martes, 14 de febrero de 2017

Tuya a medianoche (Los Hathaway 1), Lisa Kleypas


Cuando una herencia inesperada eleva a su familia al rango de la aristocracia, Amelia Hathaway descubre que cuidar a sus hermanas menores y a su difícil hermano era algo fácil comparado con moverse en las complejidades del mundo de los privilegiados. Pero aún más complicado es lidiar con la atracción que siente por el alto, oscuro y peligrosamente apuesto Cam Rohan. Dueño de una riqueza incalculable, Cam está cansado de las absurdas restricciones de la sociedad londinense y anhela volver a sus raíces gitanas. 
Cuando la deliciosa Amelia acude a él en busca de ayuda, intenta ofrecerle sólo su amistad pero las intenciones no bastan para contener el deseo que ciega a ambos. Sin embargo, ¿puede un hombre que desprecia las costumbres inglesas verse tentado por algo tan tradicional como el matrimonio?


Pues ya estábamos tardando en meterle mano *ejem* a esta serie, que tanta fama tiene y a la que nosotras hemos guardado un sitio privilegiado en nuestras partes pudendas estaterías. En un ejercicio de vaguería suprema me voy a autocitar nuestra reseña de El diablo en invierno (grrrrrrrrrrr) para que sepáis con qué ánimo cogía yo esta novela...

Y la Kleypas, además, nos regala aquí otra de sus habilidades: la de colarte en un libro a otro secundario que te llama la atención y se abre hueco en tu agenda negra maromial. En éste es Cam Rohan, medio romaní medio irlandés (ay madre lo que puede salir de ahí...) que consigue robarle parte del protagonismo a Sebastian y querer hacerte un sandwichito con los dos. ¿¿¿Le veremos en el siguiente libro??? Porque está claro que Cam ha nacido para ser maromo de los que MeCaben y ya le tengo reservado el huequecito. 

Espera que me recupere que Sebastian me ha dejado fina

Pues ya me he recuperado y MeCabes, chato.


Los Hathaway son una familia cuyo segundo apellido debería ser Mala-Suerte (no son dos, es compuesto, ejem). Se podría pensar justo lo contrario ya que Leo, el hermano, ha heredado recientemente el título de vizconde (con todo lo que eso conlleva) pero parece que la mala vida que gasta le va a hacer perderlo (básicamente porque tiene grandes probabilidades de estirar la pata). Su solterona hermana Amelia es la que intenta que no abandone este lado de la vida y, en una de sus aventuras al rescate de Leo, acaba en Jenner's y bajo la sagaz mirada de Cam Rohan, el romaní que nos robó las enaguas que Sebastian dejó vivas en El diablo en invierno y que, con la primera mirada que le echa, nota en sus genes gitanos que no va a ser eso lo único que le eche a Amelia, IYKWIM.

Con estos movimientos te voy a echar de tó menos de la cama

Por una serie de desdichados acontecimientos (cosa del segundo apellido claramente), los Hathaway acaban recibiendo una ayuda más que generosa de sus vecinos de Stony Cross Manor. ¿Y recordáis quiénes son los que viven en tan rico casoplón...? ¡Los Westcliff! ¿Y quiénes están relacionados con ellos...? ¡Los St. Vincent y, por tanto, Cam Rohan! *inserte usted aquí multitud de croquetas de la felicidad* *inserte usted aquí a unos enfermeros buenorros que han tenido que recoger a Kim del suelo tras la mención a Sebastian St. Vincent*. Amelia puede que no esté tan feliz como nosotras al saber que tiene que compartir más espacio con Cam del que su cabeza quiere pero nosotras sabemos que su ovarios bailan tres sarandongas con la repentina situación. Y Cam ni puede aplacar los calores de su sangre romaní (o la tendencia al vicio de su sangre irlandesa), ni puede evitar desplegar su magia con Amelia. Porque, queridas mías, lo que Cam despliega a su alrededor es una onda expansiva de calores bajeriles capaces de arrasar más que el caballo de Atila y, además, es capaz de llenar las páginas del libro con magia pura y dura (aunque para dura su *censored*).


Cam suelta magia y nosotras, fluídos

Tanto Cam como Amelia tienen la necesidad (aunque no lo sepan) de pertenecer a algún sitio, de sentirse parte de algo. Cam pertenece a dos mundos y, a la vez, a ninguno y Amelia cree que el momento para encontrar su lugar ha pasado y debe estar en casa velando por sus hermanos, desorientados ahora que no tienen padres. Al final su hogar lo van a tener más cerca de lo que pensaban, claro, pero mientras ellos descubren eso, nosotras vamos descubriéndolos a ellos y, la verdad, Amelia nos da un poco igual, mientras que Cam... *emojis de ojitos con corazoncitos*. A Cam ya lo teníamos fichado pero aquí profundizamos en él *tose*, lo que es un pequeño regalo porque cada vez que descubres algo de él se te caen un poquito más las bragas (tiene un tatuajeeeeeeeeeeeeeee -¡y misterioso!-). Y es que cuando aparece, nosotras estamos en plan "Aladdin me lleva a dar una vuelta en la alfombra mágica y me canta Un mundo ideal en la oreja mientras nosotras ronroneamos"Sus sentimientos se narran con una sensibilidad especial, envolviendo todo en un halo mágico, distinto y especial. Vamos, como que cuando habla de vivir libre como su pueblo se te olvida hasta que durmiendo al raso te pueden entrar bichos por los prietos canales (por ahí nos tiene que entrar otra cosa, grrrrrrrrrrrrrr). Pero, a pesar de la maravillosidad que despliega Cam, Amelia es reticente y no quiere dar su brazo a torcer (para unas cosas, que para otras no tiene tantos miramientos la jodía) y es una pena porque se pierde frescura al quedarse la cosa atascada por el "llámale pichotismo, llámale cabezonería" de Amelia.

