lunes, 11 de agosto de 2014

Desnuda (El affaire Blackstone 1), Raine Miller


Ethan Blackstone es un hombre rico, sexy y protector. Dirige su propia compañía de seguridad privada y ahora está inmerso en la organización de los Juegos Olímpicos 2012. Brynne Bennet es una chica americana con un pasado que la sigue aterrorizando en sus pesadillas y por el que recibe tratamiento psicológico. Vive en Londres, donde intenta empezar de nuevo mientras compagina sus estudios de arte con su trabajo como modelo. Ambos se encuentran de manera fortuita en una exposición de fotografía en la que ella participa. Entre los dos surge de inmediato una atracción magnética que los acerca de forma peligrosa.Pero en esta relación se esconden secretos. Secretos que oprimen el alma y que dejan profundas cicatrices. ¿Será Ethan capaz de liberar a Brynne del pasado que la estigmatiza? ¿Cederá Brynne a sus encantos, o los espectros que la atormentan volverán a resurgir y acabarán con la oportunidad de forjar un futuro en común?


"¿Cuántas veces, Kim? ¿Cuántas veces más vas a caer en la trampa de buscar David Gandy en Google?", me pregunta Cassie desesperada. [Bueno, realmente Cassie jamás me preguntará eso, mucho menos cuando tenemos un tablero conjunto en Pinterest sobre él... ¡Ups, se me ha escapado!]. Lo que realmente Cassie me pregunta es: "¿Cuánta mierda más te vas a leer únicamente porque ves en Google que David Gandy es la encarnación del protagonista?". ¡Pues todo lo que caiga en mis manos, Cassie! ¡Una ya no tiene criterio literario!


¡Aquí entra todo! (ponga lo que ponga, va a sonar guarro igual)
Sabias y guapas lectoras, porque una lee mucho que, si no, pensaría que el universo de novela romántica/erótica se rige por la "fórmula Grey" en su totalidad. Nosotras sabemos que no, que hay mucha literatura romántica, con portadas llenas de colores y parejas en plena efusividad coital amorosa, con el gran Fabio a teta brisa, pero te das una vuelta por las librerías y entre Desátame, Átame y Rebózame te dan ganas de salir corriendo con tanta orden.
Desnuda, me temo, es otra más dentro de esta corriente "greyana". Ella, traumatizada, él, buenorrísimo, forradísimo y, seguro, con su historia detrás (que aún no sabemos, aunque lo que sí sabemos es que detrás tiene cicatrices y unas alas tatuadas. Y un culazo, seguro). 


Sí, Kim, ya lo sabemos, Ethan es como yo. Qué cruz estar tan bueno.
Brynne es una chica americana en Londres que, mientras hace un postgrado en Restauración de Arte, se saca un dinerito posando como modelo. Ethan tiene una empresa de seguridad, compra una fotografía de ella desnuda y... Ya tenemos la cola dura trama sobre la mesa. Ella se resiste (poco) y él selafó (mucho). Todo va bien hasta que cierto dato, que nosotras sabemos desde el principio y Brynne no, viene a desmontar el maravilloso tinglado de amor. Esto, que me niego a desvelar por mi natural antipatía al señor spoiler, sabemos que va a pasar desde el minuto uno, así que la única que se lleva la sorpresa es ella. Yo, a estas alturas y sabiendo que son cuatro libros (sí, cuatro) ni me sorprendo ni me disgusto ni nada. Y ahí se termina el libro. Trocotró.
Leyendo Desnuda tienes la sensación de que es una historia ya conocida, sabes prácticamente punto por punto lo que va a pasar. La atracción y el comienzo del folleteo de la relación son excesivamente precipitados y a veces da la impresión de que la trama es eso que rellena páginas entre polvo y polvo. Y, por favor, ¿otra vez con lo de que eres mía? ¿En serio? ¿No les parece que eso está más visto que el tebeo? La sombra de la sumisión planea sobre la novela y es algo que me pone en guardia.
¡Pero no todo va a ser malo! Ella no parece hostiable, él no se comporta como un desquiciado (de momento), se nos evitan los desencuentros habituales en estas novelas y los secundarios porculeros y, por qué no decirlo, los polvetes momentos de amor son medianamente decentes (bueno, esta humilde lectora agradece leer un momento de tensión sexual normal de vez en cuando, ¡no pido tanto!). 
Quedando tres libros más por delante, esta novela es un mero planteamiento de la historia. Tendremos que seguir leyendo para conocer el nudo y el desenlace, ¿no?

Por todo esto, le damos en nuestro Gandymetro...


Ethan Blackstone, en esta asignatura necesitas mejorar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)