jueves, 14 de abril de 2016

El Guardián (La Guardia de los Highlanders 3), Monica McCarty


El tercer libro de la serie de La Guardia de los Highlanders... Arthur «el Guardián» Campbell destaca por su destreza para seguir rastros, la agudeza de sus sentidos y su capacidad de fundirse con la oscuridad. Es el espía perfecto y el rey Bruce tiene un encargo para él: debe infiltrarse en el clan cuyo jefe asesinó a su padre. Con el corazón sediento de sangre, Arthur comenzará la misión sin saber que el mayor obstáculo al que deberá enfrentarse será la hija de su enemigo mortal, una dulce sirena de cabellos de miel cuya mayor habilidad es detectar el rastro del engaño..Intrigada por el apuesto y rudo recién llegado, Anna McDougall no puede evitar sentirse atraída por esos ojos que la devoran y parecen contradecir a las palabras. Cuando el peligro, la traición y la sombra de la guerra se cierna sobre ellos, el Guardián deberá tomar la decisión más importante a que se ha enfrentado su corazón: ¿el amor o la venganza?


(Antes de nada, decir que el que ha traducido los títulos tiene una guantá grande: The Chief-El Guerrero; The Ranger-El Guardián, WTF)

He tenido esta Scottish boa novela en adobo por dos razones: la primera, que no me gusta darme un atracón de libros que pertenecen a una misma serie y en donde salen los mismos personajes (ya lo he hecho otras veces y acabo loca); y la segunda, que en el Malditafuerismo, es decir, en el universo de las chaladas de @malditafuera y otras lectoras de La Guardia de los Highlanders, insistían mucho en que tras El Halcón, El Guardián era muy flojo y no me iba a gustar porque pecaba de algo: exceso de padentrismo en el protagonista. Este afortunado término, acuñado por las citadas @malditafuera (como tantos otros igual de acertados), viene a resumir un tipo de héroe muy de novela romántica, ése que no quiere mostrar sus sentimientos y es frío y distante con la zagala de turno. Pero dejo por aquí la definición oficial: "Estado mental de aquel que, por su introversión natural y/o traumas sufridos, tiene tendencia recurrente a encerrarse en sí mismo, mirado el ombligo y regodearse en sus desgracias (a veces inexistentes)". Con permiso de ellas, hago uso de este maravilloso palabro y sus variantes en esta reseña porque es necesario y pertinente.

Estáis tardando en seguir a estas tuiteras

Previously dejamos al Halcón feliz y contento con su estupenda chica y nos centramos ahora en Arthur Campbell, El Guardián, infiltrado en las líneas enemigas como partidario de los ingleses. Al principio empieza el festival de nombres y politiqueo y yo con los ojos tal que así:

MacGregor, MacLeod, MacSorley, MacAuto, BigMacAAARG!

Menos mal que pronto nos centramos en la cosa y vamos al tema. Si de Erik MacSorley me quejaba porque era un portento de resistencia que lo hacía próximo a un superhéroe de cómic, en Arthur tenemos a un X-Men: ¡Es un precog

Así a remojo tendría yo a Arthur Campbell

Como lo leéis: tiene la facultad de sentir que un acontecimiento se adelanta, como un sexto sentido y eso lo hace un perfecto EXPLORADOR (estas mayúsculas van por el puto traductor del título) y adecuado para ir de un sitio a otro a entregar mensajes, mas su don no impidió el asesinato de su padre (trauma is coming). En uno de estos momentos de correveidile se tropieza con un grano en el culo en forma de preciosa muchacha rubia y blablabá: Anne MacDougall. Ninguno sabe quién es el otro, pero cuando Arthur llegue al castillo de John de Lorn, el asesino de su padre, como si fuera partidario del rey inglés, la va a reconocer como la chica de las tetas gordas a la que salvó la vida y casi puso en peligro su misión de espía. Sobra decir que hay instalust y todo eso, a pesar de lo reticente del protagonista a sentir nada por nadie.



Y es que el papel que le toca interpretar a Arthur le hace ser un padentrista de tomo y lomo, frío y mala follá con Anna. Tengo que decir que a mí me pareció que su actitud es totalmente justificada por su difícil misión, además de porque la gente siempre lo ha considerado un raro debido a su don y prefiere estar solo, así que huye de las zagalas como de la peste.

Arthur espantando moscardas

Tor, El Guerrero, me pareció un padentro más insoportable que, encima, se juntó con una quasipichote de cuidado. Es verdad que Anna al principio no deja a Arthur ni a pie ni a pata porque siente curiosidad, haciéndola un rato insoportable y hasta moñas con el asunto del cachorrito Escudero, que tampoco deja en paz al sufrido Guardián. Menos mal que Monica no da mucho protagonista al chucho.

Anna es muy sutil con Arthur

En esos primeros momentos es sólo atracción por ese caballero tan serio, pero después deberá seguirlo por orden de su padre para descubrir si es lo que parece. Hacia mitad del libro serán las tornas las que cambien y Arthur tendrá que vigilar a Anna para evitar una alianza que perjudicaría al rey Robert de Bruce. Así están en el típico tira y afloja que creo que, a partir de ese momento, hará que mejore bastante la historia, que vendrá a complicarse muchísimo y que la autora resuelve con cierta solvencia, teniendo en cuenta que Anna y Arthur son enemigos naturales. A destacar los momentos ñaldjfañlsdjfask, pocos pero bien colocados. Sí, habéis leído bien: pocos y me gusta porque así pega en la historia.