De verdad, chica, así me tienes

Para que no nos saturemos con Amelia tenemos al resto de los Hathaway, que se nos presentan en esta novela y parecen bastante interesantes (a ver cómo se las gastan en el resto de la serie). Leo es un tontolaba y, sinceramente, me cae mal. Está traumatizado por la muerte de su novia Laura y ha decidido que, si la muerte no viene, ya la va a buscar él a través de todo lo que pille (salir, beber, el rollo de siempre, que diría Extremoduro). Realmente ya esquivó el otro barrio cuando lograron salvarle de la escarlatina que lo dejó sin churri. A él y a Winnifred, otra de las hermanas, a la que Merripen, el misterioso pseudohermano gitano que tiene la familia, mira de un modo especial... No, si con razón dice Amelia que son unos raros, parece que la Kleypas ha ido escogiendo personajes pintorescos al azar, los ha agitado y, ale, ahí tenéis a los Hathaway (no es una crítica, eh, es un pensamiento que he tenido a bien compartir con vosotras, generosa que es una). La crítica viene ahora, cuando os digo que, a través de la historia de Leo, Lisa Kleypas introduce trama sobrenatural que, si bien al principio me ha llamado la atención, me ha acabado molestando y, encima, se resuelve mal. 

Me interesa más hacer esto que la historia fantasmona

El libro se lee bien hasta que Cam decide que Amelia es su churri forever and ever y, para mí, se estanca. No sé qué esperaba de este libro pero sí algo más de lo que me ha dado. Además, como leo sin mirar sinopsis ni saber si los libros están relacionados, pues viene Lisa a hacerme un Kleypas y me llevan los demonios (bueno, ahora ya estoy muy acostumbrada así que los demonios no pueden conmigo). Tú lees dándote cuenta de que entre unos personajes puede haber tomate y "uy a ver qué interesante" y "anda mira que aquí hay gato encerrado con Cam" y de repente se termina el libro y te quedas con cara de panoli porque esperas una historia de amor secundaria que se intuye pero no se llega a dar y, que deduzco, será la del siguiente libro. No os digo esto como algo malo, pero sí para que vayáis sobre aviso.


ESTE LIBRO TE DEJA A MEDIAS, COMO UN MAROMO QUE AÚN NO LO HA CATADO

De todos modos, te puede gustar o disgustar lo que cuenta pero no cómo lo cuenta, porque Lisa Kleypas es una virtuosa de las palabras. Tuya a medianoche es tiene momentos divertidos, tiene guiños a los fans de las Wallflowers, tiene unas secuencias sjadgfjkashdfkjashf extensas y muy hot pero caminando en esa fina línea entre lo guarro y lo amoroso sin decantarse por ninguna pero teniendo un poquito de cada... ¡Y encima hay breves apariciones de Sebastian St. Vincent que han hecho que ésta que os escribe dé palmas con todas las partes de su cuerpo que puedan abrirse y cerrarse! A esto hay que sumar la adorafollabilidad de Cam, que me ha hecho la lectura más feliz, porque si llega a ser por la prota... No deja de quedarme la sensación de que Cam se merecía una historia mejor. ¡Esperemos que el siguiente libro sea más redondo! (Kleypas, te tengo en la mirilla).

Por todo esto, le damos en nuestro Gandymetro...


3'5. Cam, cabalgar tu pooka es mi destino

martes, 7 de febrero de 2017

La primera estrella de la noche (Chicago Stars 8), Susan Elizabeth Phillips



Piper Dove es una mujer con un sueño: convertirse en la mejor detective de Chicago. ¿Su primer trabajo? Seguir al antiguo quarterback de los Chicago Stars, Cooper Graham. ¿El problema? Que Graham se da cuenta y eso no le hace nada feliz... Piper pronto se encuentra trabajando para él pero no como su guardaespaldas, algo que él necesita y se empeña en no tener. En su lugar, la contrata para vigilar a los trabajadores de su exclusivo club. Pero la vida de Coop puede estar en peligro y Piper está decidida a protegerlo, lo quiera él o no. Si además no tuviera que lidiar con un grupo de princesas de Oriente Medio, una sirvienta pakistaní en busca de su libertad, una adolescente que sólo quiere encajar y una anciana vecina que quiere que Piper encuentre a su difunto marido... Y además está el propio Cooper Graham, un legendario héroe deportivo que siempre consigue lo que quiere, incluso si lo que quiere es a una guerrera detective que pelea de modo incansable por demostrar que es tan dura como él. Dos personas que no pueden soportar perder se podrán a prueba para descubrir qué es lo que más les importa...


¡Qué regalito de Dior nos ha caído con un nuevo libro de nuestro equipo favorito de la NFL -como si conociéramos otro-, los Chicago Stars! Lo acogimos en nuestras entretelas más profundas con alegría suprema porque aquí adoramos el suelo que Susan Elizabeth Phillips pisa y lo que sus manitas escriben. Tras tantos años de ausencia de nuestros jugadores favoritos, ¿habrán vuelto con renovadas fuerzas a meternos un buen touchdown...?


¡Que nos lo metan, que nos lo metan!

Piper Dove es una mujer con una misión: tirarse encima de Cooper Graham, el antiguo quarterback de los Chicago Stars. Pero no en el sentido en el que lo haría yo, en plan hacerle el salto del tigre y convertirme en su calzoncillo favorito, IYKWIM, sino en el sentido de ser su sombra e informar de lo que hace, que para eso es una intrépida detective privada realizando su trabajo. El problema es que Coop se da cuenta de que Piper le sigue y no sólo logra que deje de hacerlo sino que la contrata para trabajar para él 💃💃💃💃💃 (monigotes que reflejan el poderío de Coop). Pero Piper no es una chica normal y combina su trabajo de tocahuevos-de-los-empleados-de-Coop con el de detective, chófer, defensora de causas perdidas, machote con la cola más larga que nadie...


