martes, 28 de marzo de 2017

Practice makes perfect, Julie James

[Libro no publicado en español]
Payton Kendall y J.D. Jameson son dos abogados que conocen el significado de la objeción. Feminista hasta los huesos, Payton ha peleado por triunfar en una profesión dominada por hombres. De buena familia, privilegiado y arrogante, J.D. ha peleado por ignorarla. Cara a cara se comportan de un modo perfectamente civilizado, es lo que deben hacer. Durante ocho años se han mantenido a una distancia prudencial y se han tolerado como compañeros de trabajo por una única razón: ambos quieren ser socios del bufete en el que trabajan. Pero todo se desmorona cuando tienen que unir fuerzas en un caso y comienzan a apreciar la extrema dedicación que cada uno tiene a la ley. Las chispas que surgen entre ellos rápidamente se convierten en una gran atracción destinada a no durar cuando descubren que únicamente uno va a ser nombrado socio. Se inicia una guerra abierta en la que la batalla entre sexos está destinada a hacer que estos abogados ejerzan la ley con mucho calor...


No se prodigan por aquí los abogados palote pero cualquiera que haya sido adolescente en los ochenta y haya soñado con un revolcón con Mark Hamill o Jimmy Smiths creo que sabe del poder erótico-festivo de un traje de chaqueta bien puesto acompañando unos estupendos alegatos *ejem*. Por eso hoy traemos la reseña de un libro de defensores de la ley que, entre juicio y juicio, consiguen volverse locos. Vamos a echar un ojo a lo que esconden estos letrados bajo la toga...


Y por money nos referimos al ba*ajo

Payton Kendall es una abogada vegetariana que la única carne que come es la de sus oponentes en los juicios. Es joven, brillante y con un prometedor futuro en el bufete de abogados en el que trabaja y en su día a día únicamente hay una cosa que le molesta (y no es la pesada de su madre): la presencia de J.D. Jameson, su némesis en el bufete y quebradero de cabeza. Ocho años trabajando juntos, ocho años odiándose. Y es que J.D. es un pijo redomado, hijo de un juez, brillante abogado, arrogante, machista y petardo consumado, especialmente con Payton, a la que disfruta sacando de quicio a la mínima que puede. Siempre en privado, claro, porque en público se comportan de un modo perfectamente civilizado, lo que sea por mantener las apariencias y poder ser, por fin, nombrados socios del bufete. Pero ninguno cuenta con que tengan que trabajar por primera vez juntos y haya roce y del roce salgan ciertan chispas internas que acaben desembocando en fuegos capaces de servir de base para una barbacoa en el Infierno. Una pena que su competición por ser socios pueda congelar esas llamaradas de pasión...


Nos encanta nuestro trabajo, de verdad, ¡NOS ENCANTA!

Oh, el trabajo, ese adorable joputa que igual que une, separa. Y no un trabajo cualquiera, sino el de abogado en un bufete de estos americanos que vemos en las pelis y en las series, que para trabajar en ellos debes venderles tu vida y los derechos sobre tu primogénito. Normal que al final acaben todos llenos de líos, ¡si no puedes ni salir a la calle para respirar! Payton y J.D. son verdaderos esclavos de su trabajo que parecen encontrar en fastidiarse mutuamente la única alegría del día. Así, podemos disfrutar de batallas verbales deliciosas que culminan putaditas varias, desembocando una de ellas en un momento de extrema vergüenza ajena tan bien narrado que ésta que os escribe se puso a soltar carcajadas en mitad del metro la limusina que me transporta habitualmente 😅.


Si estoy comiendo, seguro que me pasa esto

Ay queridas, a mí estos libros en los que se odian con la misma intensidad con la que luego se van a acabar refrotando ME ENCANTANTardas seis páginas en saber si la protagonista odia o ama al protagonista. Y lo odia, por supuesto, lo que es mucho más interesante para este tipo de libros porque ya sabemos que el camino del odio al amor es pequeño pero está lleno de estupendas paradas (y, en este caso, muy divertidas). No vamos a engañarnos, la historia es más vieja de hacer pipí y nos la sabemos de memoria pero lo que nos interesa es ver cómo nos la cuentan y si el camino lector merece la pena. Y la merece. Hay una mezcla perfecta de humor y mala leche, con algo de sentimentalismo, vergüenza ajena y mucha tensión sexual. Hubiera sido muy fácil llenar este libro de polvos y, sin embargo, Julie James prefiere centrarse en la atracción que va surgiendo poco a poco y nos deja con la miel en los labios. Y cuando, por fin vamos a ver fuegos artificiales, decide contarnos los preliminares y pequeños datos sueltos, poco más. No, no los vamos a ver dándole a las caderas como conejos. La verdad es que me hubiera gustado ver algo de chicha en este aspecto porque se ve que deben hacer fuego a base de frotamiento cosa fina...


Allá que vamos mi glamour y mi antorcha

Bueno, tampoco vamos a sacar las antorchas por eso (ejem...) pero ma ha parecido que se centra demasiado en la mala leche que se gastan mutuamente y le falta más desarrollo en la parte sentimental, lo que tal vez le hubiera valido un Gandy más. Realmente el libro no tiene nada especial. Está narrado en tercera persona y alternando los puntos de vista (cosa muy necesaria para que no te caigan como una patada en los diamantes los protagonistas). J.D. es el más difícil de querer porque al principio es un petardo, pero ahí está la capacidad de la escritora para hacer que acabemos enamoradas de él (bueno, como debe ser en un libro romántico, porque si no acabas adorando al protagonista, mal vamos). El libro está escrito de un modo sencillo pero es muy divertido, te lo pasas tan bien leyendo que si te descuidas te lo terminas en un día. Lo que más me ha costado es meterme en el mundillo en el que se desarrolla pero poco a poco ha ido resurgiendo en mí la fan de La ley de Los Ángeles que llevo dentro y ha ido todo rodado (salvo por los dichosos términos legales, ver muchas series de abogados no te da la carrera de Derecho ni el superpoder de entender los bufetes de abogados americanos). ¡Pero todo da igual cuando surgen las referencias a Orgullo y prejuicio y su incontestable poder para darte vía libre a la cama de una churri!


