lunes, 31 de agosto de 2015

The Siren (The Original Sinners 1), Tiffany Reisz

[Libro no publicado en español]
La infame Nora Sutherlin es famosa por sus deliciosas obras de literatura erótica, cada una más popular entre los lectores que la anterior. Pero su último manuscrito es diferente, más serio, más personal, y está segura de que va a ser su libro rompedor... si alguna vez ve la luz del día.Zachary Easton tiene la suerte de Nora en sus bien cuidadas manos. El exigente editor británico se compromete a gestionar el libro con una condición: quiere el control total. Nora tiene que reescribir toda la novela según sus exigentes normas en seis semanas o no hay trato.Las agotadoras sesiones de escritura de Nora con Zach son agotadoras... y sorprendentemente excitantes. Y un peligroso ex amante la tiene preguntándose qué es más tortuoso, ¿mantenerse alejada de él... o volver a su cama?Nora pensó que lo sabía todo acerca de ser empujado a sus límites. Pero en un mundo donde la pasión es dolor, nada es tan simple.


Queridas, podría esperar días para hacer esta reseña y muy probablemente me encontraría justo tal y como estoy ahora: sin saber lo que escribir.


¡Jamás pensé que llegaría este día!

Y es que así me he quedado tras leer The Siren, sin palabras. ¿Cómo describir la trama de esta novela? Imposible hacerlo. Sí, ya sé que la sinopsis cuenta algo pero creedme cuando os digo que la novela no es eso ni mucho menos y, sin embargo, es justamente eso.


Algo se comenta, sí

A Nora Sutherlin le va la marcha. Es una escritora de novela erótica que está muy bien (pero que muy bien, oigan) documentada para lo que escribe. Pero por fin ha dado con la historia definitiva que va a hacer que la tomen en serio. Y esa historia merece una editorial a la altura. Y, dentro de esa editorial, al mejor editor, el temido Zachary Easton, un inglés de mal carácter (y más desde que su mujer lo dejó). Zach, para seis semanas que le quedan en el convento Nueva York, no quiere terminar relacionado con esa kk de libro, que es lo que considera a todos los libros de Nora. Peeeeeeero la máquina descubridora de éxitos que habita en él detecta rápidamente lo buena que puede llegar a ser la novela de Nora, siempre y cuando le haga unos retoques de la leche, básicamente todos los que él diga. Nora, una mujer de bandera que pone palote firme a todo Penry, no duda en someterse a los deseos de Zach, siempre y cuando acabe consiguiendo lo que ella quiere... Seguimos hablando de libros, ¿no?


¡Claro! Igual que yo hablo de comida

Zach no sabe en qué pisto se va a meter (y con él, todos nosotros). Mientras que va avanzando en la lectura de la novela de Nora, va profundizando en su relación con ella (pero no en plan ñiqui ñiqui, eh -aunque...-) y en su mundo. Y, oh, el mundo de Nora... El corazón de la novela (y su xixi). Nora es la fucking master del universo y yo me postro ante ella. ¿Está Zach preparado para lo que va a descubrir? Para Wesley, para Søren, para Griffin, para Kingsley... Todos ellos (TODOS) han pasado por la cama de Nora pero no todos por su corazón...  ¿Tiene el corazón de Nora dueño? ¿Lo tiene su cabeza? ¿Qué es lo que Nora quiere? ¿Y qué es lo que quiere Zach?


Volverme loca de remate, eso es lo que quieren

Ya lo sé pero, qué queréis que os diga, ¡así estaba yo mientras lo leía! ¡Loca total! Porque si esta novela tiene una cualidad es que no se parece a casi nada de lo que haya leído (y eso me ha descolocado durante toda la lectura). ¡Ah! Antes de que se me olvide, ahí va mi advertencia favorita:


¡Este libro no es una novela romántica!

