miércoles, 3 de junio de 2015

Perfecta (Segundas Oportunidades 2), Judith McNaught


Julie Mathison creció bajo el amor y la protección de su familia adoptiva. Ahora esa joven hermosa y vivaz se ha convertido en una maestra muy querida y respetada en Keaton, una pequeña ciudad de Texas. Zachary Benedict es un famoso actor y director de cine cuya carrera llegó a su fin cuando fue injustamente acusado y condenado por el asesinato de su esposa. El único modo de demostrar su inocencia es encontrar al verdadero autor del crimen, por lo que decide escapar de prisión. En la huida secuestra a la bella maestra para que le lleve hasta Colorado. A lo largo del camino, Julie sentirá emociones contradictorias que pasarán del miedo paralizante al deseo silencioso y desconocido, desatando así una pasión irrefrenable...


Queridas lectoras, como vamos a hablar de una novela contemporánea de Judith McNaught (aunque es de los 90, de actual va teniendo poco), he decidido ponerme los joyoncios, las lentejuelas y el cardado de los domingos.


Espera que me pinto el morrete...

Y es que ya sabéis que las novelas de esta mujer destilan clase por los cuatro costados y te va a tocar asistir a alguna fiesta en alguna mansión seguro (al menos así ha sido en las dos que he leído, con eso ya me monto la estadística de toda su obra...). Aquí hay fiestas, hay clase, pero también hay asesinatos, secuestros y cárcel. Me atrevería incluso a decir que C.J. Roberts se leyó esta novela, se fumó un porro y se puso a escribir Cautiva en la oscuridad...


¡Dejadme con mis cosas locas!

La vida de Zachary Benedict ha sido de lo más ajetreada. Podríamos decir que, a sus treinta y cinco años, ha vivido tres vidas en una, la de rico heredero, la de famoso actor y la de presidiario. Las dos primeras las ha podido soportar pero la tercera definitivamente no es para él así que, tras mucha planificación, logra escapar de la cárcel. Julie Mathison también ha sabido lo que es vivir otra vida muy distinta a la que lleva ahora. Sin padres, sin saber leer y sin más futuro que el de acabar en un reformatorio o en la cárcel, es adoptada por una maravillosa familia y eso la convierte en una chica modélica. Y ya se sabe que las chicas modélicas siempre intentan ayudar a los demás. Lo que no sabe Julie es que va a prestar ayuda a un presidiario recién fugado...


Esto mola

Y ya os podéis imaginar lo que viene. Julie es muy buena persona pero no idiota y eso de que la secuestren, pues como que no. Y Zach no es mala persona pero tampoco es idiota, así que no va a dejar escapar a una persona que puede delatarlo. En fin, pisto rico del que me gusta. Aquí hay tanta chicha que con lo que cuenta se hacen los de Dinastía un culebrón nuevo, para mi total regocijo. ¿Pero es que esta mujer no sabe lo que es una historia sencilla y breve?


Relato corto de Judith McNaught


Una cosa os tengo que decir, queridas lectoras, a este libro es fácil sacarle los colores (aunque a mí es Zach es que me saca los calores cada vez que aparece, grrrrrrrrrrrr), con esas cosillas tan ochenteras que ahora chirrían y esa moralina que sobrevuela. Pero esta novela hay que leerla sabiendo que esas cosas son típicas de la romántica de la época. Yo lo he hecho y he tenido tanta simpatía por Zach que he disfrutado enormente su historia. Y cómo no me iba a gustar Zach si es amigo de Matt Farrell (mi adorado protagonista de Paraíso robado) y éste también sale por aquí...


Mis bajos right now

Todo los protagonistas de la McNaught tienen aristas, pero creo que esta mujer borda los personajes masculinos. No es que no me gusten los femeninos, pero creo que son excesivamente cándidos en algunos momentos o un poco pichotes (pero siempre en su justo punto, teniendo que quererlas igual). Pero ellos sencillamente te roban el corazón, siendo duros, directos, adorables, graciosos, egoístas, sinceros, perfectos dentro de su imperfección. Y Zach es un maestro en todas las cosas que hemos citado. Cabezón como él solo pero total y absolutamente maravilloso cuando puedes vislumbrar lo que esconde. Y, ay, lo que esconde...



¡Que no, hombre, que aquí no se habla de boas! Se nota el tipo de novela que es, romántica clásica, no erótica guarrer, igual que Paraíso robado. Con lo tremenda que es la historia que nos cuenta, no quiere que nos pasemos medio libro odiando a alguno de los protagonistas. Siempre sabemos por qué toman esas decisiones, siempre sabemos que no son malos (y los malos siempre sabemos que lo son). Y que sepáis que Judith McNaught no pone un polvo más de los que considera necesarios (y considera necesarios pocos, shame on you, Judith!). Eso sí, aquí da una lección sobre el calentamiento previo. Son páginas y páginas poniéndonos a tono, haciendo que adoremos a los dos personajes y que nos entren ganas de gritar "¡¡¡Pero fóllatela ya!!!". Y cuando por fin lo hace...


