martes, 25 de abril de 2017

The Chosen (Serie Hermandad de la Daga Negra 15), J.R.Ward

[Libro no publicado en español]
Xcor, líder de la Banda de los Bastardos, condenado por cometer traición contra Wrath, se enfrenta a un brutal interrogatorio y a una muerte lenta a manos de la Hermandad de la Daga Negra. Y, aunque tras una vida marcada por la injusticia y el mal acepta su destino de soldado, su único pesar es la pérdida de la intocable mujer que nunca fue suya: la Elegida Layla.
Únicamente Layla conoce la verdad que puede salvar la vida de Xcor pero descubrir su sacrificio y su linaje escondido los expondría a ambos y destruiría lo que Layla más quiere. Dividida entre el amor y la lealtad, debe reunir el coraje necesario para rebelarse contra la única familia que tiene por el amor del único hombre al que amará. Sin embargo, incluso si se le concediera a Xcor el indulto, él y Layla tendrían que enfrentarse a un desafío aún más grave: salvar el abismo que divide sus mundos sin que éste sea la base para un futuro con más guerra, desolación y muerte. 
Mientras que un viejo y peligroso enemigo regresa a Caldwell y la identidad de un nuevo dios es revelada, nada es fijo y seguro en el mundo de la Hermandad de la Daga Negra, ni siquiera el amor verdadero o los destinos que hace tiempo parecían grabados en piedra...


Queridas haggards, lectoras y amigas, ya sabía yo que este libro iba a ser un trago lector para mí, teniendo en cuenta lo poco que me gustan los protagonistas (Xcor y Layla, pfffffffffff). Puede que este poco ánimo haya influido en mi estado inicial de lectura pero tenía puesta mi fe en las historias secundarias, en las que la Ward suele desplegar encantos croquetiles y venderme la moto que quiera. Bueno, pues en este libro la croqueta ha sido de tipo ausente, os anuncio que estamos ante el peor libro de la Hermandad de la Daga Negra hasta la fecha.

La Ward se prepara para lo que viene

Jamás pensé que iba a hacer una reseña tan mala sobre una de mis series favoritas pero, claro, tampoco pensé que la Ward iba a escribir un libro tan malo. Ni me voy a molestar en contaros de qué va porque a estas alturas de la serie está todo más liado que la pata de un romano y la conexión entre libros hace que no se puedan leer de modo independiente. La sinopsis ya cuenta todo lo que hay que saber, que Xcor y Layla son los protagonistas y que ambos se enfrentan a un destino en el que no se incluye el amor. Y es que el amor entre un vampirito que ha intentado matar al Rey de la raza y una de las elegidas para alimentar a los Hermanos que, además, es madre de los churumbeles de uno de ellos es una cosa un poco jodida. Claro, jodida para el universo que piensa de modo coherente, no para el que tiene la Ward en la cabeza, en el que es capaz de pasarse por el forro del xixi sus propias normas para hacer que el amor triunfe entre estos dos. Y si con ello tiene que incurrir en incongruencias varias, WTF supremos y moñismos capaces de sonrojar al lector más cursi, so be it. Que sí, que ya sabemos que la Ward está como una regadera y que aquí es todo tan disparatado que lo mismo dan ocho que ochenta, te lo comes y te encanta. Pues en este libro NO.

Me ha salido entrecejo del disgusto

Aquí la Ward ha decidido que Xcor y Layla deben tener su final feliz (seguro que aún le escuecen los palos de The Shadows) y que para ello hay que querer a los protagonistas y que pasen cosas convincentes que te hagan pensar "ay claro, pobre Xcor, pobre Layla, qué injusta es la vida con ellos, qué penita me dan, necesitan ser felices, blablablabla". Una espera que la Ward saque de la manga sus recursos de escritora buena/loca (en ella es lo mismo) y nos deje con un palmo de narices, haciendo un triple salto mortal arreglando los errores de Xcor y Layla para que podamos perdonarlos. Sin embargo, lo que hace no es enderezar esta historia sino torcer y estropear el universo vampiril para que todo te parezca una fr(p)uta locura y que lo único cuerdo y bueno del libro sean los protas. Mira, Ward, VETE A TOMAR VIENTO FRESCO.

