martes, 14 de julio de 2015

Amable y tirano (Los Malory 3), Johanna Lindsey


Con el corazón destrozado, Georgina Anderson está desesperada por regresar a su hogar en América. Deja sus penas en las costas de Inglaterra y, en un alarde de audacia, aborda un barco norteamericano disfrazada de camarero para servir al capitán Malory. James Malory, un atractivo ex pirata y oveja negra de una orgullosa familia ,, había jurado que ninguna mujer lo conduciría al matrimonio. Pero en alta mar, sus convicciones tambalearán ante la belleza de Georgina, cuyo amor por la libertad y la aventura rivalizarán con los de él.


Haggards queridas, no quepo en mí de gozo. Quiero un bocata de Malory Brothers y lo quiero ya. Esto no hace sino mejorar. ¿Que Tony es el Gandy y resulta ser un tipo maravilloso? Pues llega su hermano James, el pirata, y pone el listón tan alto que necesitamos zancos para encaramarnos a su pechote. Me lo he pasado teta leyendo esta novela. Y supongo que la Lindsey se divirtió escribiéndola mientras seguía con sus sesiones en la clínica de desintoxicación. Alabo su voluntad para dejarse los porros y escribir estas novelas tan entretenidas.


Johanna, de espaldas, en plena terapia de grupo

Habíamos dejado a James Malory en Tierna y rebelde frotándose las manos ante la perspectiva de tener en su barco a cierta señorita disfrazada de hombre, y con la cual se había tropezado por casualidad mientras ayudaba a su hermano Tony a encontrar al primo maloso de Rosslyn. No sé si ha quedado claro, pero la cosa tiene miga: James sabe que ella es una chica, ella cree que tiene a James engañado (al que reconoce de su encontronazo y casi se muere al ver que es el capitán del barco donde se ha enrolado), pero nuestro calavera tiene otro as en la manga: hace al "muchacho" su grumete para tomarle el pelo a la zagala. Esto significa, entre otras cosas, que tiene que dormir en el camarote del capitán y asistirle en ciertas actividades muy personales, como ayudarle en el baño. ¿Mola o no mola el planteamiento? Si James se frotaba las manos, yo me frotaba las enaguas sólo de pensar lo que iba a ocurrir en esta novela visto lo visto. ¡Identidades ocultas a mí! ¡Me encanta!


George, toca baño, ven a enjabonarme los bajos la espalda, anda

James es un tipo incorregible, reniega del matrimonio y lo que le va es divertirse con las mujeres. Un rato cabrón el hombre, diréis, pero tiene sus razones. En sus años de libertinaje se dedicó primero a perseguir a las damas y luego a ser perseguido... por mujeres casadas principalmente. Eso le hace ver casarse es algo tonto, que te encadena a alguien que no quieres y te hace romper el contrato matrimonial. Mejor ser libre e ir de flor en flor, valga la frase.


James tras polinizar a una señora de alto copete

Georgina (o Georgie), la protagonista, acaba de salir de un desengaño amoroso. Es norteamericana y odia a los ingleses, y más a los aristócratas, así que James Malory le va a caer de primeras como una soberana patada en el culo. Además, ella le da donde más le duele llamándolo viejo (menos mal que no es como el Gandy, que me veo a las haters aplaudiendo).

¡Que los años son un grado, niñata!

El problema es que no se puede escaquear de sus obligaciones y a la hora de dormir tiene que soportar que James se pasee en bolas por el camarote como si tal cosa, fíjate tú qué problema. Eso de tener a un Malory a boa suelta es un lujo, hija mía. Georgina es muy recatada, pero le puede la curiosidad, claro. Al mismo tiempo empieza a sentir malestar cuando está cerca de James y no sabe qué es. Nada, es que es arrimarse al capitán y ponerse mala, y más cuando están en alta mar y Malory se reconvierte en pirata con coleta, pendiente y camisa negrañadslkfjasñlkdjgasñ.



Con todo y con eso, Georgie no cae en que lo que le pasa es que tiene los bajos removidos antes semejante visión. Ella niega la atracción y sólo ve en James un muro de ladrillos. ¡Paredes así quiero yo en mi casa!


La diosa interior de Georgina restregándose contra el muro Malory

Otra cosa que no soporta es el gestito que el capitán hace con las cejas, enarcando una de ellas cuando se burla de George, el falso grumete. Por favor, ¡si es para comerle la boa a saco!



Malory va a disfrutar de lo lindo poniendo a Georgina de los nervios, pero mejor se lo va a pasar administrándole la cura para sus náuseas varias veces, IYKWIM.


¡Viva la medicina alternativa!