Venga, Coop, vamos a ver quién gana

Y es que Piper no es una frágil damisela. Su padre la educó para ser lo menos femenina y más autosuficiente posible, para luego protegerla como si fuera una figurita de cristal de Bohemia, lo que hace que el cerebro de Piper sea difícil de comprender hasta para ella misma. Y precisamente esa ausencia de supuesto moñismo femenino es lo que la hace tan irresistible para los hombres. Y Coop es un hombre muy hombre que siempre consigue lo que quiere, así que cuando su 🐍 señala a Piper como su próximo reto a conquistar...


Y donde Coop pone el mapache...

Queridas, ya os lo hemos mencionado al principio, un nuevo libro de SEP es celebrado por estos lares con más fanfarria que la llegada del Rey Arturo a tu casa. Así os podéis imaginar el chasco que ha sido para mí tenerle que dar 3 Gandys y encima siendo generosa...



Pues sí, no quiero ni recordarlo porque me dan ganas de tirarme por el puente más cercano. Por vosotras haré el esfuerzo para que cuando lo leáis (porque los libros de SEP hay que leerlos sí o sí) sepáis que yo he disfrutado y he sufrido (y esta vez no por los personajes sino por lo poco que me gustaba el libro) y os deseo que vosotras tengáis mucho de lo primero y poco de lo segundo (o un buen whiskazo a mano para sobrellevarlo mejor). Bien, venga, Kim, que tú puedes, hazlo rapidito como la depilación y ya.


Lo que he adorado del libro

-Tiene un inicio surrealista e hilarante al más puro estilo SEP, de ésos de descojonarte hasta el dobladillo de la falda. Si hay una cosa que busco en un libro de esta mujer es el humor y aquí he tenido una primera parte tan llena de momentos de saltarme las lágrimas que ya veía que no ganaba para rímel. Además, hay uno de los mejores momentos de ridículo y vergüenza ajena de toda la serie que, encima, tiene como protagonista al machote de Coop...

¡Te hago la ola, SEP!

-Estupenda protagonista. Piper y Coop han sido unos maravillosos compañeros de viaje. Piper es totalmente adorable, es una tía independiente con dos ovarios por peineta, que no se amedrenta ante nada y con unas cotas de competitividad tan altas como las de Coop, que es un ganador nato. Piper no es una damisela que considera su vida incompleta porque no tiene churri, ella quiere ser la mejor en su trabajo, ser independiente y tener éxito. Por eso no cae rendida ante los (muchos) encantos de Coop, no la dominan sus sentimientos hacia otra persona sino los suyos hacia sí misma (que tienen su miga, todo sea dicho). Y yo te digo ole tu xixi, Piper que, a pesar de todas las cosas y del modo en el que te educó tu padre y de la agresividad del mundo que te rodea, eres una persona alegre, inteligente y ladrona de pro... 

-Maromo made in SEP. Lo que para mí significa made in heaven (es que a mí MeCaben Dan Calebow y todos los demás, también). Es un machote de los que SEP acostumbra a regalarnos, bien pagado de sí mismo aunque majo e inteligente (pero si tiene un jardín con hortalizas en su casa y todoooooooooooo -lleno de nabos y berenjenas, sí #AplausosParaElChisteFácil-). Es tan adorablemente chulesco que hasta consigue darle la vuelta a la mayor vergüenza que pasa un jugador de los Stars y lograr salir con más chulería aún (aunque con el ego algo tocado). 

-¡Apariciones estelares de Heath Champion! Que se paren las máquinas cuando sale este hombre porque melocó y melofó ahora mismo, ¡cómo lo adoro! Heath es el representante de Coop y que aparezca es un regalito que SEP me hace (sí, a mí nada más, ¡apartad, perracas!) para que me monte un sandwichito supremo maromial. My body is ready!


Kim calienta para el ejercicio sandwichil

-No hay pueblito maravilloso ni personaje que nos recuerde los valores tradicionales de la vida. Y yo lo celebro, porque, aunque SEP escriba esas cosas como nadie y te den ganas de abandonar tu vida urbanita para irte al pueblecito canijo pero encantador, a veces me da la impresión en casi todos estos libros (salvo en Tenías que ser tú) de que nos quiere transmitir que para ser feliz quiero un camión debes huir de la ciudad y eso en este libro no pasa, aquí se puede ser feliz disfrutando de la ciudad. Lo mismo a vosotras esto os la pela pero a mí, que me encanta la ciudad y me sale urticaria cuando piso el pueblo, me ha encantado. 


Lo que no me ha gustado (lo escribo 😭)

-Creo que SEP es una absoluta maestra en mezclar palotismo con sentimientos y, no nos vamos a engañar, tú esperas encontrar eso en uno de sus libros. ¿Lo encontramos aquí? ¡NO! SEP hace que los personajes se aislen tanto de sus sentimientos que logra que la parte amorosa sea fría. ¿Qué digo fría? ¡Ausente! No esperaba yo que se vieran y sonaran campanas de boda pero alguna chispa, alguna mariposa en el estómago, algún piticlín en los bajos. Pues NOTHING. Como SEP ha decidido que la protagonista no es convencional, la historia de amor tampoco lo es y no hay instalust, ni instalove ni Sopinstant, NA-DA. Sabes que se gustan porque alguna pista te va dejando (nos ha jodido, a ver quién es la guapa que se resiste a los encantos de Coop) pero no existe ese volcán de sentimientos/palotismo que va subiendo y subiendo hasta que culmina en un épico descorche. ¿Y qué es eso de no enseñarnos ni los polvetes ni los momentos de conversación que les hacen darse cuenta de que tienen conversación sin fin y son fantásticos y se llevan genial y hacen que a mí se me ponga la sonrisa de pava? ¡Que eso lo queremos vivir, no queremos que nos lo cuenten! MAL MAL.