El cerebro de Kim no puede procesar estas expresiones

Ahora mismo me invade el cabreo ante ese recurso tan chapucero, eso de "para que lo que no puedo arreglar parezca bueno, desarreglo lo demás y listo" no es digno de una escritora seria y con tantos libros a sus espaldas. Claro que así no perjudica la historia principal, nos ha jodido, así lo que hace es cargarse de un plumazo las historias y los personajes que ha ido creando durante quince libros. Y digo quince libros porque no es a Layla y a Xcor a los que decide pasarse por el forro, es a Wrath, a Tohr, a Qhuinn y a mi adoradísimo Vishous, convirtiéndoles en vampiritos incongruentes, blandurrios que ni salidos de Pocoyó o locos como si fueran monos adictos al LSD. No me cabe el cabreo en el cuerpo rememorando lo que hace con Qhuinn, al que en su cerebro fumado debía demonizar sí o sí. Después de tropecientos años esperando una segunda parte entre Qhuinn y Blay para poder rebozarnos en la maravillosidad de su relación y poder tener el m/m vampiril que se merecen (y nos merecemos), la Ward decide básicamente joderlo todo y hacer que Qhuinn se convierta en un ser irreconocible para que nos pongamos del lado de Layla. WardTheFuck!??!? Y no me tiréis de la lengua con V... 

¡Que me da el ataque!

Vishous es mi debilidad, mi vampirito favorito y con el que obtengo la felicidad suprema viendo que está en todos los ajos. Me da penita que el pobre esté que no se encuentra pero esto huele a libro con él de protagonista y me froto las manos. El problema de mi chico aquí es que la Ward va estirando mucho este mal rollito y hace que V esté irreconocible, emo total. Incluso se insinúa cierta cosa que no creo que pase pero que, si por un extraño motivo esta mujer se fuma un porro de mierda de la mala y pasa, ya os voy diciendo que dejo de leer la serie. A los malos los vamos a dejar de lado, ¿vale? Que tanta mala leche me provoca canas y eso sí que no. Todo esto, como habréis adivinado, es fruto del ingreso de la Ward en el "club del porro", donde todo está permitido y es más bonito si hay arco iris bonito por medio. Y lo hay, efectivamente, esperad al final para verlo y, sobre él, a la Hermandad de la Daga Negra bailando Despacito da la mano con sus nuevos amiguitos en lo que únicamente puede llevar a una orgía de pajillas mutuas o a tener a la que os escribe de este modo:

Yo es que tolero estupendamente el moñismo 😒

Realmente este libro no parece escrito por J.R.Ward, da la impresión de que no tenía tiempo (lo normal si sacas tres libros al año) y se lo ha encargado a alguien que le copia el estilo pero lo hace mal. Cuánto rollo mete, cuánta paja mental, qué mierda de momentos guarrers (si por fin puedes echarle el guante a tu vampirita, todas sabemos que te huele el pito a canela y te la fo**as hasta que os salgan llamas de los bajos -a los libros buenos de esta serie me remito-), qué cosa más espesa y coñazo, no veía la hora de terminarlo. ¡Y previsible! Si le doy algo más de nota es porque se ven momentos de la Ward que nos gusta, porque Lassiter es lo más, porque la historia de Trez no tiene mala pinta (aunque no era necesaria) y porque tengo muchas esperanzas puestas en el siguiente libro (spoiler: sus protagonistas serán Assail y Sola), donde deseo que la Ward haya dejado ya los nuevos porros y vuelto a los de antes, los que llevaban mierda de la buena que hacía que las fans diéramos palmas con las orejas y con otras cosas.

