sábado, 21 de junio de 2014

La redención de Gabriel (Gabriel 3), Sylvain Reynard

[CONTIENE SPOILERS DE LAS ANTERIORES NOVELAS]
El profesor Gabriel Emerson ha dejado su plaza en la Universidad de Toronto para iniciar una nueva vida junto a su amada Julianne. Está seguro de que juntos podrán enfrentarse a cualquier desafío, incluso a su deseo de ser padre. Pero el programa de doctorado de la joven pondrá a prueba los planes de Gabriel, ya que la dura vida de estudiante le roba demasiado tiempo. Cuando Julianne recibe el honor de dar una conferencia en Oxford, éste se muestra reacio, pues ambos tienen opiniones encontradas sobre la materia. Para complicar un poco más la relación, aparecen varios personajes del pasado empeñados en humillar a Julia y en sacar a la luz uno de los secretos más oscuros de Gabriel. Obligado una vez más a luchar contra sus propios demonios, éste iniciará una cruzada en busca de sus padres biológicos, lo que desencadenará una serie de acontecimientos que repercutirán en ambos y en los anhelos del profesor por formar una familia.



La redención de Gabriel cierra la trilogía sobre la historia de Gabriel Emerson y su amada Julia Mitchell (podéis leer la reseña del primer libro aquí y la del segundo libro aquí). Les encontramos como una feliz pareja de recién casados que disfrutan como perracos locos de las bondades del folleteo amor conyugal. ¡Minipunto para ti, Sylvain! Me parece un acierto que no hayas terminado la historia en la boda y en el “felices para siempre” y nos quieras enseñar qué se esconde detrás de esa fachada de pareja perfecta.

Ya veis lo que escondo (el tatuaje me lo he tapado, que soy pudoroso)

(Un segundo que me recompongo. Ya.)
Porque detrás de la pareja perfecta también hay sus imperfecciones… Aunque claro, nada que no terminen arreglando con sexo amor (de reconciliación, de escritorio, de mesa de cocina, contra la pared, ahfdajhkajhfdkalf todo).
Misteriosamente, esta tercera parte ha sido la que más me ha gustado gracias a eso, a mostrarnos los roces, los choques entre los gustos y aspiraciones de cada uno, los esfuerzos que tienen que hacer por acoplarse el uno al otro (sí, sí, lleva todo el doble sentido del mundo).
Peeeeeeero (para mí siempre hay un “pero”) me ha parecido un poco superficial, en plan “en el Paraíso tienen problemas. Los has visto, ¿verdad? Pues ale, venga, fus, fus, fuera problemas y todo arreglado”, para acabar siempre en el mismo final. Puede ser que en este aspecto me pase de dura, porque, claro, si tienen pocos problemas y luego los arreglan con la punta del ****  me quejo pero si me ponen un problema de verdad que se cargue a uno de los personajes o rompa realmente la relación, pues me cagoenlamadrequeparióalescritorochentaveces enfado. Hay que seguir las reglas de estas novelas, que yo condenso en una: no le des disgustos al lector en vano (porque contentarme a mí es más complicado)

Yo leyendo casi cualquier cosa

La redención de Gabriel sigue arrastrando los mismos problemas que sus compañeras de trilogía: un exceso de referencias literarias (totalmente normal que antes de follar hacer el amor tu churri te mencione un fragmento de El paraíso perdido de Milton –todas lo habéis leído, igual que yo…-), un exceso de azúcar, un exceso de previsibilidad… No quiere dejar ningún cabo suelto y dedica varios capítulos a contarnos lo que pasa con los personajes secundarios. No está mal que lo haga, así satisface nuestra curiosidad pero, al no tener prácticamente relación con la historia principal, a mí me resultaron aburridos de leer y un poco WTF, la verdad.
Éste es el libro que más me ha gustado de la trilogía pero, aún así, no ha logrado convencerme de la historia ni hacerme sentir esa emoción ni ese vacío que te queda cuando lees algo que te llega al corazón (y más abajo), me ha parecido un libro normalito.

Por eso, en nuestro Gandymetro tiene...

Oh, Gabriel, ¿¿por qué??



COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

2 comentarios:

  1. Querida Kim, admiro tu profesionalidad. Con tal de comentar por aquí, eres capaz de leer estas cosas. ¡Trilogías a ti! Gran reseña y, para variar, cargada de mucho humor, que buena falta nos hace. ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  2. Yo soy una pro, Cassie, pero no sé qué pasa que las trilogías y las sagas se me tiran encima cuando paso por las librerías, jajajaja.
    Besotes y gracias por estar ahí!

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)