¡Que no me quites palotismo ni amor que no respondooooo! 

-Vamos a ver, Susan Elizabeth Phillips, te lo digo con los dedos en las manos: ¿qué es eso de crear un personaje tan distinto y estupendo como Piper y luego cargártelo? Entiendo que nos quieras mostrar su bloqueo en relación a sus sentimientos pero no me convence que eso le haga ser tan tonta como para dejar escapar el amor que tan claramente se le manifiesta delante. Y ese final, ¡ESE FINAL! No me vendas una mujer moderna e independiente para acabar metiéndome la dichosa moralina de siempre. SPOILER (que si quieres leer tendrás que seleccionar con el cursor): ¡que no es necesario en esta vida casarse y tener hijos para ser feliz, copón! ¡Que no me escribas un personaje que lo tiene claro en ese aspecto y luego te lo cargues todo a las primeras de cambio! ¡Que no, SEP, QUE NO! #IndignaciónDeHaggard. FIN DEL SPOILER

-Todo lo secundario es un gran MÑE. Muchos personajes secundarios que no valen para nada, tramas secundarias que lo único que hacen es para liarte, malos que salen de la nada, personajes que te dejan así 😒... ¿WTF te ha pasado aquí, SEP? ¡Y sin historia secundaria de amor! ¿¡Pero qué me estás contando!? 

Así supero yo escribir estas cosas sobre SEP

De verdad, queridas, no me indignaría tanto si éstos no fueran mis adorados Chicago Stars y si Susan Elizabeth Phillips no se hubiera inventado unos maravillosos ingredientes, los hubiera empezado a mezclar de un modo estupendo y al final nos haya servido un churro con ketchup. La primera parte del libro es muy cómica y disfruté mucho, hasta la falta de amor/romanticismo/tensión sexual/conquista no me importó. Pero cuando el tema sexual se vuelve más serio entre ellos, el castillo de naipes de la risa se cae y el libro bordea el sinsentido, te quedas con un personaje maravilloso como Piper que cada vez te pone de más mala leche y una cara de tonta que no puedes con ella. Y sin nuestras adoradas dosis amorosas made in SEP de ponernos 😍. A ver, amor hay, claro, pero a mí no me gusta cómo nos lo muestra y mucho menos cómo lo termina, así que me he quedado con un sabor de boca bastante agridulce. Al menos las secuencias son breves y el libro se lee bastante bien -si encima fuera eterno, lo iba a leer Rita y no la de nuestro reto precisamente-. En fin, que no hay nada peor que tener las expectativas altas y llevarte la hostieja que me he llevado yoNo creo que Susan Elizabeth Phillips haya perdido su toque porque gran parte de este libro tiene su sello (¡pero si parece Cázame si puedes con toques de Heaven, Texas!) pero sí que parece oxidada y a mí no ha logrado conquistarme como siempre hace. 


Y así, amigos míos, se me ha quedado el cuerpecito

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...

Coop, arrímate que tengo tierra fértil para que plantes la berenjena

martes, 31 de enero de 2017

Red Fox (Experiment In Terror 2), Karina Halle

[Libro no publicado en español] 
En el olvidado pueblo de Red Fox (Nuevo Méjico) una pareja de nativos navajos está siendo torturada por algo que no ven y sin motivo aparente. Animales furtivos que atraviesan su casa en la oscuridad, lluvias de piedras que golpean su tejado por la noche y cuerpos mutilados de ovejas que aparecen en su propiedad. Con una cámara y lo justo para seguir, Perry y Dex viajan al desolado lugar esperando grabar los sucesos paranormales y así dar credibilidad a su webserie. Puestos a prueba por los sospechosos dueños del rancho, por un fantasma del pasado de Dex y por los cambiaformas, los cazadores de fantasmas amateurs deben aprender a confiar el uno en el otro para luchar contra los mitos más antiguos... o morir en el intento.


Pues aquí volvemos con una nueva entrega de nuestros libros de miedito y palotismo. La anterior, con eso de ser la primera, nos pareció floja en el miedito y nula en el palotismo pero con grandes perspectivas de mejora en este ámbito. Si bien por aquí no somos fans de hacernos caquita del susto, sí lo somos de la tensión sexual no resulta y un maromo que levante la ceja y con ella se lleve nuestras enaguas y por eso hemos seguido leyendo esta serie. ¿Qué nos habrá deparado Red Fox...?


Me siento abrumada por tu emoción

Tras ver en el primer webepisodio de Experiment In Terror su aventura en el faro, Perry Palomino no tiene muy claro que su futuro como la nueva Scully de la red vaya a ser muy brillante. El trabajo que ha hecho su productor, cámara y boa que Perry quiere saludar con cariño compañero Dex Foray ha sido estupendo pero ya se sabe que verse, se ve poco, y que la audiencia es tan caprichosa como mis pasiones. Así que necesitan una nueva historia impactante que acojone a todo el mundo. Y para ello, tras la sugerencia de Maximus, un amigo de la universidad de Dex, viajan hasta el pueblo de Red Fox, en Nuevo Méjico, donde unos granjeros navajos están sufriendo fenómemos de lo más extraño. ¿Tal vez nos hayan hecho caso los fantasmas y se han dedicado a ir planchando las tandas de colada de la gente? Ay, amigas, no caerá esa breva. Lo que les pasa es que les aparecen las ovejas muertas, se les cuelan bichos por casa y les llueven pedruscos. Y Maximus, que es medium (pero no medium tolai, eh), no puede hacer nada porque dice que no son cosas de fantasmitas. Y ahí es donde entran en juego los mitos navajos...