Y, sin embargo, el amor es lo que mueve la historia (del sexo ya ni hablamos porque es directamente el motor del mundo de Nora). ¿No os enteráis de nada? Pues bienvenidos, me pasé prácticamente medio libro sin saber qué era exactamente lo que me querían contar y realmente intrigada. Sí, es cierto que te cuentan cómo Nora y Zach van editando la novela y lo que van pensando y sintiendo mientras pero... Una descripción tan simplista no sirve aquí. La novela comienza lenta, tal vez a veces demasiado, pero es el ambiente el que te hipnotiza, es Nora la que te arrastra, son sus sentimientos, son los personajes que salen y especialmente uno, que sobrevuela toda la novela, que te atrae como a una polilla la luz y que, cuando aparece...


Kim en ese preciso momento

Y es justo en ese momento en el que el libro se vuelve totalmente adictivo. Abrir la puerta del mundo de Nora es un descenso (literal y metafórico) a los deseos más ocultos, a los sentimientos más pervertidos (¿o no?) que pueda tener el ser humano. Zach está que lo flipa y se asusta y se pone palote todo a la vez (mira, un hombre que sabe hacer más de una cosa a la vez, jijiji). ¿Será Zach capaz de cambiar la vainilla por la stracciatella, que es lo que le gusta a Nora?


No dirás que no vas advertido

Una standing ovation ya mismo para Tiffany Reisz. Cómo escribe esta mujer es de premio (oh, wait, que se acaba de llevar un RITA al mejor libro erótico del año), le daba yo a la señora del Grey esta novela para que aprendiera a escribir (bueno, yo se lo tiraría a la cabeza, claro está, pero soy muy hater, ya lo sabéis). Ésta es una novela erótica y de BDSM (pero de meternos en ese mundo y en esa mentalidad) escrita de un modo magistral, sin groserías ni guarrerías (salvo las que hacen elloshfkjahdkjhaskd), sin ser excesivamente descriptiva pero, oh, milagros de saber escribir, cargando la atmósfera del libro de un calorreo que pa qué. Hay momentos duros, momentos palote y momentos de un wtf que te quedas loca. Hay que leerla, como dicen nuestras sweeties, "con la mente espatarrá" porque está claro que esta historia indiferente no te va a dejar. Yo he quedado totalmente encandilada con el libro, con la narración y con la historia de Nora y estoy deseando ponerme con The Angel, la segunda parte, en la que, sospecho, voy a tener una experiencia lectora que no voy a olvidar y que voy a disfrutar mucho. Justo como este libro.

Por todo esto y mucho más os recomiendo que leáis este libro le damos en nuestro Gandymetro...

Nora, tú eres más grande que todas las boas que te rodean

jueves, 27 de agosto de 2015

Seductora Inocencia (Saga Knight 1), Gaelen Foley


Robert Knight, duque de Hawkscliffe, es uno de los hombres más ricos y poderosos de Inglaterra, un perfecto caballero de corazón noble. Acaba de perder a su mujer a la que, desde la distancia, amaba. Sospecha que fue asesinada y quiere desenmascarar al asesino, a cualquier precio. La ruina de su familia y el acoso de un hombre han obligado a Belinda Hamilton a tomar la decisión más difícil de su vida. Jamás habría imaginado que acabaría convirtiéndose en la cortesana más deseada de la alta sociedad londinense. Y la más inalcanzable: todavía no ha cedido a los ruegos de sus numerosos pretendientes. Él es el perfecto caballero; ella, el ángel caído, y los dos tienen algo en común: el hombre que ha causado su desgracia. Unidos por la venganza, entre ellos nacerá un amor que rompe con todas las normas de una sociedad muy estricta con las apariencias. La venganza los unió, ¿los separará el amor?


Cuando voy a empezar un libro nuevo y a debutar con una escritora, yo soy algo más o menos así:


¡¡Carruajes, bailes, nobles, corsés, enaguas, ENAGUAAAAS!!

Y es que hay pocas cosas mejores que comenzar con algo nuevo, con esa emoción y esas cosquillitas en el estómago. "¿Me gustará este noble? ¿Ella será una remilgada? ¿Cómo será esta escritora? ¿Detallista? ¿Dura? ¿Infumable?" Esas dudas se pueden solventar tirando de Google o de Goodreads pero ya sabéis que esta humilde lectora obtiene parte de su placer de la boa maromial no saber nada de nada, con lo que o te llevas una buena alegría...