La Ward buscando inspiración

The Chosen es un libro fallido, el peor de la Hermandad de la Daga Negra. Un despropósito espeso, sin ritmo y sin emoción, donde J.R.Ward decide retorcer las reglas de su propio universo para meter con calzador una historia de amor que, claramente, no estaba destinada a ser mientras de camino nos destroza varios personajes y deja las reglas del universo de nuestros vampiritos patas arriba. Yo ya tengo la antorcha en la mano, chata, como la cagues en el siguiente libro, en tu puerta que me planto.

Por todo esto, le damos en nuestro Gandymetro...

Xcor, tienes billete en el cohete al Sol. No te olvides de llevar a la Ward


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

martes, 18 de abril de 2017

Dead Sky Morning (Experiment in Terror 3), Karina Halle

[Libro no publicado en español]
Con la webserie Experiment in Terror cosechando sus primeros éxitos, los cazafantasmas aficionados Perry Palomino y Dex Foray se embarcan en su investigación más terrorífica. Una pequeña isla, siempre cubierta por niebla, en el complicado estrecho entre la Columbia Británica y el estado de Washington guarda un oscuro secreto desde hace décadas. En ella hubo una colonia de leprosos y cuarenta desafortunados fueron mandados allí a pudrirse, morirse y enterrarse los unos a los otros. Funcionando actualmente como camping, Perry y Dex pasan un fin de semana aislados para investigar posibles avistamientos de fantasmas pero, como pronto van a descubrir, hay más que temer en la isla de D'Arcy que los fantasmas. La isla rápidamente los vuelve uno contra el otro, llevándolos hacia una locura que amenaza con destruir su salud mental, su relación y hasta sus propias vidas
Goodreads ❤  Amazon


¿Tenéis las bragas preparadas para ir a cazar fantasmas? Ni de coña, ¿verdad? Pues es lo que toca cuando echamos mano a esta serie de Karina Halle, la cogemos intrigadísimas de la muerte con los nuevos misterios que vamos a afrNO!! ¡Que nosotras la leemos para ver qué ******** pasa entre Dex y Perry! ¡Para pasar miedo me cojo uno de Stephen King o el de Belén Esteban! ¡Hombre ya! Ale, desfogada yo y advertidas vosotras, vamos a buscar fantasmitas en Dead Sky Morning...


Los fantasmas para ti, yo busco boa viva

Ya conocéis que en las reseñas de esta serie más valgo por lo que callo que por lo que hablo porque tampoco es plan de que os cuente toda la chicha, ¿no? Digamos que Dex y Perry van teniendo cierta fama en los círculos frikis de internet y esta vez se embarcan literalmente en una nueva misión llena de miedito: ir a una isla en la que había una antigua colonia de leprosos chinos que se morían allí cosa fina abandonados de la mano de Dior. Y hay ciertos rumores de que la isla es la colonia de los fantasmas de los chinos leprosos. Y allá que van los dos solitos (😏). ¿Verdad que no hay cosa más maravillosa en el mundo que irte a pasar el finde con el maromo que te gusta a una isla desierta -salvo por una colonia de fantasmas- a pelarte de frío y ver si puedes hacer un creepy programa y no morir en el intento? Porque a esa isla está claro que o se va a morir de frío, a morir del susto o a morir de la frustración carnal-situada-en-los-bajos-corporales al tener que rozarte con el que perturba tus sueños caloríficos y sobre el que no te puedes avalanzar y darte un festín de carne en el más porno de los sentidos.


Uuuuuuuuuuuy, penurias sin refrote, a mí ni me mires

Es una dulce tortura de cagarte en tó y no querer que termine a la vez. Lo de estar al lado de Dex, digo, lo demás para ellos y su *uta madre, que están como una cabra. Bueno, Dex ya sabemos que está algo sonado pero Perry también lo va a parecer cuando empiece a ver cosas que Dex no ve...