Y los pájaros navajos, que soy muy amigables

Allá que van Perry y Dex a ver si tienen suerte de que les ataquen los animales locos, las piedras furibundas, las personas más locas aún... No os preocupéis, queridas, que por ataques no será, les pasa de todo. ¿Nos importa? Pues poco. No penséis que aquí viene Kim con su corazón de hormigón porque no es así, me importa lo que les pase pero en unos aspectos más que en otros. Yo divido mi interés en estos libros en varios ámbitos y en base a ellos os voy a resumir mis impresiones.


1. Perry y sus cositas

Me la pelan. Podría dejarlo aquí pero no quiero que me llaméis perversa así que os cuento que no conecto muy bien con su mundo interior y sus pensamientos, que me aburren hasta el infinito y más allá. Recordemos que los libros los narra Perry en primera persona y, a mí, todo lo que nos cuenta que no esté relacionado con Dex, me aburre. Me parece un tanto pesada ahí con su rucu rucu mental, dándole vueltas a todo. Se enfrenta a un fantasma que da risa miedo en el libro anterior y no es capaz de enfrentarse a su propia vida. Aunque bien mirado, a veces da más miedo la gente que los fantasmas... Pero que me aburre con sus mierdas mentales, leñe. ¡Que no me describas tanto las cosas! ¡Que no seas maza! Pero de buen rollo, eh, que tampoco me cae mal.


Tranquilo, chato, yo tampoco me entiendo

2. Dex y sus cositas

Apartense, enaguas mías, que llega Dex con sus maracas de Machín a volverme loquita. Es el interés de la novela. Interés creciente, porque en este libro conocemos más cosas sobre él que, en lugar de despejar dudas, nos crean otras nuevas. ¡Y bien que lo disfrutamos! Dex es un personaje peculiar y con mucho misterio pero no con el ceño fruncido de serie. Es un tocahuevos, con su sonrisa bajabragas y su sorna, lo mismo te toca el culo que te hace sentir la mujer más especial del mundo con una mirada y una canción susurrada al oidito. ¿Qué esconde Dex? Sí, lo de la boa enorme también lo he pensado yo. De momento sabemos que un pasado oscuro y traumático, a saber qué tipo de pensamientos y un estupendo pechote tatuado que nos enseña para mantenernos calentorras. Él es EL INCENTIVO de la novela, lo que me empuja a seguir leyendo. Cuando sale, ésta soy yo 👇

AñajdhfñkajhfdjkhfDEXjshdkgsakjgsjñjdk

Cuando no sale, ésta soy yo 👇


Me da igual que se dediquen a contarme la estrategia para bailar la sardana perfecta, mientras salga Dex, ésta que os escribe sigue leyendo.


3. Perry y Dex con sus cositas de miedo.


Creo que el sustómetro lo dice todo, ¿no? Pues eso. Llámalo suspense, intriga o dolor de barriga pero no miedo, asusto yo más recién levantada. Encima es que te da todo igual, la verdad. ¡Además, yo no sé qué clase de programa van a sacar éstos, si no graban un carajo!


4. Perry y Dex con sus cositas amorosas

Este libro no es una novela romántica
¡Pero va camino de serlo!

Toma que toma que Dex saca la boa

Bueno, aún no. ¡Malvada japuta la Halle por hacernos esto! Y es que Dex es un personaje al que estamos deseando verle el lado guarrer-amoroso porque, ya sin verlo, estamos dando palmas con el xixi las orejas gracias a él. Bueno, nosotras y Perry, que está la pobre que bebe los vientos por él. Aquí aumenta la tensión sexual entre ambos, gracias especialmente a una situación que tienen que simular y que, además de momentos de "te miro el entreteto" y "me enseñas el pechote y me quiero restregar en él", nos brinda unas estupendas situaciones cómicas que nos animan la lectura coñazo. El libro parece otro cuando se dan momentos más íntimos entre ellos pero Karina Halle, no te equivoques: ¡queremos refrote!


¡A ver si crees que leemos por los fantasmas!

Realmente el libro tiene poca cosa. Mejora con respecto al anterior en el sentido de que Dex tiene más protagonismo y ya no tenemos que perder tanto tiempo en conocer a los personajes y el mundo de Perry, pero pierde mucho en la parte misteriosa, que aburre soberanamente. Karina Halle no escribe especialmente bien y, en mi opinión, pierde mucho tiempo en descripciones, perdiendo por el camino la tensión necesaria en una historia de suspense/miedo. No me ha emocionado especialmente pero, de repente, llegaba Dex y no podía parar de leer. Es un libro que pasará sin pena ni gloria (o con más de la primera y poco de la segunda) dentro de una serie que obviamente voy a seguir leyendo porque a quién quiero engañar, ya me han dicho que debo leer el siguiente por encima de todas las cosas y de cabeza que voy a él, a ver si no la pierdo por el camino. ¡Ya os contaré el resultado!

Por todo esto le damos a Red Fox en nuestro Gandymetro... 

