martes, 24 de enero de 2017

Bailando con el diablo (Cazadores Oscuros 3), Sherrilyn Kenyon


Tras 900 años de exilio en las áridas tierras de Alaska, Zarek, el cazador oscuro, regresa a la civilización por un tiempo. Durante ese período logra cabrear tanto a Artemisa y Dioniso que éstos acaban exigiendo su muerte. Pero el líder de los cazadores oscuros, Acheron, insiste en que tenga un juicio justo. Artemisa accede de mala gana a que Astrid, diosa de la justicia, sea quien decida si Zarek tiene alguna cualidad a su favor que le redima. Para que nada influya en su decisión, Astrid es privada temporalmente del sentido de la vista. 
Criado como esclavo y habiendo sufrido constantes abusos toda su vida, Zarek jamás conoció la bondad humana. A estás alturas poco le importa lo que piensen de él, por lo que disfruta molestando a todo el que se le pone por delante... lo que significa que la amable y dulce Astrid le tiene completamente desconcertado. Pero Astrid no pierde la calma por mucho que Zarek refunfuñe y enseñe los dientes. Y será finalmente a ella a la que Zarek abriá una puerta que creía cerrada hace mucho tiempo.


¡Estoy muy orgullosa de mí misma porque esta vez no han pasado años entre mis lecturas darkcazadoriles! Yeah! Y es que gracias a Dior que está Vero de Mi Rinconín de Lectura para tirarme de los visones y embarcarme en un buddy read de esta serie con ella, porque esta serie me da más pereza que depilarme en invierno (y no sé por qué). Y eso que el Cazador que nos tocaba ya me había llamado la atención bajeril en el libro anterior...


Vamos, jamelgo, que mi edredón no se calienta solo

Zarek de Moesia es el Cazador renegado, el que, en lugar de saludarte, prefiere arrancarte la cabeza de cuajo, el odiado y repudiado por sus compañeros. Por desgracia para ellos, sigue siendo uno del dark team y Ash lo saca de su exilio en Alaska si es necesario. Y justo fue necesario en El abrazo de la noche, donde conocimos a Zarek. Ahí, como renegado que es, se pasó varias veces por el forro del abrigo las reglas de Aquerón y, tras un incidente y robarnos el corazón, nuestro crazy hunter regresa a Alaska... y a la muerte.


Zarek himself

Y es que Artemisa (a la que por aquí vamos a empezar a llamar ArtiPuti) quiere que muera pero Ash-el-que-vela-por-las-causas-perdidas consigue que Zarek sea juzgado. Y para eso eligen a Astrid, una ninfa hija de la Justicia que se dedica a eso, a juzgar, y es más dura que la pata de mi cama, nunca declara a alguien inocente. Una vez estuvo a punto de hacerlo porque se dejó llevar por el xixi corazón y jamás se arrepentirá lo suficiente. Así que, para ser lo más imparcial posible, pierde la vista, le dan un chucho y la mandan a Alaska al encuentro de Zarek (bueno, el chucho es Sasha, un licántropo que esconde un maromazo bajo la mata de pelaje, grrrrrrrrrr). Y allí, en la fría Alaska, mientras comparte un espacio pequeño con el más arisco, loco y temible de los Cazadores, Astrid descubrirá que Zarek esconde tremenda tranca un corazón de oro y un pasado joputa supremo total, y él verá cómo cambia su vida por los encantos de una inocente ninfa... cuya identidad él desconocerá.


Aquí hay un pisto que ni en Cristal

Y esto es lo que os cuento de este libro. Básicamente sigue el mismo esquema que los anteriores (y por anteriores me refiero justo al anterior porque, como ya os comenté, hace tanto que leí los otros que ya es un milagro que me acuerde de los protagonistas). Durante todo el libro nos vamos a dedicar a varias cosas:

1. sufrir por Zarek para que no lo maten;
2. sufrir por Ash;
3. sufrir por Zarek al conocer su horripilante pasado;
4. sufrir con Ash;
5. sufrir por Zarek porque no echa un polvo con Astrid;
4. sufrir por Ash como colofón lecturil.

Y chimpún. Retomamos la historia de Zarek justo en el mismo punto en el que la dejamos en el libro anterior y sufrimos. Luego vemos cómo Ash y ArtiPuti llegan a un acuerdo, se lo transmiten a Astrid y sufrimos. Luego vemos que ArtiPuti es una puti y que Zarek está en peligro y, adivinad, sufrimos. Y mientras Astrid y Zarek se conocen (sufrimos) y descubrimos el pasado de Zarek y vemos lo mal que lo pasa Aquerón y SUFRIMOS COMO PERRACAS.