Si me vieras a mí seguro que no soltabas prenda, jodía

Queridas, este libro tiene momentos estupendos y otros mñe, vaya eso por delante. El inicio es agobiante y está bien logrado, al menos para lo que Karina Halle nos tiene acostumbradas (ya sabéis que no me cuento entre las fans de su escritura). Luego volvemos al mundo de Perry y ahí ya empiezo a 😒 porque siempre me aburren las circunstancias de Perry y su mundo. Menos mal que ya no tenemos que estar perdiendo el tiempo en conocer todo esto y Dex aparece pronto y ya estamos mucho más emocionadas con la lectura. Además, por primera vez vemos que algo pasa con Mary Perry, algo que sus padres saben pero no cuentan...


Seguro que tiene poderes mágicos como este señor

Como siempre, divido el libro en varias partes que focalizan (palabra del día tachada, ¡yupi!) mi atención, que son las cosas de Dex y su relación con Perry y las cosas de ambos y los zuztos-de-muedte. Bueno, estos últimos no me interesan nada en absoluto y parece que a Karina Halle tampoco porque tarda muchísimo en llevarnos a la isla dichosa y en meternos en faena. Alguna perlita de "miedo" nos va soltando pero hasta que lleguemos a la parte buena podemos hacernos la manicura esperando. Y cuando llega el acabose, va todo seguido, es como una lluvia de h*stias por todos lados, que te giras y hay una cosa, te das la vuelta y hay otra, te pones del revés y tres más. Y eso estaría genial si antes Karina Halle no se hubiera entretenido tanto en crear el ambiente miedil, lo que hace que cuando lleguen los sustos te dé de todo menos miedo. Vamos, que el sustómetro lo dice todo:



Mucho susto la verdad es que a mí no me ha dado. Si hay algo que me ha dado ha sido asco porque salen cosas que puagh y requetepuagh. Lo que sí que no me ha dado asco y sí otras cosas mucho más agradables ha sido la relación entre Dex y Perry. Y atentas porque...


Este libro no es una historia romántica


Bueno, os estoy engañando un poco con esto, jijiji, porque seguro que estáis pensando en que pasan cosas que realmente no pasan (SPOILER -si quieres leer tienes que seleccionar con el cursor- Perry y Dex siguen sin ser pareja #MierdaTó). Pues eso os cuento. Pero ois, las cositas que pasan... 😍👅👄🔥💥😏 (qué favor más grande me ha hecho Blogger con los dichosos iconitos, jejeje). ¡Vivan los momentos croquetiles de tensión sexual! Hacen que se tarde más en llegar al miedo pero who cares. Bueno, algo sí cares porque llegas a la mitad del libro sin apenas rastro paranormal (salvo lo paranormalmente enc*ñadas que estamos con Dex). No es que nos interese mucho cagarnos de miedo pero, leñe, ¡que se supone que aquí venimos a pasar miedito! Que van a grabar un programa de fantasmas y ahora resulta que éstos van a ser tímidos... Ésa es otra, ¿¿esta gente cuándo graba?? ¡Si la mitad de las veces no llevan la cámara encima! En fin, que hasta la mitad rastro paranormal no hay mucho pero sí susto y nos lo llevamos justo donde menos lo esperamos...


Vero (mi compañera de BR) y yo en ese preciso instante


Me gusta el modo en el que Perry ve a Dex. Está coladita por él pero no deja de verlo como realmente es, con su sorna, su modo irracional de comportarse, sus salidas de tono, su gilipollismo (que lo tiene). Sospechamos que este libro es el que va a cambiar todo entre ellos porque pasan ciertas cosas, nos enteramos de otras y se dicen muchas más que por narices tienen que suponer un antes y un después para ambos. Personalmente cada vez estoy más intrigada con Dex y todo lo que oculta...