He de confesar que sobre poco menos de la mitad de la novela me dije: "¿Y ahora qué?". Pues aún quedaba miga, y de lo más divertida. Johanna nos mete por un lado a los hermanos de Georgie y por otro a los Malory, concretamente a Tony, Jeremy, Derek y a Nicholas Eden, el marido de Regina, así que la diversión estaba servida. Lo que me he reído con las pullas entre los dos hermanos Malory o de estos con el sobrino postizo no tiene nombre. Pero, ¿cambiará James de opinión respecto a lo de casarse? Por su parte, Georgie no se convierte en la Pichote que temía (como ocurrió con Rosslyn), sino que su genio y chispa se mantienen. Es una jovencita decidida que sabe disfrutar del momento (y vaya si lo disfruta la tía...) y no se arrepiente. Junto a la gracia de James hace muy buena química y eso es importante. Son tal para cual, lo mismo que las familias. Si los Malory son impulsivos, los hermanos Anderson no se quedan atrás. 


Uno de los Anderson tratando con James Malory

En definitiva: que olé por Johanna Lindsey. Una novela ligera de leer, con una historia sencilla pero no exenta de su buena tensión ñadsjfañlsdjfañslkdjgañsldjf, sus momentos hot y sus líos. Sin complicaciones ni grandes pretensiones, consigue entretener y divertir, que es lo mejor de todo y es algo que abunda poco en este tipo de novelas. Que te saquen una sonrisa y hasta una carcajada mientras lees es un placer, y los hermanos Malory lo saben hacer gracias a sus diálogos llenos de segundas intenciones e ironía. ¿Qué más se puede pedir? Unos tipos que te ponen perraca y encima te hacen reír. Yo es que firmo por pillar a un libertino de esta familia. O a dos, que ya sabéis nuestro lema: a una haggard LeCaben todos.


Entre la espada de Tony y la pared de ladrillos de James, ay omá

Por todo lo dicho recibe en nuestro Gandymetro...


James, cúrame los mareos como tú sabes

12 comentarios:

  1. Para empezar la foto con los dos maromos me ha encantado,suertudas algunas jajajajaj.tiene muy buena pinta,creo que los tengo anotado en GR,además con este pedazo de post,mas ganas de leerlo entra,muy bueno,me encanta

    ResponderEliminar
  2. Leí la saga hace mucho pero después de leer vuestra reseña, insuperable como siempre, me entran ganas de volver a darles un repaso ;)
    Gracias por tan buenos momentos, esperando con ansia vuestro próximo libro.

    ResponderEliminar
  3. Genial vuestra reseña!!!!!!!! He leído todos los libros de la Lindsey y éste es el mejor con diferencia. El listón lo pone muy alto con este libro. A partir de aquí, la saga empieza a decaer un poco. Pero los tres primeros me parecen de lectura obligada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi todo el mundo coincide en decirme eso, que los tres primeros son los mejores, aunque también he leído que el cuarto merece la pena :) Ya contaré qué tal cuando lo lea, porque lo voy a leer 3:)

      Eliminar
  4. XDDDD qué risas me he echado con la reseña :)
    Lo del malestar de George es muy gracioso y cuando se lo cuenta a James yo me descojonaba viva, jajajaja.
    James es un cabezón de cuidao pero qué bien se las arregla para quedarse con el grumete eh?
    Viva los Malory!!!! A ver qué te parecen los próximos libros :)

    Muuuaks ;-****

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. James tiene mucha gracia, es una novela que da lo que le pides sin más. ¡Un besote!

      Eliminar
  5. Yo tengo muy buen recuerdo de los Malory y de éste tercer libro en particular. Así como otros libros de la Lindsay no me gustaron nada o poco, esta serie sí que la disfruté.
    La reseña muy divertida como siempre :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento es el que más me ha gustado. Tony prometía, pero su historia no me convenció, más por culpa de ella que de él. Johanna Lindsey tiene estas cosas, lo mismo te hace una historia que te gusta que te mete un truño inclasificable, jajaja. ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  6. Pues por fin la he leído! Viva viva!!!! Joer, cuánta razón tienes en todo lo que dices, qué risas me he echado leyéndola, es que a veces hasta carcajadas leyendo los momentos de James con Anthony. Por favor la Lindsey cuando quiere bien nos lo hace pasar.
    De verdad, James meha dejado las enaguas por las orejas, qué maravilla de hombre! Le lavaba yo la espalda y todo lo demás con la lengua right now! Y George también me ha gustado mucho, nada pichote, un encanto.
    En fin, que salvo porque yo a James lo veo con otra cara (XDDDD) estamos de acuerdo en todo.
    Pedazo de reseña, guapa!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que te haya gustado! Es que es muy divertida y George no le quita la gracia a la historia, sino que le añade. James y Anthony juntos son la caña, vaya pareja añsdklfjasñldfjkasñkljfska Sé que con lo de Josh somos irreconciliables, pero la imaginación es libre XDDDD ¡Besotes!

      Eliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)