lunes, 7 de septiembre de 2015

La novia rebelde (Serie Novias de los Lairds 1), Julie Garwood


Por mandato del rey, el poderoso escocés Alec Kincaid debe casarse con una joven inglesa. La elegida era Jamie, hija menor del barón Jamison, una belleza de ojos color violeta. Alec ansiaba acariciarla, domarla, poseerla.... para siempre. Pero Jamie había jurado que jamás se rendiría a ese bárbaro de las Tierras Altas.Él era todo aquello contra lo cual el corazón de Jamie estaba en guardia: un pícaro arrogante y bien plantado cuyo aspecto rudo insinuaba placeres salvajes. Pero aunque los besos de fuego de Alec encendían su sangre, Jamie se le resistía implacablemente.


¿Cómo se puede pasar en apenas tres días del éxtasis a la indignación más absoluta? Pues leyendo los denominados "clásicos de la literatura romántica". Si mi anterior reseña destilaba amor y devoción por las novelas de antes, ésta ha sacado de nuevo el hacha de guerra que tenía enterrada desde hace tiempo. ¡Esto es un horror de libro! Y ya no hay excusas, porque Una rosa en invierno es de 1982 y La novia rebelde de 1989. Nada justifica este horrendo sinfustismo mal escrito que nos brinda Julie Garwood. A esta perpetradora la voy a poner a la cola de las autoras que hay que echarse al cuerpo sí o sí por ser de las de toda la vida. Juro que no había leído cosa más pobre en cuanto a contenido y forma desde ciertos truños que leí y prefiero no recordar. 

Yo mientras leía este coñazo supremo

Supongo, queridas, que recordaréis cómo se inauguró el Club del Porro: con La novia cautiva. Por lo que se ve, todas aquellas novelas que llevan en su título la palabra "novia" van a ser un desastre. Ojo, la de la Lindsey al menos tenía una redacción aceptable, pero lo de Julie Garwood es otro nivel: el subterráneo. Yo creo que quiso fumarse un canuto para escribir y no tenía marihuana a mano, así que saqueó el cajón de la mesa de estudio de su hijo, dio con el pegamento Imedio y a aspirar para que llegaran las musas. Lo que ella no sabía es que no es lo mismo colocarse con hierba que con sustancias químicas artificiales.


De la sinopsis que ronda por ahí no hay que hacer caso. Eso de que "ella se le resistiría implacablemente" es la mentira más grande que he visto nunca en una contraportada. Pero empezaré por el principio. Se nos presenta a la jovencita inglesa Jamie Jamison como un dechado de virtudes al estilo McGyver, capaz de hacer gestas tales como cazar con arco (que no está mal), curar lo incurable (oig), hablar gaélico (fíjate tú) y algo tan útil como saber montar de pie sobre los lomos de su yegua. Aunque es la menor de la familia y ni siquiera es hermana real de sus hermanas (paso de contar el lío de esa casa, que parece la familia Preysler-Iglesias-Falcó-Boyer), es tan guay del Paraguay que las defiende a todas, las cuales son un hatajo de lloronas insoportables. El personaje de Jamie apestaba a pichotismo desde el minuto uno, y es que me recordaba a esa otra Pichote insigne llamada Megan y protagonista Deseo concedido. Para mí que la Maxwell se fue a buscar la inspiración en los clásicos, pero no tuvo otra idea que agarrar la novela más mala que había, con el amplio abanico que hay para consultar.

Más de una lo está, desde luego

El caso es que a Jamie y a una de las lloronas las casan por mandato real con Alec Kincaid y Daniel Ferguson, dos highlanders temibles, fieros, bárbaros y blablablá. Casi medio libro trata del viaje desde Inglaterra hasta Escocia, y ya la primera noche la supuesta novia rebelde que jamás se rendiría al bruto escocés recibe un besarraco con lengua invasora y le falta tiempo para abrirse de piernas. Me explique usted, señora Garwood, dónde está la resistencia de la gran Jamie indomable, fuerte y cabezona (que para muchas escritoras de romántica esto último es una gran cualidad que da calidad al personaje, y lo que consiguen es que acabes de ellas hasta el cardado, por no decir hasta el toto). Empezaba a sospechar que la historia no iba a mejorar, sino todo lo contrario, y no me equivocaba.



Como era de esperar, al llegar a las tierras de Alec, Jamie sufre el rechazo de algunos por ser inglesa, por ser la segunda mujer de Kincaid y porque la va liando parda con su fuerte carácter aka pichotismo, pero poco a poco se va ganando a la gente gracias a sus grandes cualidades (de verdad, es que me daban ganas de vomitar). El argumento a partir de aquí es el nadismo más absoluto, el vacío total, una sucesión de situaciones sin interés ninguno aderezadas con algún casquete. En el prólogo te presenta un texto en cursiva narrado en primera persona que se supone que es alguien que ha asesinado a la primera esposa de Alec haciendo creer a todos que se suicidó. De vez en cuando hay un párrafo semejante, pero nos importa un pijo quién es porque se intuye desde el principio, no hay misterio ninguno.