🐍🐍🐍🐍🐍🐍🐍
Chiste fácil patrocinado por la haggard rubia

En general, Dead Sky Morning ha sido una lectura bastante entretenida pero algo irregular, con momentos estupendísimos y otros bastante menos interesantes. La relación entre Perry y Dex me tiene totalmente pillada de las lentejuelas y no veo la hora de pillar el siguiente libro para ver lo que pasa entre ambos (y descubrir más misterios de Dex). Sin embargo, en lo que a la parte de miedito respecta, me ha resultado más coñazo. Como nula experta en ese tipo de lecturas creo que el hecho de soltarnos parrafadas y describirnos tantas cosas hacen que el ritmo sea lento y veas venir las sorpresas, lo que para una novela de miedo es un chasco. El ambiente opresivo de la isla está bien creado pero el resto me ha cojeado más, tal vez por retrasarlo todo innecesariamente y regalarnos un cataclismo final teniéndonos previamente casi todo el libro de brazos cruzados. Pero eso no me quita el disfrute y el importante enganche que tengo con estos dos. ¡Ya tengo mis manitas preparadas para ponérselas encima al siguiente libro!

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...

Dex, yo también te necesito ya sabes dónde...


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

martes, 11 de abril de 2017

Blood Vow (Black Dagger Legacy 2), J.R.Ward

[SPOILERS DE THE BEAST]

[Libro no publicado en español]
Los estudiantes del centro de entrenamiento de la Hermandad de la Daga Negra continúan su preparación para la guerra contra los restrictores. Pero luchar es lo último que Axe tiene en mente. Aún lleno de culpa por la muerte de su padre, el inquietante solitario se encuentra peleando contra la atracción que siente por la seductora y aristócrata prima de Peyton, Elise. Elise también siente la atracción, especialmente cuando las circunstancias los obligan a estar juntos y ella debe decidir si confiar en Axe mientras descubre el misterio que rodea la muerte de su prima.
Mientras tanto, Mary y Rhage están cuidando de Bitty, una joven huérfana que esperan adoptar... hasta que la aparición de un joven que dice ser el tío de Bitty amenaza con destrozar la nueva familia.


¿No notáis algo distinto en el ambiente? Sí, algo sutil, un aroma especiado mezclado con algo indescriptible, algo que nos altera internamente, algo que nos va poco a poco haciendo subir el calor... ¡¡Es el pito que les huele a canela a nuestros vampiritos!! Y es que hemos procedido a devorar el segundo libro de Black Dagger Legacy, el spin-off de La Hermandad de la Daga Negra que J.R.Ward decidió sacarse de la manga para ampliar el mundo vampiril pero con historias de amor más sencillas. ¿Será esta mujer capaz de escribir sin hacerse la picha un lío e inventarse mil pistos...?


¡Si tiene un laberinto por cerebro!

Axe es uno de los vampiritos mozos estudiantes en el centro de entrenamiento del grupo más badass del universo vampiril, la Hermandad de la Daga Negra. Si os acordáis, nuestros Hermanos se estaban quedando más solos que la una luchando contra los restrictores y necesitaban refuerzos, así que decidieron reabrir su centro de entrenamiento y convertir a machos y hembras de valía en tremendos asesinos de los bichos que huelen a talco. A todos los conocimos en el libro anterior, Blood kiss, y Axe estaba entre ellos. Es un plebeyo que vive solo y que cura el trauma del abandono de su madre y de la muerte de su padre dándole libertad a su espléndida boa en un club de lujuria y depravación. Pero cuando un día mi adorado el pijo de Peyton (uno de sus compañeros de entrenamiento) le presenta a su prima Elise...


A Axe se le vuelve la brújula loca

Nuestro Axe decide que esa vampirita pija no va a pasar hambre estando cerca de su fiambre. Y vaya por Dior que va a ser el protector padre de Elise el que los obligue a pasar mucho tiempo juntos. Y ya se sabe que el roce hace el cariño...