Cuanto más sufro, más disfruto #MasocaModeOn

Al menos ése ha sido mi sentimiento general. Y es que Zarek tuvo el pobre una vida humana peor que la de los bichos que vivían en las letrinas romanas. Cuando se convirtió en Cazador Oscuro no lo pasó mejor ya que siempre ha sido el renegado (cosas de ser un asesino), al que únicamente dirigían la palabra dos compañeros, Ash y Jess Sundown. Pero obviamente Astrid entra en su vida y, tras no querer roce con ella, va a tener roce y cuatro tazas más. En ese aspecto, este libro es mucho más romántico y menos guarreril que el anterior. No es que no haya refrote, por favor, con lo palotes que se ponen estos mozos, pero Zarek ha recibido tanto odio en su vida que, cuando consigue algo de cariño, lo disfruta y lo mima y lo adora y Sherrilyn Kenyon se centra más en ese aspecto. Y a esta haggard que os escribe le parece estupendo, que en el libro anterior me sobró guarrerismo. De hecho en determinados momentos me ha parecido hasta algo cursi porque vemos cierta moñización de Zarek. Y es que si ha habido una cosa que me ha sacado de quicio han sido las constantes citas a El Principito. Me vais a permitir la licencia tipográfica pero DEJAD DE DARME POR CULLEN CON EL DICHOSO PRINCIPITO QUE ME SACA DE LUGAR Y ME PARECE MOÑAS Y VOMITO ARCO IRIS. ¡HOMBRE YA!


Anda y métete El Principito por el ojal

Aún así hay más sufrimiento que moñismo, faltaría más. Se va intercalando el presente con fragmentos del pasado de Zarek, lo que sirve es para echarnos un poco más de sal en la herida y sufrir/disfrutar más con él. Además, vamos descubriendo más cositas sobre Ash para mantenernos con la intriga y tenerle tanto amor como odio le tenemos a Artemisa (ArtiPutiiiiiiiiiiiiiii, I hate you). También la escritora nos presenta nuevos personajes y nuevos tipos de bichos, lo que contribuye a que mi cerebro vaya camino del petamiento entre apolitas, katagarianos y su fruta madre en bicicleta (por lo que os ruego que me perdonéis si se me ha ido la raza de alguno en la reseña, una ya no está para tantos trotes paranormales). La gran ventaja que tiene esta serie es que al menos no está escrita de un modo que nos haga más complicada aún la lectura (bastante tenemos con ubicarnos en todo lo demás). El lenguaje muy sencillo, directo, con expresiones diarias y malsonantes (que a mí me chocan pero me encantan). Hay notas de humor sueltas, en algunos diálogos y sobre todo en este libro gracias a Simi y Sasha (por supuesto soy fan de ambos, especialmente de Simi, que adora a ArtiPuti hasta límites insospechados).


El deseo más íntimo de Simi y de las fans de Aquerón

Sin embargo, no todo ha sido maravilloso leyendo este libro, me ha pasado algo similar a lo del libro anterior. Me parece que la trama se va desarrollando estupendamente hasta que se empieza a ejercer el sublime ejercicio del roce amoroso y ahí se empieza a estancar la historia. Para mi gusto, Sherrilyn Kenyon alarga innecesariamente esa parte y, además, acaba resolviendo todo de un modo excesivamente fácil y rápido, demasiado teniendo en cuenta el pisto que hay montado. Debo reconocer, tapándome los ojos y distorsionando mi voz para que no me reconozcáis y me tiréis tomates, que me cuesta que estas historias me lleguen al corazoncito. Lo paso fatal con las partes del pasado, disfruto mucho de la lucha y de las relaciones entre los Cazadores y los demás bichos, pero no logro conectar igualmente con las historias de amor. Zarek y Astrid me han parecido una pareja muy bonita pero mientras Zarek se llevaba mi corazón desde el principio, Astrid me ha parecido un personaje más plano, menos interesante, más olvidable. En fin, que aún no he hecho la croqueta con ninguna pareja.


Más pity tienen mis bajos

A pesar de todo, siempre es muy entretenido sumergirte en el universo de los Cazadores Oscuros y, de todos los que llevo leídos, éste me ha parecido el más completo. Es muy ágil, muy entretenido, te hace sufrir y estar con el alma en vilo y te deja con una sonrisa en la boca por una parte y con la lagrimilla por otra. Si ya la historia de amor me hubiera encandilado habría sido estupendo. Al menos me ha gustado lo suficiente como para seguir leyendo la serie (y es que, queridas, Ash me tiene bien pillada por los... sentimientos, ejem).

Por todo esto y mucho más le damos a Bailando con el diablo en nuestro Gandymetro...


Zarek, yo te doy mi fuego bajeril para derretirte el corazón y la boa

15 comentarios:

  1. ay querida, yo de estos he leído poquito pero es que sufro tela. Menuda historia tiene cada uno y miedo me da llegar a la de Ash... con lo que yo soy, pero uffff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad, es que hay que preparar los pañuelos porque vaya pasados arrastran! Me pasa igual, miedo me da llegar al de Ash! Si llego ya os contaré!
      Besotes!!