Dex, mi culo y yo nos ofrecemos como tu wifey a tiempo completo

martes, 24 de enero de 2017

Bailando con el diablo (Cazadores Oscuros 3), Sherrilyn Kenyon


Tras 900 años de exilio en las áridas tierras de Alaska, Zarek, el cazador oscuro, regresa a la civilización por un tiempo. Durante ese período logra cabrear tanto a Artemisa y Dioniso que éstos acaban exigiendo su muerte. Pero el líder de los cazadores oscuros, Acheron, insiste en que tenga un juicio justo. Artemisa accede de mala gana a que Astrid, diosa de la justicia, sea quien decida si Zarek tiene alguna cualidad a su favor que le redima. Para que nada influya en su decisión, Astrid es privada temporalmente del sentido de la vista. 
Criado como esclavo y habiendo sufrido constantes abusos toda su vida, Zarek jamás conoció la bondad humana. A estás alturas poco le importa lo que piensen de él, por lo que disfruta molestando a todo el que se le pone por delante... lo que significa que la amable y dulce Astrid le tiene completamente desconcertado. Pero Astrid no pierde la calma por mucho que Zarek refunfuñe y enseñe los dientes. Y será finalmente a ella a la que Zarek abriá una puerta que creía cerrada hace mucho tiempo.


¡Estoy muy orgullosa de mí misma porque esta vez no han pasado años entre mis lecturas darkcazadoriles! Yeah! Y es que gracias a Dior que está Vero de Mi Rinconín de Lectura para tirarme de los visones y embarcarme en un buddy read de esta serie con ella, porque esta serie me da más pereza que depilarme en invierno (y no sé por qué). Y eso que el Cazador que nos tocaba ya me había llamado la atención bajeril en el libro anterior...


Vamos, jamelgo, que mi edredón no se calienta solo

Zarek de Moesia es el Cazador renegado, el que, en lugar de saludarte, prefiere arrancarte la cabeza de cuajo, el odiado y repudiado por sus compañeros. Por desgracia para ellos, sigue siendo uno del dark team y Ash lo saca de su exilio en Alaska si es necesario. Y justo fue necesario en El abrazo de la noche, donde conocimos a Zarek. Ahí, como renegado que es, se pasó varias veces por el forro del abrigo las reglas de Aquerón y, tras un incidente y robarnos el corazón, nuestro crazy hunter regresa a Alaska... y a la muerte.


Zarek himself

Y es que Artemisa (a la que por aquí vamos a empezar a llamar ArtiPuti) quiere que muera pero Ash-el-que-vela-por-las-causas-perdidas consigue que Zarek sea juzgado. Y para eso eligen a Astrid, una ninfa hija de la Justicia que se dedica a eso, a juzgar, y es más dura que la pata de mi cama, nunca declara a alguien inocente. Una vez estuvo a punto de hacerlo porque se dejó llevar por el xixi corazón y jamás se arrepentirá lo suficiente. Así que, para ser lo más imparcial posible, pierde la vista, le dan un chucho y la mandan a Alaska al encuentro de Zarek (bueno, el chucho es Sasha, un licántropo que esconde un maromazo bajo la mata de pelaje, grrrrrrrrrr). Y allí, en la fría Alaska, mientras comparte un espacio pequeño con el más arisco, loco y temible de los Cazadores, Astrid descubrirá que Zarek esconde tremenda tranca un corazón de oro y un pasado joputa supremo total, y él verá cómo cambia su vida por los encantos de una inocente ninfa... cuya identidad él desconocerá.


Aquí hay un pisto que ni en Cristal

Y esto es lo que os cuento de este libro. Básicamente sigue el mismo esquema que los anteriores (y por anteriores me refiero justo al anterior porque, como ya os comenté, hace tanto que leí los otros que ya es un milagro que me acuerde de los protagonistas). Durante todo el libro nos vamos a dedicar a varias cosas:

1. sufrir por Zarek para que no lo maten;
2. sufrir por Ash;
3. sufrir por Zarek al conocer su horripilante pasado;
4. sufrir con Ash;
5. sufrir por Zarek porque no echa un polvo con Astrid;
4. sufrir por Ash como colofón lecturil.

Y chimpún. Retomamos la historia de Zarek justo en el mismo punto en el que la dejamos en el libro anterior y sufrimos. Luego vemos cómo Ash y ArtiPuti llegan a un acuerdo, se lo transmiten a Astrid y sufrimos. Luego vemos que ArtiPuti es una puti y que Zarek está en peligro y, adivinad, sufrimos. Y mientras Astrid y Zarek se conocen (sufrimos) y descubrimos el pasado de Zarek y vemos lo mal que lo pasa Aquerón y SUFRIMOS COMO PERRACAS.


Cuanto más sufro, más disfruto #MasocaModeOn

Al menos ése ha sido mi sentimiento general. Y es que Zarek tuvo el pobre una vida humana peor que la de los bichos que vivían en las letrinas romanas. Cuando se convirtió en Cazador Oscuro no lo pasó mejor ya que siempre ha sido el renegado (cosas de ser un asesino), al que únicamente dirigían la palabra dos compañeros, Ash y Jess Sundown. Pero obviamente Astrid entra en su vida y, tras no querer roce con ella, va a tener roce y cuatro tazas más. En ese aspecto, este libro es mucho más romántico y menos guarreril que el anterior. No es que no haya refrote, por favor, con lo palotes que se ponen estos mozos, pero Zarek ha recibido tanto odio en su vida que, cuando consigue algo de cariño, lo disfruta y lo mima y lo adora y Sherrilyn Kenyon se centra más en ese aspecto. Y a esta haggard que os escribe le parece estupendo, que en el libro anterior me sobró guarrerismo. De hecho en determinados momentos me ha parecido hasta algo cursi porque vemos cierta moñización de Zarek. Y es que si ha habido una cosa que me ha sacado de quicio han sido las constantes citas a El Principito. Me vais a permitir la licencia tipográfica pero DEJAD DE DARME POR CULLEN CON EL DICHOSO PRINCIPITO QUE ME SACA DE LUGAR Y ME PARECE MOÑAS Y VOMITO ARCO IRIS. ¡HOMBRE YA!