...o una linda hostieja

Belinda Hamilton y Robert Knight cruzan sus caminos del modo más inesperado posible: por obra y gracia de la venganza. Ya sabemos que es un plato que se sirve frío y Robert, duque de Hawkscliffe, quiere saborearlo a su debido momento para poder vengar la muerte de su amada, a la que tanto él como su marido (!!!) creen asesinada. Belinda Hamilton, por su parte, era una chica normal que se ve convertida en pilingui cortesana por una serie de desdichas desencadenadas por la obsesión que siente hacia ella un hombre, justo justo el hombre al que Robert cree culpable de la muerte de su amada...


¡Indignación! ¡Esto no son enaguas light!

Pues no, pollo, no lo son, pero calla y sigue leyendo. Él es un duque con altas aspiraciones políticas, buenorraco pero conservador, estirado de llevar un palo metido por el ****, el partidazo que todas desean y que ninguna va a conseguir porque él se sabe mejor que el resto. Este papel lo tiene bien metido en la sangre porque es hijo de la Zorra Hawkscliffe (TO-MA) y jamás jamás hará nada que vuelva a poner a su familia en el ojo público (bastante tiene ya con tener más hermanos, casi todos de padres distintos -AGUANTA AHÍ ÉSA-). Pero necesita un medio por el que conseguir acercarse a su enemigo y hacerlo desaparecer. Y ahí es donde aparece Belinda, la cortesana más deseada e inaccesible de Londres, a la que pretende utilizar como cebo para conseguir su venganza. Lo que no sabe Hawk es que cuando la vea, se le va a ir la rectitud desde su moral directamente hasta la boa.


¡Ven p'acá, chata molinera!

Y es que Belinda le vuelve el chaqué del revés desde el primer minuto en el que pone sus ojos en ella. Y ella, una mujer íntegra y fuerte a la que la vida ha destrozado y vuelto desconfiada, encuentra perfecto su acuerdo para obtener por fin su venganza y, de paso, tener un protector que la cuide y no se la tire que ella es pilingui que no quiere fo**ar


Sake, el que quieras, pero fuck va a ser que no

Efectivamente. Belinda es una prostituta muy curiosa porque, si bien es la cortesana más codiciada, nunca ha tenido ni amante ni protector, así que Hawk es perfecto para ella, con su rectitud boíl moral y sus sólidos principios que complementan los deseos de Belinda de que no la toque ni Penry. Pero claro, aquí todas sabemos que las rectitudes van a ir de viaje a Australia para no volver (que menudos meneos se meten), incluídas las de Bel, que tiene un debut perraquil de lo más yummy.

No pases hambre, que Robert te ofrece su fiambre

Pero no penséis, mis queridas lectoras, que esta novela es happy flower porque no lo es. Son unas enaguas realistas, con personajes con defectos, que cometen errores irreparables, en las que se ve la pobreza, la parte podrida de Londres, los suburbios, las penurias de los más pobres, la mierda pinchada en un palo que es amarse perteneciendo a unas clases tan distintas...


Belinda misma

Gaelen Foley escribe de un modo soberbio, me ha conquistado por completo aunque reconozco que soy una facilona. Qué modo de transmitir los sentimientos ocultos, sin cursilerías pero sin ser más seca que un ajo. Tal vez me haya costado un poco entrar en el libro pero más que nada porque me ha desubicado por completo lo que mostraba (¡que yo no me esperaba que le pasase eso a Belinda y he sufrido mucho!). No es una mujer que adorne mucho la historia y al principio me costaba empatizar con los personajes (una está acostumbrada últimamente a las enaguas ligeritas) pero poco a poco la historia te va envolviendo y los personajes evolucionan mientras se meten en tu corazón y te das cuenta de que estás conquistada y, como premio, vas a sufrir porque no ves solución posible.

¿¿Qué dices??