¡Orgullo y prejuicio! Vamos p'al catre

En fin, que yo creo que habéis podido ver que este libro ha sido muy refrescante para mí, un descanso lector en medio de dramas enagüiles y mieditos paranormales. Si buscáis una lectura sencilla, muy divertida y con su puntito sentimental, no dejés de echarle un ojo a Practice makes perfect. Os quedaréis con la sonrisa en la boca un buen ratito.

Por todo esto le damos a este libro en nuestro Gandymetro...


3'5. J.D., a ver si me metes un pleito y me dejas las demandas temblando

13 comentarios:

  1. ¡Gran reseña, Kim! Un nadismo contemporáneo nunca viene mal. Y veo que no hay trocotró todo el rato, lo que suma puntos para mí y mis diamantacos. ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de ser contemporáneo aquí no se pasan todo el rato dándole como conejos. Yo lo veo más bien chic-lit con algunos momentos más subiditos de tono, así que lo mismo para desintoxicar el cerebro te vendría genial. Ahora falta que lo traduzcan XD
      Besazos!

      Eliminar
  2. Por lo que cuentas se tira un aire a The Hating Game pero algo hay que no te gustó en este tanto como en el otro, será que había demasiados rollos legales o que la pluma de la escritora no te gustó XDDDDDDDDDD
    Nun se qué hacer, creo lo dejaré ahí en el cajón de por si las moscas, jeje.


    Muuuuaks ;-*****

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDDDDDDDD La pluma de la escritora es decente, con colorines cual pavo real XDDDDD. Los rollos legales te lían un poco y al prota puede que tardes en cogerle cariño porque es un poco petardo. Y yo no le puedo poner más Gandys si no me da al menos una buena secuencia que me ponga a tope con la Cope, IYKWIM XDDDDDD Pero vamos, para que te eches unas risas está bien, tiene una secuencia que casi me me de la risa al leerla XDDDD
      Besotes!
      Pd. Viva The Hating Game! Josh a mí!!! XDDDD

      Eliminar
  3. Pues que pena que no ande en español, por que no esta nada mal, y como dices para cambiar de aires esta muy bien!!
    que yo recuerde no he leído nada que tenga que ver con abogados o eso creo jajaja. Muy buen post. besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es una pena que no esté traducido. Yo adoro este tipo de libros que tampoco pretenden dejar una huella imborrable, únicamente quieren hacer que te rías y desconectes. A ver si se animan y lo publican por aquí!
      Gracias por pasarte!!!

      Eliminar
  4. Es una pena que Julie James no esté traducida. De verdad que no sé a qué esperan, porque estoy convencida de que hay un mercado para este tipo de novelas, contemporáneas, ligeritas, con su punto sentimental y divertidas.
    A mi me gustó un poco más que a ti (le di cuatro estrellas). Puede que en parte sea porque no me costó meterme en los temas legales, a pesar de las lógicas diferencias entre el Derecho USA y el nuestro.
    Tengo el propósito de leerme lo que me falta de ellas en este año 2017, empezando por Chicago #7 que sale en abril. Ya lo contaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que, a pesar de que me encantan las series de abogados, es un tema con que el sufro porque no me entero de nada, así que no te cuento ya en inglés... Lógicamente eso es problema mío pero reconozco que un poquito menos de terminología de trabajo me hubiera parecido mejor.
      La verdad es que me ha parecido una lectura estupenda para descansar el cerebro, como digo yo, y tengo previsto seguir leyendo cosas suyas. Estaré atenta a tu reseña de su último libro, ya le tengo echado el ojo.
      Besotes!

      Eliminar
  5. Hola

    con lo que me cuesta leer en inglés, lo hago con cuentagotas... jajaja. Así que no creo que lo haga, aunque nunca se sabe... quizás alguna editorial se anime a traerla
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Bona en el comentario anterior, es una pena que nola traduzcan, ésta es la típica novela sin más pretensiones que hacerte pasar un rato agradable con momentos de humor y de amor. Además, de enemigos en el trabajo, con lo que yo disfruto! Pero no está el mercado español para estas cosas, por lo que parece. Una pena.
      Gracias por pasarte a comentar!

      Eliminar
  6. Pues no me llama gran cosa aunque las historias de amor-odio sean mis favoritas (bien hechas dan un juego que... *babea*). Pero no sé, este no me llama especialmente.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las tramas de enemigos que se fo**an vivos suelen ser las mejores! A mí me gustan especialmente como ésta, con mucho humor de fondo. Pues nada, aquí está el libro por si en algún momento se te cruza el cable y te apetece XD
      Muchas gracias por comentar!

      Eliminar
  7. Hola Guapa, tiene muy buena pinta, pero como siempre, yo si no es en español, pues no me entero mucho. Y me da una rabia tremenda.
    Besote enorme

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión de la novela, siempre con buen rollo y respeto. El estilazo suma puntos.
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)