Imágenes de la mente de Julie Garwood mientras escribía

La relación entre Alec y Jamie se basa en la nada, sólo en que ambos piensan que, ay, me quiere, ay, lo quiero, ay, no se lo digo, ay, no me lo dice, ay, que si le digo a ella que la quiero soy débil, ay, que necesito que me diga que me quiere... Pichoteces una detrás de otra. Entre tontuna y tontuna, hay follisqueo con algún Scottish breakfast e interrupción del sueño que no salvan la novela tampoco. Personajes planos, incongruencias históricas (dice que los escoceses llevan vestido), mala redacción y lo que ya me ha parecido insoportable es la manera de la Garwood de escribir los diálogos. ¿Cuántas veces se puede decir en una conversación el nombre de la otra persona? Esta señora no tiene límites. Ejemplo: 

-Jamie, blablablá -dijo Alec.
-Blablablá, Alec. Porque blablablá, Alec -dijo Jamie.
-Blablablá, Jamie -respondió Alec.
-Alec, blablablá -asintió Jamie.

Y sustituya usted los nombres propios por "esposa" y "marido" y ya es para pegarse un tiro. No podía más, en serio. Las últimas páginas las he leído en diagonal. Y el final es de vergüenza ajena, primero por la tonta resolución del misterio del asesino, y después por esa reunión al estilo gitano de Deseo concedido con todos los que iban a declarar la guerra a Alec por las pichotadas de Jamie rindiéndole homenaje a la chica por ser la mujer más maravillosa del mundo: curar enfermos, salvar a niños de ataques de jabalíes, rescatar a niñitas de familias que las maltratan y encontrar la piedra filosofal y la cura del cáncer ya si se pone. 

Pues casi

Por todo esto, recibe en nuestro Gandymetro...

Alec, me da igual que hagas Scottish breakfast

P.D.: Sé que en esta reseña digo mucho la palabra Pichote y sus derivados, pero todo sea por dejar claro que de pichotismo va la cosa, ya que no hay otra manera mejor de definir este libro. Y que mi estilo aquí haga juego con el redundante de Julie Garwood. Porque yo lo valgo.

24 comentarios:

  1. Yo lo leí en mi adolescencia y no lo recordaba tan malo! jajajajaa!! creo que será de esas cosas que es mejor dejar en el recuerdo.

    bss!

    ResponderEliminar
  2. Pues si que es un ñoooordo de los grandes,no?? Jueeeeee,hasta el único Gandy que tiene y parece que por compasión esta desteñio...madre mía!!!Bueno que le vamos hacer este libro ha salido rana...el próximo haber si es mejor!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ñordo gordo, al menos para mí. Es que no le veía por dónde agarrarlo.

      Eliminar
  3. XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD Ay, que me parto. La verdad es que con esta reseña destroyer me han dado más ganas aún de leerla XDDDDDDD
    Genial genial la reseña. Las MacGyver te persiguen, eh? Jijijiji
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lee, lee y ya me cuentas... Y para MacGyver yo (goteras a mí XDDD)

      Eliminar
    2. Joer, soy más lenta que el caballo del malo pero ya la he leído! Qué estupenda reseña la tuya, querida. Además, no puedo estar más de acuerdo con todo lo que dices. La madre que los parió a todos, vaya pandilla de tontilangos. Ni el prota se salva, por mucho xixi que coma y sueños que desvele para darle al tema. NO. Qué modo más tonto de contar las cosas, menudo misterio de mierder mal planteado y peor resuelto. Creo que si yo me pongo a escribir un libro me sale una cosa así, por eso NO ME PONGO. Supongo que la valoración tan alta que se le da es o porque no se ha leído otra cosa o por cariño, porque por mérito del libro no puede ser. A mñi también me recordaba a Deseo concedido, lo que nos faltaba XD
      Besotes!!

      Eliminar
    3. Sabía que ibas a opinar igual, es que no hay por dónde cogerla... Un horror propio de una adolescente que escribe un fanfic. Y mira que habrá novelas para inspirarse... ¡Besotes!

      Eliminar
  4. Aaay, este es el libro del que hablaba en otro comentario >_<
    ¡Iaaak! Me resultó absolutamente molesto de leer, hubo partes en que me pasaba leyendo en vertical, esa mujer es insoportable, ridícula... No, no, no de lo peorsito que he leído. Bueno, no, el segundo libro (porque es una serie o algo así) está peooooor, no sé ni porque lo leí, por masoquista yo creo. Golpéenme D:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya tenia ganas de saber cuál era! ¡Y era éste! Pues me alegra ver que estás de acuerdo XDDDD Es que ella es el Pichotismo personificado, por favor. Y anda que leer el segundo, qué estómago, jajaja.