Del Rancio Asylum, Bond

Ahora vienen los "peros". Monica McCarty peca de repetitiva al escribir, hace que todos y cada uno de sus personajes digan una y otra vez "maldita fuera". Para una gracia está bien, pero ya cansa y se me hace pesado. Y lo mismo con las "gruesas columnas", es decir, las boas, tan grandes que ellas siempre piensan que no les van a caber y luego se adaptan como un guante, otros dos recursos demasiado usados por la autora. Y no hablemos del término "romántico" en el siglo XIV, que también lo cité a propósito de las anteriores entregas. Es lo que me saca un poco de quicio con Monica, que se documenta muy bien históricamente en cuanto al contexto y luego mete estas cosas, lo que le hace perder puntos (o columnas en el Columnómetro, que dirían las @malditafuera, me parto).

Por todo esto, obtiene en nuestro Gandymetro...

Un Gandy menos por exceso de malditafuerismo

12 comentarios:

  1. Jajajajaj, me partooooo con vosotras... Os quiero!!! Realmente este hombre es un padentro de manual, pero al final le coges cariño. Lo de las gruesas columnas y los pechos de granito escocés de ellos y las pieles cremosas de ellas es, efectivamente, un dejavu. Lo de las gruesas columnas y los pechos de granito escocés de ellos y las pieles cremosas de ellas es, efectivamente, un dejavu. Así que es mejor tomárselo a chufla. Yo acabo de empezar con Striker, el noveno de la saga. A ver qué tal.

    ResponderEliminar
  2. jajaja. Me encanta el gandimetro. Reseña super entretenida.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Genial reseña y, como malditafuerista, me toca la fibra sensible la referencia a nuestro chalado-club. Yo le tengo mucho cariño a este libro, igual que al resto de los de la Guardia. Es verdad que La Moni, como la llama nuestra maldita Elena, a veces es un tanto repetitiva, pero llega un momento en que estás expectante para ver cuándo y dónde mete sus tics y lugares comunes que tanto nos divierten y nos inspiran. Ahora, a meterle el diente a "Víbora", el cuarto de la serie, que ha sido votado por @malditafuera como el mejor de la saga de forma unánime.

    ResponderEliminar
  4. XDDDDDDDD ay que risas, hace poco que leí este y no me acordaba muy bien.
    Me resultó un poco pesado este libro, ella es más pesada que un cerdo con un collar de melones, el perro de lo mejorcito, jajaja.
    Lo mejor la parte final, cuando lo pillan y tal y cual...

    Yo no leí más, este me dejó un poco cansada, a ver cuando continúo con la serie.

    Besinos ;-***

    ResponderEliminar
  5. Joer, tía, 3 Gandys nada más?? Yo no sé si ponerme con este serie, eh, que parece que hay mucho mediocre suelto en este clan :S
    La reseña (lo que he leído, que ya sabes que hago pertiguismo) genial!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  6. A mí los libros de la guardia de esta mujer ME ENCANTAAAAAAAN
    hay algunos q mas q otros, cierto, pero me da igual.. escoceeses guaperras empotradores grrrrrrr
    son lo más
    un beesito

    ResponderEliminar
  7. esta serie la tengo también pendiente,madre mía o el día tiene mas horas o tengo una vida mas para leer todo lo que quiero jajajaja,bueno tampoco veo mal tres Gandys,es una serie así que alguno tiene que salir flojito,buen post como siempre,besotes

    ResponderEliminar
  8. A mi lo que me gusta es el gato que habeis plantado en la reseña. Tiene cara de enfadado. De verdad, no se si acabaré leyendo esta serie porque estoy un poco cansada de faldas escocesas pero a vosotros os leeré hasta el final de los tiempos como sigais así. ¡Como me divierto!

    ResponderEliminar
  9. Hace siglos que no leo nada de esta mujer.... quizás porque terminé saturada del tema, algún día tengo que retomarla
    Un besote

    ResponderEliminar
  10. Qué descubrimiento fue La Moni!!!!! Como miembra de @Maldita fuera muchas gracias por la mención!!!¡
    A mi Arthur le tengo mucho cariño, es un padentro de manual... Sigue con Víbora que es gufohfñhfkskrsgckhljg
    Myself.

    ResponderEliminar
  11. Qué descubrimiento fue La Moni!!!!! Como miembra de @Maldita fuera muchas gracias por la mención!!!¡
    A mi Arthur le tengo mucho cariño, es un padentro de manual... Sigue con Víbora que es gufohfñhfkskrsgckhljg
    Myself.

    ResponderEliminar
  12. Queridas todas, perdonad que no conteste una por una y que, además, lo haga tarde, pero los pozos petrolíferos me tienen a tope. Gracias a todas por comentar. Esta serie de novelas, a pesar de ese exceso de malditafuerismo, me parece altamente recomendable por lo bien documentada que está. Un siglo de estos continuaré con ella, que el Víbora me está esperando, con su ídem acechando. ¡Besotes!

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión de la novela, siempre con buen rollo y respeto. El estilazo suma puntos.
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)