Pues eso, queridas, que yo iba leyendo y leyendo y veía que me quedaba sin libro y que esto no lo arreglaba ni la Crazy Virgin de la Ward. Y me di cuenta de que no podía parar de leer, angustiada como estaba. Angustiada pero feliz, claro (sufro ergo disfruto) porque había terminado atrapada por completo en las redes de Robert y Bel y su historia de amor imposible que es igualica a Pretty Woman pero con más chicha aunque esto lo tacho para que parezca que no lo digo aunque lo diga igualmente.


Kim al terminar de leer el libro

Queridas lectoras, he disfrutado muchísimo de Seductora inocencia. Que con esas condiciones en las que se encuentran los personajes, con todo lo que arrastran y el mundo de mierder en el que viven puedan tener una historia de amor tan preciosa me ha llegado al corazoncito (otra cosa es que el amor triunfe...). Por favor, hacedle un hueco bajeril porque esta historia lo merece. Yo por si acaso ya le voy haciendo hueco también al resto de los hermanos, porque por lo que hemos visto... ¡JOARRRRRRRRRRRRRRRRRL!

Por todo esto y más que me callo le damos en nuestro Gandymetro...


Robert, ven que te voy a quitar yo tu orgullo, tu prejuicio y tu ropa

lunes, 24 de agosto de 2015

Una rosa en invierno, Kathleen Woodiwiss


Era una lucha entre la fidelidad y el amor. La hermosa Erienne tenía el corazón dividido entre dos hombres. Su marido, un hombre misterioso, al que ni siquiera ha visto la cara, y un apuesto caballero, no menos enigmático, que parecía tener el intuitivo don de aparecer siempre que Erienne se encontraba en peligro y que ya había salvado la vida a la muchacha en varias ocasiones. Erienne se había casado, por imposición paterna, con el más rico de sus pretendientes. Se había convertido en lady Saxton, señora de una ruinosa mansión, impresionante incluso en decadencia. Era una dama respetada. Pero no se sentía feliz. Su dilema, su terrible dilema se lo impedía. Un dilema que la mantenía dudando entre la lealtad al esposo y la atracción que sobre ella ejercía el otro. No dejaba de reconocer que, aunque en muchos momentos la presencia de su marido le asustaba, el hombre siempre había sido bueno con ella. Nada podía reprocharle. Los reproches, en todo caso, se los tenía que aplicar a ella misma, cuando el fantasma del adulterio empezaba a cobrar vida en su imaginación y Erienne se preguntaba hasta que punto debía ser fiel a un hombre que adquirió en una subasta el derecho a hacerla suya y que llevaba el rostro cubierto por una máscara que ocultaba las cicatrices de las heridas producidas por las llamas de un incendio en el que estuvo a punto de perecer. Un incendio provocado por manos asesinas.


Ay, los imprescindibles de la romántica, esos libros que o bien te pueden dejar con cara de que te han tomado el pelo o, mejor, con una sonrisa de pava porque te han cautivado. Este último ha sido mi caso al leer la famosísima Una rosa en invierno


Y no es casualidad que ponga esta imagen para ilustrar lo que siento, queridas, porque si bien esta historia es la enésima reinterpretación de La Bella y la Bestia, no por eso deja de tener un encanto especial, ese poso propio de las novelas de antes. Reconozco que me costó arrancar, y más cuando vi lo largo que era, pero empezó la cosa a ponerse interesante y caí rendida cual niña curiosa que soy en realidad, porque la novela tiene todos los elementos para enganchar como una buena película clásica: aventuras, amor, misterio con toques góticos y hasta escenas de capa y espada. ¿Alguien da más?

Y me falta papel para poner todo lo que he disfrutado leyendo esto

El comienzo nos presenta un poco la situación: la bella Erienne Fleming tiene un padre jugador empedernido y un hermano bebedor e impedido de un brazo, y eso por culpa de un duelo acaecido para limpiar la honra de su padre tras haber sido acusado de hacer trampas en las cartas. El causante de sus desgracias es un americano llamado Christopher Seton, que busca cobrarse una cuantiosa cantidad de dinero del señor Fleming, dinero que éste no tiene, claro. Al principio vemos a la pobre joven sufriendo todo un desfile de candidatos a desposarla (y a pagar la deuda del padre), siendo todos el horror.

