miércoles, 9 de julio de 2014

Contra todo pronóstico (Serie Tahures del Craven 3), Lisa Kleypas


El doctor Linley ama a Lydia Craven desde hace años, pero jamás pensó que alguna vez podría tenerla. Lydia, por otro lado, también sentía algo muy especial por él, pero desde que lo oyó insultarla un día por casualidad, trata de evitarlo siempre porque se siente dolida. Es entonces cuando decide casarse con lord Wray sin estar enamorada de él. ¿Pero el eterno enamorado doctor Linley permitirá esta boda?.


[Historia breve incluída en el libro ¿Dónde está mi héroe?. También podemos encontrarla bajo el título de Escucha a tu corazón]


Lydia Craven es la protagonista de esta breve historia, incluída en el libro ¿Dónde está mi héroe? y la que se considera también parte de la trilogía Jugadores, compuesta por Cuando tú llegaste y Soñando contigo
Lydia es una chica muy inteligente que vive por y para las matemáticas, una chica práctica que aplica este modo de vida hasta en una decisión tan importante como la de escoger marido. Por eso decide casarse con un conde, lord Wray. La familia de ella posee dinero y la de él, dinero y título, así que, objetivamente, no hay nada mejor. ¿Seguro, Lydia? Probablemente el buenorro del médico Jake Linley te pueda decir lo contrario... Linley está enamorado de Lydia e, incluso, intentó disuadir a Wray de casarse con ella, sin éxito. Pero Linley no va a dejar la lengua quieta ni va a dejar que Lydia se salga con la suya...


Jake Linley en acción

Lydia puede parecerlo pero no es tan distinta a su padre. De gran inteligencia ambos, prefieren hacer lo que creen que debe hacerse antes que dejarse llevar por sus sentimientos. Derek tiene que dejar de pensar así cuando Sara le pone el amor y la felicidad ante sus ojos y Lydia se encuentra en la misma encrucijada cuando Linley, ayudado por la intimidad de una bodega, le enseña sus sentimientos (y la pone en órbita, jejeje).
Linley es un vividor pero también es responsable (no es otro Derek, lo siento, chicas, de ése se hizo uno y se rompió el molde). Sabe que es mejor para Lydia que lord Wray, tan correcto, tan amable, tan poco akfjdhkhfkajd, pero no se lo demuestra hasta que queda poco tiempo para la boda. No es una pareja nueva en la Kleypas (al menos en lo que he leído, claro), uno racional, el otro, más sentimental. Por la brevedad, no podemos ver la evolución de los pensamientos y sentimientos de los personajes y se nos muestra todo un tanto precipitado. Pero, ojo, que no se nos priva de algún momento calentorro subido de tono entre Lydia y Linley. Qué pena no haber podido saber cómo se las gasta Linley en un escenario más horizontal... (IYKWIM)
Es una historia breve y sencillita, por lo que no os podéis esperar gran cosa, pero aún así es bonita y agradable de leer. Sobre todo, y no os puedo engañar, sabias lectoras, porque podemos disfrutar de Derek Craven, que tiene pocas apariciones pero son memorafollables. 


Derek Craven, te digo una cosa: ¡deja a mi Kim en paz!

Es una pena que sea un relato corto porque no podemos profundizar en la historia ni en los personajes y sus circunstancias pero realmente tiene mucho de lo que buscamos al leer este tipo de novelas: una historia de amor bonita y un personaje inolvidable (Derek, claro está). Te deja con una sonrisa en los labios y creo que ni Lisa Kleypas ni las lectoras esperamos otra cosa.

Así que, por esto, le damos en nuestro Gandymetro...


Una pena lo que pudo haber sido y no fue

1 comentario:

  1. Muy buena reseña, Kim :) La verdad es que, al ser una historia corta, no le da tiempo a desarrollar mucho, pero con la aparición de ese DILF llamado Derek que no ha perdido facultades, nos quedamos contentas. ¡Un besote!

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión de la novela, siempre con buen rollo y respeto. El estilazo suma puntos.
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)