Ellos son de demostrarse el cariño así

¡Vivan nuestros vampiritos y su instapalotismo (que
 no instatouchdown, IYKWIM)!. Mientras Axe y Elise se quedan con los bajos bailando por soleares cuando se conocen, nuestro Rhage y su shellan Mary han pasado ya esa fase y se encuentran disfrutando del amor hacia la minivampi que quieren adoptar, Bitty. ¡Quién nos iba a decir de nuestro vampiro más buenorro que iba a beber los vientos por una niña y a adorarla como si fuera de sus propios genes! Pero, efectivamente, no la ha engendrado y cuando aparezca una persona capaz de arrebatarles a su niña...


¡Ward, que no queremos sufrir más!

En Blood vow entramos rápidamente en materia porque ya conocemos las circunstancias del centro de entrenamiento y a sus vampiritos jovenzuelos del libro anterior. Y menos mal, porque esto nos evita leer en modo mñe y nos picamos rápidamente con la historia de Axe y Elise. Y es que necesitamos interesarnos en ella ya que en la historia secundaria estamos más que metidas, ¡si esto es la continuación de The Beast! ¡¿Pero es que no has tenido bastante, Ward, que nos tienes que hacer llorar un poco más?! Se supone que puedes seguir con la serie principal sin leer esta novela pero, si has leído The Beast, creo que es importante leer ésta para cerrar bien la historia de Rhage, Mary y Bitty. Además, que aparece un nuevo personaje que me ha encandilado y al que estoy deseando que emparejen con cierto macho de valía que trabaja para Ward...


Kim cuando se inventa una película

La historia principal de Axe y Elise es bastante sencillita y previsible. Sean vampiritos o no, al final es lo mismo: rico conoce a pobre, se gustan pero sus mundos son muy distintos pero dile eso tú a las chispas que saltan cada vez que nos vemos y acabamos viviendo La chica de rosa pero sin las hombreras ochenteras y el horrible vestido final de Molly Ringwald (y con unas buenas sesiones de trinque vampiril, que los instapalotismos propios de su raza hay que calmarlos a base de desgaste de frotación). La adolescente que habita en mí da palmas con las orejas pero, claro, si la comparamos con la historia secundaria... Pues pierde brillo y se queda coja. Y es que la trama secundaria de Rhage te interesa desde el libro anterior y aquí le come tanto terreno a la principal que acaba pareciendo ésta la importante y no la de Axe. Es el problema de poner a los Hermanos ahí que, salvo que te toque un mñe como Butch en el anterior, esa historia te va a gustar más. ¡Rezo a la Crazy Virgin que en el libro de Peyton no me encalomen a Phury o a Payne! 


¡No podría soportar otro ataque de los SuperMñés!

Además, pasándose por el arco del triunfo su propia intención de simplificar las tramas, a mitad del libro y sin que te lo esperes la Ward empieza a enseñar la patita de la que, esperamos, sea la pareja protagonista del siguiente libro, Y es que la Ward ha desarrollado un método puzzle de narrar en el que va encajando historias de un libro a otro de tal modo que la historia de los personajes no queda circunscrita a una novela sino a varias. Eso aquí no se da con los protagonistas porque apenas sabes nada de ellos peeeeeeeeeeeeero ya tiene un personaje al que le ha tirado el puzzle a la cabeza y del que nos ha ido soltando miguitas en los dos libros de la serie, de tal modo que ya estamos enganchadas a su historia para el libro que le toque. Y este personaje es Peyton, que da la casualidad que es mi young vampire favoritos de esta serie y al que le vamos viendo la pareja y la boa el trauma oculto y, ay zeñó, danos a nosotras un traumadito...


