miércoles, 1 de julio de 2015

Tierna y rebelde (Los Malory 2), Johanna Lindsey


Roslynn Chadwick es una heredera escocesa, para quien un matrimonio conveniente sería la única forma de protegerse de las intrigas de su primo y de la ambición de cuanto cazador de fortunas codicia a esa beldad pelirroja y su apetecible patrimonio. Anthony Malory representa todo aquello contra lo cual la habían prevenido: es un aventurero inglés, avasallante y apuesto, cuya sensual mirada promete toda clase de placeres….



Señoras y señores, ya he me zampado a Tony Malory. Bueno, mis ganas marranas de zampármelo de verdad, pero ya me entienden. Esta Lindsey no parece la misma de La mujer del guerrero (y no digamos de mi odiada La novia cautiva); le veo un estilo más depurado a pesar de que la primera novela que he citado es incluso posterior a Tierna y rebelde. Lo mismo cuando se pone con los Malory la posee el espíritu de las enaguas y la cosa mejora. Tampoco voy a decir que este libro sea la leche en verso, pero Tony salva la historia muy dignamente. Y cuando se junta con el otro caradura de la familia, James, los bajos arden, queridas haggards. Por eso tengo que quitarme el sombrero ante Johanna y darle la enhorabuena por crear a estos tipos tan simpáticos, canallas y atractivos, sí señora. Hombres de su tiempo, les gusta ser libres, calaveras y provocadores, pero si hay que poner los ojos sobre una dama y jurarle fidelidad, se le jura. Ahí sí que veo yo la parte de ciencia ficción, aunque eso da igual, que aquí hemos venido a que se nos caigan las enaguas porque un tipo guapo, fresco y mujeriego se fije en nosotras y nos prometa con la mano en el corazón que será nuestro para siempre. 


Sí, queridas, Anthony es David Gandy

¿Y quién es la afortunada dama en este caso? Pues una escocesa llamada Roslynn que se halla en apuros por culpa de una herencia y un primo que la acosa. Con veinticinco años ya, necesita urgentemente un marido y lo necesita para ayer, así que pide ayuda para conseguir el más adecuado. Le da igual que la ame o no, lo que quiere es que sea guapo, educado, buen padre, respetable... Quitando lo de guapo, todo lo demás no tiene nada que ver con Anthony Malory, pero como aquí lo que manda no es la lógica sino los ardores de los bajos, pues es ver al sinvergüenza de Tony y quedarse tonta perdida. Y para muestra de la primera vez que vislumbra a nuestro protagonista, un botón:


Vio  una boca que esbozaba una sonrisa; una mandíbula fuerte y arrogante. La nariz era aguileña. La piel estaba bronceada por el sol y era cetrina, pero contrastaba con el cabello negro y ondulado. Los ojos (que Dios protegiera de ellos a los inocentes) eran de un profundo color azul y levemente rasgados. Eran exóticos, hipnotizadores; enmarcados por pestañas negras y cejas finas. Eran imponentes, inquisidores, atrevidamente sensuales; cálidos, muy cálidos.

La falta de aire hizo reaccionar a Roslynn, que volvió a la realidad. Inspiró lenta y profundamente y exhaló un suspiro. No era justo. Su abuelo se lo había advertido. No hacía falta que nadie le dijera nada. Lo sabía. Sabía que era uno de ellos, uno de los que «no había que tener en cuenta». Era demasiado apuesto para no serlo.

Menos las cejas, no me diréis que...


...DAVID ES TONY. Y PUNTO. (Lo siento, haters de Gandy).


Anthony también se queda prendado de la chavala y decide entonces ser su guía para encontrar marido y quitarse de encima a todos los candidatos que ella tiene en mente de la forma más divertida. ¿Será eso suficiente para convencer a la recatada Roslynn de que él es el mejor hombre del que dispone para casarse? Un libertino siempre es un libertino, aunque el abuelo de Rosslyn le aseguró que eran los mejores maridos una vez pillados. Ejem...



Ella está en un tira y afloja con Tony, hasta el punto de que a veces pensaba que la novela tendría que haberse titulado Tierna y Pichote, porque dan ganas de ahogarla, en serio. Pero ojo, que por ahí ronda también James, el otro Don Juan de la familia. ¿Será suertuda la tía? ¡Los dos maromos Malory detrás de ella! Rosslyn huyendo (en el fondo está con el xixi on fire, porque nunca se ha visto en una así) y ellos picándose el uno al otro. Y nosotras dándole al abanico tamaño Loco Mia.