Fuegos que te queman hasta las cejas

La historia tiene otras tramas importantes para los protagonistas pero que aquí se resuelven un poco diciendo "abracadabra". A mí sinceramente eso no me importó porque la historia de amor de Zach y Julie me tuvo en vilo todo el dichoso libro y eso hizo que ese tipo de cosillas me las pasara por la manga ancha. También se tratan temas importantes pero me parece que la McNaught es más de colarte las cosas de refilón y con vaselina, de modo que deja esas pequeñas pinceladas pero no los trata adecuadamente, tal vez para no ponerle más amargor a la historia del que ya tiene.


¡Ay, por favor, que no te ha gustado!

¡NO! Para nada. Es un libro guilty pleasure total, de los que lees y te envuelven de tal modo que hacen que les perdones cualquier cosa. Queridas lectoras, de vez en cuando necesito leer cosas así, historias de amor puras y duras, en las que se superen obstáculos tremendos, se sufra, se ame y te hagan creer que los milagros existen. Tendrán sus cosas inocentes, algunas hasta absurdas, pero te dejan con la alegría en el cuerpo y la sonrisa en la boca. Y yo, con eso, ya soy feliz.
Así que, por todo esto, le damos a Perfecta en el Gandymetro...


Zach, enciéndeme la chimenea (IYKWIM)


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

8 comentarios:

  1. Y guilty pleasure es totalmente jajajajajajajajajaja
    Yo tengo que admitir que la forma en que escribe esta mujer me encanta *.* Disfruto muchísimo. Pero vamos que qué te voy a contar a ti!! jajajaja si sabes perfectamente que a mi el romance puro me parece lo más!! como una enana vamos xDDDDD A parte que yo de esos detalles que mencionas que se arreglan un poco por arte de magia ni me acuerdo sinceramente jajajajajaja Yo cuando termino un libro, y como tengo tan mala memoria, siempre me quedo con las sensaciones que me produce, y el recuerdo que tengo de él. Y de éste tengo un muy buen recuerdo con maripositas incluidas <33333333
    También te tengo que dar la razón en el tema de las heroínas, sobre todo en el caso de Meredith que era pichote total. A Julie sin embargo la adore bastante, en la mayor parte del libro exceptuando alguna que otra cagada ¬¬'''''

    Un placer Kim!!! :) Y muy contenta de que hayas disfrutado de esta historia :**********

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí me gusta muchísimo cómo escribe!
      De este libro desde luego no voy a recordar las cosas que se resuelven por arte de magia, voy a recordar lo divertido que fue leerlo y lo que he disfrutado.
      Julie me gusta porque, aunque a veces la quieras matar, es muy normal (aunque sea una santa en La Tierra XDDDDD) y hace cosas que todas haríamos.
      En fin, que estoy encantada de que me las recomendárais, qué feliz he sido con estas dos novelas!
      Besotes y mil gracias!!

      Eliminar
  2. A ver si el hinco el diente a estas novelas también. Voy a morir XDDDD Ya veo que tú estás disfrutando mucho con ellas, así que eso ya me da buen rollo. ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que las he disfrutado mucho pero es que me encanta cómo escribe esta mujer. Yo creo que sí te van a gustar!!
      Besotes!

      Eliminar
  3. Ay mi Julie, la adore tantisimo. No recuerdo haber llorado tanto en un inicio de libro como con este (si, ya se que soy una blanda :P). Creo ademas que tiene la candidez justa que necesita Zach despues de lo que ha vivido en la carcel y Zach a ella le aporta la peligrosidad en esa vida tan "idílica" que vive. Se encuentran en el momento perfecto.
    No voy a decir que es un libro perfecto (que es mucho decir) pero casi. Me produjo todo tipo de emociones, desde la desesperación hasta la risa mas absurda y eso es de apreciar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDDDDDD Sí que eres floja, eh XDDDDDD Pero es verdad que el inicio es muy de caerse la moquita. Lo mejor de todo es que te haya provocado esas sensaciones, que eso es lo que debe contar!!!
      Besotes!!

      Eliminar
  4. Ay, Kim si estaré agotada que he leído: Tendrán sus cosas inocentes, algunas hasta absurdas, pero te dejan con la alegría en el cuerpo y la sonrisa en la boa
    Creo que es hora de irse a la cama antes que mis ojos cometan mas horrores.
    Pero antes de irme, que sí que hay que darse los gustos de lecturas que son como galletita para el té del medio día.

    ResponderEliminar
  5. Esta novela junto con Paraíso me encantaron, la historia me atrapó por completo, lo mismo es porque soy un poco peliculera y esta historia es así, peliculera total :)

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)