jueves, 3 de julio de 2014

La obsesión del millonario, J.S.Scott

La estudiante de enfermería y camarera Kara Foster no pasa por su mejor momento. Su ya desesperada situación económica acaba de sufrir un golpe que puede dejarla a un paso de vivir en la calle. Cuando necesita poco menos que un milagro que la salve, Kara es rescatada por un benefactor insólito y arrollador.El multimillonario Simon Hudson le hace una oferta que es imposible rechazar, pero que resulta aterrador aceptar viniendo de un hombre al que no conoce. ¿Será el atractivo millonario la solución a sus problemas o acabará siendo una complicación aún mayor y un peligro para su salud emocional?


Veamos si nos sabemos la fórmula: chico (macizorro, forrado, controlador y traumatizado) + chica (diferentes variables de riqueza pero siempre íntegras, trauma optativo) = historia erótico-calentorra/calorra megaventas. La conocemos, ¿verdad?. Venga, os voy a sorprender: ¡esta serie de novelas sigue la fórmula al dedillo!

¡No me lo puedo creer!

La obsesión del millonario es una serie compuesta por cuatro novelas cortas, con Simon Hudson y Kara Foster como protagonistas. Ella es estudiante de enfermería, apenas tiene dinero y trabaja en una clínica y en el restaurante de la madre de Simon. Él está forrado, está buenísimo y la adora en secreto, incluso la sigue todas las noches para asegurarse de que llega sana y salva a casa. Ahí queda eso. Como es una historia corta, no se andan con medias tintas: tras un determinado incidente, él se destapa ante ella y decide ayudarla, a cambio de una única cosa: una noche de folleteo pasión. ¿Cómo se os queda el cuerpo?
Cuando te metes en una historia de este tipo, en la que parece que el máximo triunfo es que él te considere suya y tú te consideres suya, sabes que tienes que tener manga ancha con todo eso de la protección, posesión y blabla. Aquí estás en la fina línea entre cagarte de miedo asustarte ante un posible acosador pero decides, como Kara, quedarte con el adorable Simon que lo único que quiere es que ella esté a salvo (y, creedme, hay libros en los que, por mucho que lo intentes, no puedes hacer eso con el protagonista). 
Me ha parecido que su mayor virtud es, a la vez, su mayor defecto: su brevedad, que hace que todo se resuelva con mucha premura, sin apenas profundizar en nada. Me parece un acierto que no nos martiricen con diosas interiores ni con mil historias de encuentros y desencuentros de la pareja, pero, a la vez, esa ligereza hace que la historia pierda por completo la poca verosimilitud que podría tener.


Simon no pierde el tiempo

Se agradece la poca complicación, eh, que si es un libro para ponerte en órbita, pues que no se entretenga en otras cosas, pero vamos, que parece que la autora pensara: "vamos a ver, yo tengo que poner este polvo, esos magreos, estas cosas calentorras... Me invento cualquier historia mierder que una esos momentos y ya. Total, quien lo lea ya debe estar de vuelta de todo". Pues sí, anda que no han leído nuestros ojitos pero se agradecería un poco más de sustancia, la verdad.
Los personajes secundarios se reducen a tres (y con poca importancia): la madre de Simon (que aparece tanto como Rickon en Juego de tronos), Sam, el hermano de Simon y Maddie, la jefa de Kara en la clínica en la que ayuda. Y, oh, qué casualidad, ¡Sam y Maddie tuvieron una historia!. En el cuarto libro vemos más de Sam y Maddie pero nos quedamos con la miel en los labios porque su historia continúa en otro libro fuera de esta serie, The heart of a billionaire (que tendré que leer porque 1.me parece que la historia estará mejor que la de Simon y Kara, y 2.definitivamente estoy loca).
Y ni os cuento cómo está escrita, os pongo una muestra:

A Simon le costaba respirar y la tenía tan dura que, si se lo hubiera propuesto, podría haber partido diamantes de un pollazo.

En fin, que hay miles de historias que van por este camino que os recomendaría leer antes que ésta. Pero si quereis algo tipo Grey sin muchas complicaciones y fácil de leer, esta serie, sin duda, es la vuestra.

Por todo esto, en nuestro Gandymetro se lleva...

Mucho Simon pero poco lerele

3 comentarios:

  1. Está claro que estos libros son sota, caballo y rey. Increíble que esta fórmula triunfe siendo tan mala y estando tan mal contada. Cosas así tiran por tierra la llamada literatura para mujeres, en serio. Tus reseñas son lo mejor, as always, Kim :)

    ResponderEliminar
  2. XDDDDD No puedo parar de descojonarme, pero esto qué es??? Por cierto el gif del Carrey buenísimo. Creo que quizás fuiste generosa con los Gandys deberías releer para comprobarlo, jajajajaja ;P

    ღBesinosღ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDDDDD Cuando escribí la reseña ni se me pasaba por la cabeza que íbamos a tener algo tan malo que tendríamos que crear el Antigandy, por eso tiene esto. Le podría quitar un Gandy pero me siento generosa XDDDDD

      Eliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)