Gandy, Joslin y Standen marca Hacendado
Erienne hasta los pelos ya de gente fea

La pobre muchacha anda desesperada hasta que se le presenta una mañana en casa un tío bueno que le deja las enaguas chamuscadas nada más verlo. ¡Por fin su padre ha elegido bien a su futuro marido! Un hombre joven, guapísimo y galante.

Erienne flipando con el "candidato"

Pero, oh sorpresa, es su archienemigo, Christopher Seton, que viene a ver si cobra, y ella ha demostrado antes de saberlo que le hace algo más que tilín, cosa que el otro, libertino y caradura, aprovecha después para tomarle el pelo cada vez que se tropieza con ella, que suele ser en muchas ocasiones, insinuársele y hasta propasarse un poco. Seton es un hombre bastante pagado de sí mismo, un chuleras, y ella no lo soporta por lo que le hizo a su hermano y a su padre, y porque se lo tiene muy creído. El señor Fleming, por su parte, al ver que no coloca a la niña porque es muy exigente y rechaza a todos viejos verdes que vienen a desposarla, decide al final subastar a su hija al mejor postor (pero prohibiendo a Seton participar) para que se case de una puñetera vez y poder quitarse al yanki acreedor de encima, que no para de insistir en que le pague cual cobrador del frac. Y aquí aparece el que será el personaje clave de la historia: el misterioso Lord Saxton, un hombre cuyo rostro está oculto por una capucha de cuero con el fin de no mostrar sus horribles quemaduras, lo que no le impide pagar un huevo por la chica y llevársela al altar ante la estupefacción y cierto desinterés por parte de Christopher Seton, al que sólo le interesa saldar la deuda para indignación de Erienne, la muy tonta, que acababa de rechazar ser salvada por él en última instancia por mero orgullo femenino.  La familia de Lord Saxton es pudiente pero fue víctima de unos hechos que acabaron en muerte y destrucción y un misterio relacionado con todo eso envuelve al hombre y a la región...

Demasiado os he contado ya

A partir de aquí empieza la verdadera molla del libro: la pobre Erienne a merced de una especie de Bestia que vive en un castillo que fue medio quemado y abandonado hasta ese momento. Ella tendrá que hacer frente a su nueva vida de casada con un ser horrendo y su fuerza de voluntad será puesta a prueba. ¿Se parece o no un poco a la película de Disney? Hay muchas escenas que incluso me la han recordado: momento con los lobos y rescate de Erienne, lucha de los sirvientes contra los atacantes al final, la señora Potts pidiéndole paciencia con el amo, la muchacha fisgoneando por donde no debe... 

Erienne descubriendo los secretos de Saxton Hall

En realidad una se huele el tema desde bastante antes de que se vaya revelando,  pero Kathleen Woodiwiss sabe hacer que la historia no decaiga y hasta que te haga dudar de tus ideas, te confunda y te sientas un poco como Erienne, entre el guapérrimo aunque chulillo Christopher, que no para de inmiscuirse en su vida y tentarla con su buenorrismo y sus besarracos robados, y el encantador pero supuestamente deforme Lord Saxton. Ay, lectoras, yo me he enamorado perdidamente de este último por su gentileza, amabilidad y caballerosidad. Sí, siempre fui muy de la Bestia, qué le vamos a hacer...