Los problemas de Rosslyn, quién los pillara

Y es que una de las mejores cosas de esta novela es ver a los dos canallas tirándose indirectas sobre las mujeres, el ligoteo, los hijos y el matrimonio. Johanna, además, nos deja la puerta abierta a la historia de James de una manera que te hace terminar este libro y ponerte con el otro sin esperar. ¿Y cómo es el siguiente maromo? Pues como todos los Malory que no se parecen a su abuela, la gitana: rubio, ojos verdes y fornido. O sea:



Perdón, perdón... James es así:


Aquí, disfrutando de mi sandwichito Malory con extra 
 de carne

Por todo esto recibe en nuestro Gandymetro...


Tony, la petarda de Roslynn te quita un Gandy, pero te queremos

PD: Si queréis perder las bragas por completo, pinchad aquí. Las Pecados hacen una selección de imágenes de Tony-Gandy que os van a dejar sin ovarios. Avisadas estáis. 

12 comentarios:

  1. Mmmm tiene muy buena pinta y me interesa, y si ya nos imaginamos al prota masculino como el Gandy masssssssss.jai omaaaa!!! muy buen post!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es un gran aliciente. Y Tony tiene puntazos :) Espero que te animes.

      Eliminar
  2. Seeeee... tío Tony es tito Gandy para los restos!!! Totalmente de acuerdo
    Me encanta tu reseña, como siempre.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que con una compañera menos Pichote la novela hubiera sido más redonda. ¡Gracias por pasarte! :)

      Eliminar
  3. Holaa
    No conocía el libro pero no me llama demasiado.. No suele ser el tipo de libros que leo
    Me quedo por aqui que tenéis un Blog muy bonito ^^
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Digamos que hay una serie de clásicos imprescindibles y los Malory son uno de ellos. Aquí hay un poco de todo en cuanto a romántica. ¡Bienvenida!

      Eliminar
  4. Ay mamina!!, cuando una se encuentra con este Malory la lógica se cierra bajo llave y hay que dejarse guiar por bajos fondos XDDDDD
    Estoy contigo al 100% Gandy = Anthony no hay tío en todo el Pinterest que le arrebate el puesto y point!! ♥.♥
    Ay tierna y pichote XDDDDD me meo, pero si que es verdad que la pelirroja provoca ganas de abofetearla sin parar en más de una ocasión ù.ù
    Anthony y James son un Equipo A de tomo y lomo, donde están ellos hay picardía y risas, y babas, muchas babas =D
    A ver qué tal se porta James ;D

    Muuaks ;-***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tony Gandy, indeed!!! Es que es tal cual añdjagñsdhfñalskjdfss ¡Y con James ya para morirse!

      Eliminar
  5. ¡Lo que me he divertido con la crítica! ¿Váis a seguir en plan monográfico Malory-Lindsey? Mira que hay unos cuantos... Eso sí que es sacarle partido al baúl de la abuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo ya leída y reseñada "Amable y tirano". Le daré un descanso a la saga para ponerme con otras cosas, pero lo mismo la retomo en un futuro.

      Eliminar
  6. Vamos, más claro que el agua que Anthony Malory es David Gandy (la Lindsey seguro que tuvo un sueño premonitorio con él, jeje). Qué maravilla de las maravillas!! Y James!!!!!!!!! (que no, no se parece al que has puesto, no no no XDDDDDDD). Pero tía, qué difícil de leer se me ha hecho! Ella, que no me cae mal, se comporta tan pichote que ya estaba yo dándome cabezazos contra la pared. Joer, qué modo de alargar todo innecesariamente!!! Nada, menos malentendidos de mierder y más jahdsjklafljksgfjs!! Que aquí se respeta el sueño y eso es impropio de la Lindsey! FA-TAL! XDDDDDDD
    Vamos, que ha sido una pequeña decepción pero por llevar yo las expectativas tan altas. No por Tony, que es tan hjagflkjgajdgajfgahda como lo imaginaba. Y con James, por favor!!!!!! Esta mujer no ha parido mejor pareja.
    Genial reseña!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo digo en la reseña: "Tierna y Pichote" XDDDD Es que Tony es añdhgañlsdjfask, pero su historia pierde por culpa de la tía, que es insoportable en ocasiones. Menos mal que anda James por ahí y lo compensa. Tú imagínatelo como Fabio, que de Josh Holloway me encargo yo XDDDDD ¡Besotes!

      Eliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)