      Eliminar
  5. A mí me gustó jajajakakaakakakaka. Ainsss...

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Ay Cassie, en las que te metes, mujer. Yo ya no voy a concederles ni un minuto de mi tiempo de lectora a cosechas Harlequin de los 80s, ya es bastante con torearme las ediciones modernas de autoras que se dicen saber lo que es buen romance y resultan no poder identificarlo aunque fuese vestido de kilt y le bailase el Cáncán en las propias narices.
    Te envío una barra de chocolate de consuelo y por favor pon tus traumatizadas corneas en remojo, a ver si les puede enjuagar la mala lectura.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chica, es que "Una rosa en invierno" es una joya y es anterior a ésta. De verdad que quise concederle el ser ochentera, pero ni escrita hoy mismo tiene un pase. Gracias por el chocolate :)

      Eliminar
  9. En esta coincidimos totalmente. Para mi es Medievalandia pura, con heroína pizpireta de ojos violetas (!) y ese final cursi tan "Oh, capitán, mi capitán"... Mi crítica de este libro no fue tan ejem, acerba, porque los personajes me cayeron bien y para ser de los ochenta, la parte sensual era bastante explícita. Pero el resto (trama, ambientación, estilo... ) no funciona, y en esto te doy toda la razón, es nadismo puro. Yo le di un 2/5. Las otras novelas que he leído de la Garwood no me parecieron mejores. A Honor y pasión le di un 1/5, ¡sólo me gustó el maromo de la portada!...
    Eso sí, recuerdo haber leído una más reciente, de suspense, y me gustó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparada con la de la Woodiwiss, es que no hay color. La otra es un gozo. Ahora estoy con "Cenizas al viento" que, si bien ni me está apasionando tanto, le reconozco la chicha, cosa que esta novela de la novia no tiene. He buscado la de "Honor y pasión" por curiosidad, jajaja. Gracias por pasarte :)

      Eliminar
  10. Con esa efusividad, y tras ver a Miranda pidiendo ayuda (jajajajaja), ya me sé de una autora que se va al final - final de la lista de pendientes. Tan al final que a lo mejor hasta se cae, mira lo que te digo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, querida, con tanta cosa maravillosa que hay para leer, lánzate a ellas y déjate de estas experiencias...

      Eliminar
  11. Tiiia pobre Jamie, montar de pie a caballo en aquellos años era lo más eh? :P XDDDDDDDD
    A mi estos libros de highlanders de la Garwood, me gustaron mucho, los leí hace un par de años que igual los leo ahora y les quito puntos no se, pero hablo desde el cariño porque fueron mis primeros maromos con faldas y una se encariña a lo tonto y pa siempre XDDD

    Muuuuaks ;-****

    ResponderEliminar
  12. jajajajajajajja
    me descojono con la reseña XDDDDDD Pues yo no me acuerdo de que fuera tan tan tan malo ajjajaja Lo leí hace mucho pero no sé, creo que si lo leo ahora me seguiría gustando, y aquí más que de Alec que jkfldjaklfjsa me acuerdo de Jamie que fue una de mis protas favoritas *no me mates* Yo también pienso que Megan se inspiró en este libro para el suyo :[
    Pues nada, una pena, a ver si el de "Condena de amor" te mola un poco más que este, si eso lee un poco de uno de la Garwood y luego el otru, y así aseguramos XDDDDD
    Besos guapa!!!!!

    ResponderEliminar
  13. Totalmente de acuerdo con la reseña jaja, es mala, malísima
    Myself

    ResponderEliminar
  14. Madre del amor hermoso, si llego a saberlo, no me pongo con el libro. Llevo 200 paginas (mi edicion tiene 500) y es la peor inversión que he hecho de un libro. El primer capítulo (el de cursiva no, el siguiente), no entendía nada. Las hermanas lloronas contestándole al padre como si fuera un colega, la Jamie que era superdotada (montar de pie en el caballo, ¿hola?), y los diálogos no tenían pies ni cabeza. Luego el viaje a las Tierras Altas, me estaba poniendo mala, porque la hermana era retrasada mental y la Jamie no se callaba ni debajo del agua. Y bueno, esos diálogos presuntamente machistas (muy tendencioso todo, adrede, para que pensemos de él que es lo peor), que luego no se corresponde con sus actitudes. Mira, mira, no sé por qué, me da por reír, pero de verdad, que puta mierda de libro. No es que no me guste la historia, ES QUE ESTA MAL! xDDDD
    En fin, a ver si lo puedo terminar. Besos!

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)