La elegancia no está reñida con la bestialidad y los pelos, todo lo contario

Pero me ha conquistado por algo más: esas miradas ardientes a través de la máscara ante la semidesnudez de una temerosa y recatada Erienne, esas manos enguantadas que dejan su rastro sutil por una espalda femenina, su inteligencia, su ironía... En cuanto a Christopher, tengo que decir que al principio me caía bastante gordo por ser una especie de Gastón de la historia, pero luego te ríes también mucho con él, va mostrando un lado más amable y me parto con la manera que tiene de llevarse a Erienne a su terreno. La pobre anda loca y se siente culpable por sentir "algo" por su enemigo, mientras que rechaza el contacto de su marido, que aguarda paciente a que ella se decida a consumar el matrimonio en un acto de adorafollabilidad suprema. Pero poco a poco percibe que Lord Saxton es un hombre de los pies a la cabeza a pesar de que nunca le ha dejado ver su horrible rostro... ¿Es posible enamorarse de un ser al que nunca se le ha visto la cara? Yo creo que ella se enamora al mismo nivel que Bella lo hace de la Bestia: con limitaciones (imaginad a Bella besándose con la Bestia así, tal cual...). Erienne siempre se siente culpable porque no puede evitar poner el rostro de Christopher en sus pensamientos cuando intima con su marido, pero quiere a Lord Saxton y lo defiende frente a los que lo llaman monstruo deforme, inválido y hasta impotente.

Tú cierra los ojos y disfruta, nena

Una cosa que me ha encantado es la gran carga de tensión sexual y erotismo que hay en la novela, pero se trata de un erotismo fino, basado en las ya citadas miradas, roces, encuentros y desencuentros verbales entre Erienne y sus enamorados. Cuando ya llegamos al tema hot es todo de una clase, exquisitez y elegancia que a lo mejor a alguien le puede parecer pedante, pero que a mí me ha cautivado. No pegaba nada distinto viendo el estilo de la autora. En Goodreads he visto críticas muy duras sobre la historia y la narración, llegando a decir alguna lectora que es lo peor que ha leído en su vida (no creo que haya leído mucho, vamos, porque menudos truños de forma y contenido me he tragado yo). Quizás la traducción que yo he usado no haya sido la mejor y, por otra parte, la autora se repita en cosas como "mirada azul violácea", "mirada verde grisácea" o "rosados capullos de su pecho", pero prefiero leer eso mil veces que cosas como "mi arma" (leáse con acento andaluz) o "cuchufleta". Se puede ser redundante, pero con estilo. Ah, y aquí hay arcadas, pero de las de verdad, de las que tienen arcos (sé que esto sólo lo van a entender cuatro personas, pero si no lo digo reviento). Por último y no menos importante, hay un personaje apellidado Haggard. ¿Es o no es una novela hecha para nosotras? Sólo me resta decir que me pongo a los pies de la señora Woodiwiss por haberme proporcionado una historia de reminiscencias clásicas, romántica y con mucha clase. Ha sido todo un placer. 


Por todo lo dicho, recibe en nuestro Gandymetro...

Oferta del día: 2x1 en maromos

jueves, 20 de agosto de 2015

Sed de amor (Immortals After Dark 2), Kresley Cole

Tras años de cautiverio en manos de los vampiros, Lachlain MacRieve, el jefe del clan licántropo, no puede creerse que la compañera a la que lleva siglos esperando pertenezca a la raza que más odia, la de los vampiros. Emmaline Troy viaja a Europa para tratar de resolver el misterio que envuelve la muerte de sus padres, pero un hombre-lobo furioso la reclama para sí y la arrastra hasta Escocia. Sin embargo, sus más oscuros deseos acaban materializándose en el sensual cuerpo de Lachlain. ¿Podrá el odio transformarse en amor?



[Ay, qué sería de nosotras sin estos ratitos que nos da el mono loco traductor de títulos...]

Lectoras como vosotras quiere una, así os lo digo. Me puse a leer a mis vampiritos de la Ward (¡¡aaaaaaaaaaayyyyyy, cómo los echo de menos!!) y nuestra querida White Witch, rauda y veloz, me recomendó este libro. Bueno, una tiene una estantería (virtual) de libros pendientes como para tres vidas, así que hasta que he llegado a él me ha dado tiempo más que suficiente a verle el morbo a los bichos paranormales. Con El señor de la guerra pudimos verle la patita al universo que ha creado Kresley Cole, pero fue un mero aperitivo que nos dejó con ganas de mucho más. Y eso es justo lo que tenemos en éste, una novela completa y repleta de valquirias (¡bien!), vampiros (¡bien!) y un hombre lobo para ponernos a aullar a la Luna (¡¡BIEEEEEEEEEEEEN!!)

¡¡¡MeCaben todos!!!