      Eliminar
  2. Ay, pobre xD
    Este es mi favorito, me parece. Siento que lo del principito te saque de quicio, aunque te entiendo.
    Suscribo totalmente el gif y lo de ArtiPuti xD
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que soy mucho de crearme iras, así me divierto XDDD (lo digo por lo de El principito XD)
      Gracias por pasarte!

      Eliminar
  3. Ay, mi pobre Zarek, lo que sufre. A mí las historias del pasado de los cazadores me dejan en shock, es un poco sádica esta mujer XDD.
    La historia de amor de este libro me pareció original y fue la que más me gustó de cualquiera de las anteriores.. hasta que llegué a ''Disfruta de la noche'', que es uno de mis favoritos. Sin embargo, me suele pasar lo mismo que a ti.. lo que me chirria es el prácticamente instalove que hay en todas las novelas, pero bueno, menos mal que no es lo realmente interesante de la saga.
    Y volviendo al tema de antes, desde ahí salté al libro de Ash XDD y sufrimiento total. Yo voy avisando.
    PD: Dioooos Simi (puta jefa), cómete ya a Artemisa XDD.
    ¡Estupenda reseña!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, me lleno de pánico ante la perspectiva de llegar al de Ash! Estos libros tengo que racionarlos o me vuelvo loca del sufrimiento XD
      Gracias por comentar!

      Eliminar
  4. jajajaja, pereza, la verdad es que se nos va la pinza, hasta que no he visto esta reseña no me acordaba de la mía.......... ni de que tenemos que seguir la serie, haciendo huequito...... XDDDD
    El pasado de Zarek es un horror, la Artie sigue tan o más zorrupia y Ash cada día mejora ^^ qué ganas de pillar ese libroooo!!!!!
    Creo que la autora ya va cogiendo ritmo a la escritura en este libro y que los siguientes serán mejores, no hay color en comparación con el Macedonio, jajajaja.

    Bueno hay que fechar el siguiente eh, juas! me parto sola! XDDDDDDD

    Muuuuaks ;-****

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDDDD Vamos a ver cómo nos apañamos porque no puedo volver a dejar esta serie abandonada!!
      Espero que en los siguientes nos lo pasemos bien (te iba a decir que suframos poco pero eso es imposible XD)
      Besotes!!!! Haz hueco!! XDDDD

      Eliminar
  5. jajajaja madre mía esta serie es de las que tienen nombres impronunciables,tiene muy buena pinta y la tengo ahí para cuando empiece series nuevas,
    Buen post. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vas a morir con tanta serie pendiente XDDDDD
      Muchas gracias por pasarte!

      Eliminar
  6. A mi cuando empecé a leer, en desorden total, los cazadores oscuros me gustaban mucho porque me parecían muy entretenidos. Zarek fue uno de mis personajes favoritos. Las chicas no hicieron mucha mella en mí, no han quedado para el recuerdo.
    El problema es que como tu bien dices, hay mucho sufrimiento. Tanto sufrir y pasados tan horripilantes acabaron cansándome. Estuve esperando el libro de Ash con ilusión y no me gustó nada. Seguí con el de Styxx, por eso de que una es un poco tozuda y ya ahí me harté. No he vuelto a leer ninguno. A ese pobre chico le violó todo personaje que pasaba por allí. Lo terminé porque iba saltándome párrafos enteros como si fuese una rana loca saltando charcos.
    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo del sufrimiento me gusta pero con moderación y estos maromos tienen sufrimiento hasta en el carnet de identidad! Por eso creo que conecto más con los vampiritos de la Ward, porque hay drama y sufrimiento pero mucha diversión y locura, cosa que adoro.
      Iré viendo a ver qué tal avanza la serie (aunque al de Styxx no sé si voy a llegar y más después de lo que dices!)
      Muchas gracias por comentar!

      Eliminar
  7. jajaajaj ay que me da..
    yo amo mucho a Zarek, y sabeis que esta es mi saga de MAROMOS pero TOP TOP TOP
    los amo locamente.. sisisisis
    que ganas tengo de que leas a mi Vane
    ahora como se te ocurra decir algo malo, TE RAJO #avisadaquedas
    muajajaja
    un beesico con amorcito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDDDDD Me encantan tus extremadamente sutiles amenazas XDDDD Cuando llegue a la Vane seré especialmente perra XDDDDDD
      Gracias por comentar, chata!!!

      Eliminar
  8. Jajaja, pensé lo mismo de El Principito. Muy buena tu reseña!

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión de la novela, siempre con buen rollo y respeto. El estilazo suma puntos.
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)