Anda y métete El Principito por el ojal

Aún así hay más sufrimiento que moñismo, faltaría más. Se va intercalando el presente con fragmentos del pasado de Zarek, lo que sirve es para echarnos un poco más de sal en la herida y sufrir/disfrutar más con él. Además, vamos descubriendo más cositas sobre Ash para mantenernos con la intriga y tenerle tanto amor como odio le tenemos a Artemisa (ArtiPutiiiiiiiiiiiiiii, I hate you). También la escritora nos presenta nuevos personajes y nuevos tipos de bichos, lo que contribuye a que mi cerebro vaya camino del petamiento entre apolitas, katagarianos y su fruta madre en bicicleta (por lo que os ruego que me perdonéis si se me ha ido la raza de alguno en la reseña, una ya no está para tantos trotes paranormales). La gran ventaja que tiene esta serie es que al menos no está escrita de un modo que nos haga más complicada aún la lectura (bastante tenemos con ubicarnos en todo lo demás). El lenguaje muy sencillo, directo, con expresiones diarias y malsonantes (que a mí me chocan pero me encantan). Hay notas de humor sueltas, en algunos diálogos y sobre todo en este libro gracias a Simi y Sasha (por supuesto soy fan de ambos, especialmente de Simi, que adora a ArtiPuti hasta límites insospechados).


El deseo más íntimo de Simi y de las fans de Aquerón

Sin embargo, no todo ha sido maravilloso leyendo este libro, me ha pasado algo similar a lo del libro anterior. Me parece que la trama se va desarrollando estupendamente hasta que se empieza a ejercer el sublime ejercicio del roce amoroso y ahí se empieza a estancar la historia. Para mi gusto, Sherrilyn Kenyon alarga innecesariamente esa parte y, además, acaba resolviendo todo de un modo excesivamente fácil y rápido, demasiado teniendo en cuenta el pisto que hay montado. Debo reconocer, tapándome los ojos y distorsionando mi voz para que no me reconozcáis y me tiréis tomates, que me cuesta que estas historias me lleguen al corazoncito. Lo paso fatal con las partes del pasado, disfruto mucho de la lucha y de las relaciones entre los Cazadores y los demás bichos, pero no logro conectar igualmente con las historias de amor. Zarek y Astrid me han parecido una pareja muy bonita pero mientras Zarek se llevaba mi corazón desde el principio, Astrid me ha parecido un personaje más plano, menos interesante, más olvidable. En fin, que aún no he hecho la croqueta con ninguna pareja.


Más pity tienen mis bajos

A pesar de todo, siempre es muy entretenido sumergirte en el universo de los Cazadores Oscuros y, de todos los que llevo leídos, éste me ha parecido el más completo. Es muy ágil, muy entretenido, te hace sufrir y estar con el alma en vilo y te deja con una sonrisa en la boca por una parte y con la lagrimilla por otra. Si ya la historia de amor me hubiera encandilado habría sido estupendo. Al menos me ha gustado lo suficiente como para seguir leyendo la serie (y es que, queridas, Ash me tiene bien pillada por los... sentimientos, ejem).

Por todo esto y mucho más le damos a Bailando con el diablo en nuestro Gandymetro...


Zarek, yo te doy mi fuego bajeril para derretirte el corazón y la boa

viernes, 20 de enero de 2017

Premios Aquelarre 2017

¡Feliz Año lector!
Bueno, qué más da que llevemos unos días (muchos) del año nuevo, nunca es tarde para una celebración si además viene acompañada de una copita de champán y de un buen montón de libros para leer. Pero antes de sumergirnos en ellos, vamos a hacer balance lector del año pasado, ¿no? Así que, en colaboración con Mi Rinconín de Lectura y Sweet Addiction Book Club, os presentamos... [fanfarrias]



¡Qué maravilla de premios nos hemos inventado, oiga! ¡Ni RITA ni nada, los Aquelarre serán los premios de novela romántica más prestigiosos de aquí a xxxxx años seguro! Y es que, aunque vosotras no lo sepáis, los tres blogs tenemos un aquelarre lector en toda regla, donde nos reunimos alrededor del caldero a comentar lecturas y maldades. Así que hemos creado unos premios y unas menciones honoríficas nunca imaginadas por mentes sanas. Así que, sin más dilación, sacamos el Armani, paseamos por la alfombra roja y nos disponemos a entregar los Premios Aquelarre a las Lecturas de 2016. ¡Que empiece la fiesta!

Premios de Cassandra
Caldero de Oro
a la mejor lectura
El tutor
Una maravilla cargada de erotismo sin necesidad de atiborrarnos con escenas de sexo. Y es que ya está bien de confundir erotismo con chorreosas vaginas, gemidos continuos e inundaciones en los bajos. Si alguna que yo me sé tuviera un tutor como el Jeque Bastardo, se acababan las tonterías rápido.


Escobazo de Hierro
a la peor lectura
El amante diabólico
Una ve que la autora es Victoria Holt (nombre clásico en estas lides) y que el protagonista es "oscuro" y se lanza a la aventura pensando en que va a encontrar un nuevo Rochester. Pues de eso nada: es un violador que secuestra a la protagonista y la somete varios días a sus abusos. Lo más gracioso es que la autora escribe muy bien, porque lo terminé, pero también porque pensaba que aparecería otro personaje del que la protagonista se había enamorado... Ni de coña. El horror supremo.


Menciones Honoríficas

Personaje que pasará al Olimpo de tus amores
Philip de Edenbrooke
Ay, qué monoso, qué cosas le dice a la chica, qué añdljasñlgjasñldfjs. ¡Y sin nada de trocotró! Mi ranciedad en éxtasis. Necesito ya mismo un carruaje que me lleve a Edenbrooke para que mis enaguas más almidonadas salgan por la ventana.