24/7 abiertas para ellos #NosCabenTodos

En cuanto a la estructura y el lenguaje, pues es básicamente como en su  hermana mayor, todo narrado en tercera persona, alternando puntos de vista de los personajes (de los principales, de los secundarios y de otros dos más, a ver si nos vamos a aburrir). Hay muchas referencias a la cultura popular, que es algo muy característico de La Hermandad de la Daga Negra. Y el lenguaje es muy coloquial, con muuuuuuuuuucha jerga y siempre con humor por medio (cuando sale Lassiter ya es directamente todo hilarante). Se intenta trasladar al papel el lenguaje hablado así que si a los vampiritos les da por decir porfavooooooooooooooooor, pues así que te lo escribe. Aunque el especialista en este lenguaje es la futura estrella de las series, Lassiter, cuyas apariciones aquí son de croqueta constante (lagrimilla incluída). Sabemos que la Ward se ha inventado ciertas cosas para él y aquí empezamos a ver algo, con lo que estamos ya que nos subimos por las paredes con lo que el futuro nos va a deparar con él. ¡Qué digo con él! ¡Con ambas series!


🍘🍘🍘🍘🍘
Conoced al icono que usamos como croqueta

Y es que Blood vow es complementaria a The Beast, de tal modo que yo recomendaría su lectura a todas las fans de La Hermandad de la Daga Negra que quieran disfrutar por completo de la historia de Rhage y Bitty. Precisamente por esto la historia principal, que es bastante sencilla, hot e interesante, se queda algo corta en emociones y acaba resolviéndose de un modo muy fácil, desperdiciando la Ward un cataclismo que tenía servido en bandeja en favor de tenernos con el alma en vilo viendo qué pasa con Bitty, Rhage y Ruhn (ojito a éste, que yo ya lo voy adorando). Que no me quejo, que me lo he pasado genial, pero claro, ¿no se suponía que los protagonistas eran Axe y Elise? 😕 En cualquier caso, este segundo libro de Black Dagger Legacy no se parece nada al anterior. Es emocionante, es divertido, te hace soltar carcajadas y también la lagrimilla, justo lo que adoramos de su hermana mayor, La Hermandad de la Daga Negra. ¡No puedo con las ganas que tengo de pillar el siguiente libro!

Por todo esto, Blood vow consigue en nuestro Gandymetro...

Axe, guárdame la espalda y lo de abajo mientras yo te guardo el badajo


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

martes, 4 de abril de 2017

Una pasión indomable, Penelope Williamson


Boston, 1721: Delia McQuaid, una joven camarera de origen humilde y vida torturada, ve una salida a su desesperada situación cuando llega a sus oídos la noticia de que un viudo busca mujer para casarse. Delia se cita con el titular del anuncio, Tyler Savitch, y no puede evitar sentir por él amor a primera vista.
Sin embargo, Tyler solo representa a Nat, un granjero de Maine con dos hijas, y no está interesado en ningún tipo de compromiso. Así, Delia acaba siendo la esposa de Nat, quien sigue profundamente enamorado de su difunta mujer. Poco a poco se adapta a la vida en la colonia, pero, justo cuando parecía que todo iba a mejorar, el poblado sufre un terrible saqueo por parte de los indios abenaki y Delia es raptada junto con otras mujeres. Incapaz de negar los sentimientos que despierta en él esa valiente mujer, Tyler acudirá a rescatarla.

Goodreads ❤  Amazon


Hoy vengo con otro libro del Reto Rita: Una pasión indomable. La pobre Johanna Lindsey tiene el honor de haber sido la autora inaugural del ya afamado Club del Porro, pero mucho ojo con el jurado de los premios RITA, porque menudos años se tiraron bajo los efectos del cannabis. Después de Maravilla (novela amable) y Pecado y virtud (buenas enaguas), empezaron con los canutos y se les ocurrió premiar un bodrio como el de La novia rebelde y una fumada de Laura Kinsale: El príncipe de la medianoche. El alijo de  maría en manos de este jurado debía ser enorme, porque aún les quedaba suficiente hierba como para dar como ganadora esta novela de Penelope Williamson. No os podéis imaginar, queridas, el esfuerzo supremo que me ha supuesto leer esto. Con decir que al final ya leía en diagonal y me he saltado todos los momentos de trocotró...

