historia me enganchó desde la primera página. Kleypas (a la que voy a meter en nuestra categoría de escritoras Masters del Universo, presidida por Karen Marie Moning) va hilando la historia de un modo fluido, soltando los momentos adsjhajfkfd en su justa medida y dando algún giro muy sorprendente y agradable (ya me gustaría a mí jugarme lo que se juega Lily con Alex). Y, oh, Kleypas, qué maestra al crear a Derek Craven. Os confieso que comencé a leer la novela sin conocer los nombres de los protagonistas y que en cierto momento pensé que él podría ser el maromo, ya os podéis imaginar lo maravilloso que es y qué relación tan particular tiene con Lily. Es imposible no adorarle, igual que era imposible que no tuviera su propia novela… Así que, Derek, tú y yo tenemos una cita en Sueño contigo (ambas pertenecen a la serie Jugadores).

Por todo esto y por más que me dejo, Cuando tú llegaste obtiene en nuestro Gandymetro

Alex y sus rizos rubios no se merecen menos

2 comentarios:

  1. Ay, qué pareja... Sobre todo qué fan de Lily que soy (que somos), con esa manera de ser tan especial, tan libre. Pero, sin duda, somos más fans de Lisa Kleypas y de sus personajes. Porque Derek... OMG!!! ¡Maravilla de hombre! ¡Qué ganas de ver tu reseña sobre su novela! ¡Gran entrada, Kim!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que casi todos los personajes de esta novela merecen la pena y son refrescantes, hasta el niño! Muchas gracias por presentarme a esta escritora!
      En nada está Derek por aquí..

      Eliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)