Lachlain MacRieve es el rey de los licántropos y, además, es escocés (TO-MA YA). El pobre era prisionero en las catacumbas de París pero, tras 150 años de tortura, consigue liberarse gracias a lo único más fuerte que sus cadenas: su Compañera. Toda la vida buscándola y ahora que la huele no la va a dejar escapar, cueste lo que cueste (y, creedme, le cuesta bastante). La dulce Emmaline, medio valquiria, medio vampira (TO-MA YA AGAIN) estaba tan ricamente en París, intentando descubrir algo sobre su desconocido padre, cuando, de repente, un maromazo tó guarro y desaliñado va a por ella. Esto, que a todas en la fantasía nos encanta, en la realidad nos haría jiñarnos de miedo, igual que a Emma, que huye. Pero por mucho que huya, Lachlain, tú y yo sabemos que no hay nada que se interponga entre un hombre lobo y su compañera. Y nuestro escocés con pelaje oculto no va a dejarla escapar tras tantos años de búsqueda...

Lo quieras o no, chata

Lo que Lachlain desconoce hasta que tiene a su Compañera debajo (grrrrrrrrrr) y la olisquea (GRRRRRRRRRRRRR) es que es vampira. Y los vampiros y los licántropos, como diría mi madre, no parten peras. Vamos, que se llevan fatal. Qué digo fatal, que son enemigos mortales. Pues ahora, a todo eso, suma tú que el que encadenó y torturó a Lachlain durante 150 años fue... ¡Efectivamente! ¡Un vampiro!

Ya es f(p)ruta casualidad


Pero esto es una menudencia ante el amor de tu vida, así que Lachlain hará todo lo que sea necesario para tener a su vampiquiria (sip, me lo acabo de inventar) como reina de su escocés castillo de blablabla (who cares!). Y nosotras bien que lo disfrutamos, porque Emma, la pobre, más inocente que nada, no tiene ni idea de lo que se le viene encima. La luna llena, ni más ni menos, con lo que eso significa para un hombre lobo al borde de la muerte por perraquismo tras encontrar a su Compañera y después de 150 años de no arrimar cebolleta. Ay, Emma, más te vale jafdhaajhdlakjhfj antes de semejante acontecimiento porque cuando la bestia que hay en Lachlain salga...


No voy a dejar de ti ni las migas, Emma


La novela comienza con una secuencia que te pone los pelos como escarpias, bravo por Kresley porque eso es justo justo lo que quiero yo ver en una novela romántica ¬¬. La verdad es que es una de las cosas que me gustan de esta mujer, esto es romántico y guarrer, pero si te tiene que contar alguna cosa cruda y asquerosa, pues también te la coloca. Pero que eso no nos distraiga, queridas lectoras, que hay más guarrer que asqueroso (y también hay momentos muy románticos porque Lachlain es amor total). Y lo guarrer va in crescendo como la boa de Lachlain. Aquí hay mucho perraquismo de ir poco a poco, tal vez hasta se pase, no ves ya el momento en el que Lachlain le ajfgdajkgfhdfhjsadh y akjhfkajhfkjhdfjakshdf de modo repetido y concienzudo. Pero vamos, tranquilas, que todo scottish breakfast llega y hará que se os exploten los cristales de las gafas aunque no llevéis.

Aquí estoy, leyendo a la Cole

El libro empieza con la historia de Lachlain y Emma (que, por cierto, transcurre en gran parte de modo paralelo a El señor de la guerra -vaya cara de pava se te pone cuando le dicen a Emma que Myst ha desaparecido y no saben dónde está, jijijiji-) y estás gran parte del libro con ella pero de repente, en lo mejor, cambias de lugar y personajes, cagándote en tó, claro está, pero Kresley Cole sabe cómo ir despertando tu curiosidad por esa parte de la historia, que va entrelazando con la principal mientras que, a la vez, va dejándonos ver algunas historias de otros libros futuros y premiándonos con el colofón a la historia de Worth y Myst.