"¡Vamos a premiar a la Garwood, verás qué risas, jajaja!"

El planteamiento del principio parece prometedor: Delia McQuaid, una zagala inculta de diecisiete años, ve la posibilidad de salir de su entorno de miseria a través de un anuncio en el que se busca esposa. La persona que ha puesto dicho anuncio es un médico, Tyler Savitch, un chulazo impresionante que deja a Delia con las enaguas encharcadas en cuanto lo ve. 


Pero aquí hay truco. ¿Por qué un apuesto hombre necesitaría buscar una mujer usando un método así? Porque la mujer no es para él, sino para otro. Y empieza el problema para la pava de Delia, que ya se ha enamorado de Tyler en cuanto lo ha visto. Hasta aquí todo normal, porque la chica es tan joven que no me extraña que caiga rendida ante los encantos de él, ya que no conoce nada más que a gentuza. Lo que se sale de madre es la actitud del médico. Se siente atraído por la moza de taberna pero, oh, no quiere amarla, porque es una garrula y despierta en él algo que prefiere no sentir (pffffff). Ahora, de no tirársela no dice nada, porque estamos ante uno de esos casos de priapismo que tanto odio. 

Os presento a Tyler y a su boa con vida propia

El tío se pasa la novela tratando fatal a la pobre Delia, que es honrada con lo que siente y así se lo dice, mientras él la obliga prácticamente a casarse con el otro señor, viudo y con dos hijas. La tensión sexual entre la pareja es eso, tensión sexual literalmente, porque lo que está tenso de manera constante es el prepucio de este sujeto (además de los pezones de ella, que tela también). Os juro que es ridículo leer continuamente que su boa se aprieta contra la bragueta, que tiene una erección magnífica o que está a punto de estallar del deseo. Un no parar.


Encima los momentos de sexo me han parecido un coñazo. El primero, horrible, con el animal de Savitch embistiendo (sic) como un Miura entre las piernas de Delia, porque cree que no es virgen (precioso todo). Los que vendrán mucho más adelante, leídos con poca gana.  


En general, mucha documentación sobre los indios nosequé, los colonos del Maine y mucho blablablá, pero la historia en sí me ha resultado insoportable. Pensaba que el trayecto desde Boston hasta la llegada a la colonia iba a ser otra cosa, pero no. Una vez en su destino, Delia anda siempre metiéndose en líos de los que Tyler la rescata, mientras sigue comportándose como un auténtico mierda, como un macaco y un desagradable. ¿Habré leído libros con protas que tenía problemas para amar y todo ese rollo? Pues el de este libro se lleva uno de los premios gordos al Capullo de Honor. Incluso tiene momentos en los que su mente es la de un violador en potencia. Ése es el nivel, señoras. 

Mira lo que tengo aquí, pequeña Delia

Penelope Williamson no ha sacado provecho de una historia que parecía interesante. Primero, es cansina con tanta descripción (juro que me he saltado páginas enteras). En segundo lugar, la historia de amor no me ha gustado nada: Delia se enamora de alguien que puede ser su tabla de salvación para cambiar su vida. En cuanto a Tyler, tiene un conflicto interno que no sabe resolver y sólo piensa en cómo acostarse con Delia. A mí que no me engañen: lo del amor es un pegado postizo. Lo único que le interesa a este Príapo del Nuevo Mundo es estar todo el día metiendo su chorra en caliente. Dato: hay un momento en el que sólo ha pasado ocho horas sin darle al tema y piensa que el miembro se le va a atrofiar por falta de uso. ¡Pero que lo dice así, tal cual!

Venga, con esto mismo, que no se me caiga por el desuso

Un chasco lector de los grandes, queridas. Por eso voy a dejarme de experimentos y me voy ahora mismo de cabeza a una novela que espero me haga suspirar como a mí me gusta. Ya os contaré...

Por todo esto recibe en nuestro Gandymetro...

Vete a pelártela bien lejos de mí, Tyler


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This