Personaje al que mandarías en un cohete al Sol
Rollo de Centeville de El amante diabólico
No hace falta que añada más a lo dicho más arriba. Diabólico es que pretendan que este tiparraco nos enamore.


Secundario Melofó
Rourke en Vencida
Un self-made man un poco fanfarrón pero muy cachondo. Qué pena que su novela sea como es, menudo desperdicio tener a un tiazo como éste y meter la pata. ¡Que me lo deje a mí!


Lectura más sorprendente
El tutor
Como ya he comentado, esto es tener clase y ponerte a mil sin que haya trocotró de por medio. Erótica así, la que me echen. 


Chasquito lector
Indómita
Rourke prometía más y tanto chorreo xixil me pareció excesivo. Es un claro ejemplo de lo fácil que es pasar de lo ahfñkahdfkjshdfñk a lo ridículo (peligro constante en la romántica con toques de erotismo).


Libro que te puso más caliente que la moto de un hippy
Si bien El tutor es muy redonda en este aspecto, ciertos momentos de El príncipe cuervo fueron ñajdañsdjfañskdjfñasdjfñaksj para esta lectora. Y sin necesidad de tíos buenísimos. Un buen sueño húmedo a tiempo vale por mil guarreridas en la vida real.


Premios de Kimberly
Caldero de Oro
a la mejor lectura
El diablo en invierno
He tenido unas estupendas lecturas este año, llenas de cinco Gandys, por lo que me es extremadamente complicado dar este premio. Pero se lo tengo que dar a El diablo en invierno, el tercer libro de la serie Wallflowers de Lisa Kleypas, porque ha sido una de las enaguas que más se han agarrado a mi corazoncito y de las que no soy capaz de olvidar. Un mujeriego sinvergüenza redimido por el amor de una inocente (aunque no pavisosa) dama contado por una Lisa Kleypas en su mejor momento. Croqueta lectora suprema para mí.


Escobazo de Hierro
a la peor lectura
La voz de Archer
Como no he tenido horribles lecturas, tengo que tirar de las decepcionantes y/o mñes. Y La voz de Archer para mí ha sido ambas (podéis leer aquí mi opinión en Goodreads). Lo cogí con muchas ganas por las buenas reseñas y, salvo Archer, no hubo nada que me gustara. Moñas, cansino, con una protagonista insoportable... Archer, maravilloso, eso sí, pero no es capaz de hacer que me encariñe con su historia. Recibiré vuestros tomatazos con gusto pero #SorryNotSorry, este libro no es para mí.


Menciones Honoríficas

Personaje que pasará al Olimpo de tus amores
Sebastian St. Vincent
Si adoro El diablo en invierno es gracias a él, del que (a pesar de los pesares) ya venía enamorada desde Sucedió en otoño. Mi debilidad son los caraduras con mucho humor que son capaces de dejarte sin enaguas mientras preparas un té y él es el rey. ¡Y además es rubio! Es una pena que este año haya coincidido con Rhys Winterbone, otro de mis amores lectores de este año, pero una tiene que elegir y Sebastian no tuvo rival desde el momento en el que lo conocí.


Personaje al que mandarías en un cohete al Sol
Matilde Martínez
Como ya quedó patente en mis reseñas de la serie Caballo de Fuego, me parece totalmente insoportable. Blanda, llorona, egoísta... En fin, lo tiene todo para que no la aguante. El hecho de que los libros me gustaran desde luego no tiene nada que ver con ella, a la que mandaba en el cohete al Sol envuelta y con un lazo. Eliah, no sé qué le ves, chato.


Secundario Melofó 
Adrian Hawkhurst
Me robó el corazón en el relato que abre la serie Spymasters de Joanna Bourne y en Desarmado por un baile seguí haciendo la croqueta por él. Su buen humor, su vena de conquistador nato, la boa historia que oculta... Lo tiene todo para que me guste y consiguió birlarles a los protagonistas todas las secuencias en las que él aparece. Me tiene loca de ganas por pillar su libro. ¡A ver si este año eres tú el rey de mi top maromial!


Lectura más sorprendente
Honor de medianoche
Ya nos dijo Cassie que el libro era una maravilla pero no esperaba yo que me gustara tanto. Un triángulo amoroso con la rebelión jacobita de fondo y protagonizado por personajes reales que me tuvo en vilo e incapaz de dejar de leer. ¡Y qué sufrimiento! Marsha Canham es una narradora estupenda y sabe mantenernos enganchadas. Una verdadera delicia.


Chasquito lector
La primera estrella de la noche
No me voy a extender mucho porque aún no ha salido la reseña pero os diré que no hay nada peor que llevar expectativas y más si están fundadas en todo lo que previamente me he emocionado y divertido con la serie de los Chicago Stars y, en general, con todo lo que leo de SEP. Un libro que disfruté enormemente y que también me decepcionó. Os cuento más en breve.


Libro que te puso más caliente que la moto de un hippy
El tutor
O "cómo poner al personal con los fuegos internos disparados sin que los personajes le den al tema". Ay zeñó, cuánto le tuve que dar al abanico mientras pasaba las páginas, ¡a punto estuve de churruscarme el flequillo con las llamas que salían de los reglones! Una verdadera novela erótica sin que estén todo el rato *ollando como conejos.

¡Pues éstos han sido nuestros elegidos para llevarse los primeros Premios Aquelarre a nuestras lecturas anuales! No dejéis de pasar por Mi Rinconín de Lectura y Sweet Addiction Book Club para descubrir a qué libros otorgan ellas sus Premios Aquelarre. ¿Coincidís en alguno con nosotras? No, los tomates no están permitidos mientras vamos de gala 😋. ¡Gracias por estar por aquí un año más y ojalá en 2017 nos salgan los Calderos por las orejas y nos alejemos de los Escobazos como de la lycra!