MO-LA

Leyendo esto, Sed de amor puede parecer una novela más de amor paranormal. Y no lo es. Bueno, a ver, sí que lo es (¡dejadme con mi locura!) pero comienza siendo una más para ir cambiando y convirtiéndose en algo más especial, intrigándote y haciendo que termines leyendo de un modo adictivo. Al cerrar este libro lo único que quería era seguir leyendo sobre las aventuras de todos estos bichos en un mundo que hace que me pierda y a veces me dé vueltas la cabeza y al que me veo atraída como si fuera un Lachlain a su Emma, sin remedio.

Por todo esto y mucho más le damos a Sed de amor en nuestro Gandymetro...

Lachlain, saca tu bestia parda que aquí te espero

lunes, 17 de agosto de 2015

El señor de la guerra (Immortals After Dark 1), Kresley Cole


Varios siglos atrás, Nikolai Wroth fue un despiadado guerrero humano. Convertido en general del ejército de los vampiros, ha iniciado una incansable búsqueda de su alma gemela, la única mujer que podrá devolverle a la vida. Myst es una valquiria apodada la Deseada. Cuando conoce a Nikolai se queda fascinada, pero él es su enemigo, y ve una ocasión perfecta para atormentarlo y hacerle sufrir. Durante cinco años ha conseguido escapar de él, pero ahora Nikolai está dispuesto a hacerle sentir la misma lujuria a la que ella le ha tenido sometido.


Queridas lectoras, realmente estamos ante una historia breve que ejerce como precuela de la serie Inmortals after dark, de la que he oído hablar hasta la saciedad pero de la que (oh, qué raro en mí *ironía*) no tenía ni idea.


¡¿Pues no te lo acabo de decir?!

Así que, como éste es un libro breve, se merece una reseña breve, que no puedo gastar la biblioteca de gifs tan rápido. ¡Que esta serie es muy larga!


Seguimos hablando de la serie, no de otras cosas... Ejem...

Nikolai Wroth era un guerrero despiadado... cuando era humano. Ahora que es vampiro sigue siendo despiadado pero está un poco más muerto, es lo que tiene. El pobre, además, está soltero y, claro, va por la vida como vampirito en pena. Esto nos suena a chino pero para un vampiro de la Cole es importantísimo: ellos van por la vida buscando a su Novia, la única que puede hacer que su corazón palpite, que les dé la fuerza a través de su sangre, la única que puede ponerles palote.


Ven p'acá que te apaño, Nikolai

El caso es que a nosotras nos pilla muy lejos, pero Myst lo tiene delante ya que Nikolai acaba de conquistar el castillo en el que ella está presa. Myst es una valquiria y, como todas sabéis, las valquirias son enemigas de siempre de los vampiros. Pero Myst es la más peculiar dentro de su raza y ha puesto el ojillo sobre Nikolai. El pobre no sabe lo que se le viene encima...


Palabra de Myst

La relación de Nikolai y Myst está llena de momentos divertidos, malentendidos, confesiones, descubrimientos... Myst es una mala perra, hay que decirlo, pero está como una cabra y no sabe lo que es la vergüenza, lo que no deja de asombrar a Nikolai, que es AMOR, por favor, me lo envuelvan ustedes para regalo. Qué penita te despierta, qué calorazos, qué de tó, me robó las enaguas desde el primer momento y es algo que no me esperaba, liada como estaba yo entre los dos tipos de vampiros, las valquirias, la Horda y no sé qué más cosas que no puedo ni contaros.


Kim leyendo la primera parte de esta historia

Además, queridas lectoras que, aunque está editada en español, esta inconsciente que escribe la leyó en inglés y no sabía dónde meterme con tantas cosas nuevas. Pero una vez que entras en materia y te ubicas en el nuevo universo, resulta muy interesante y disfrutas de la historia. Y es justo ahí cuando todo va rapidito y se termina el libro.


¡Pues eso digo yo!

¡Me han faltado páginas! ¡Justo cuando ya estoy emocionada, va y se termina! ¡Fatal, Kresley Cole! Espero que estos personajes salgan el resto de la saga, ¿eh? Ya me has oído. A todo esto, me ha gustado mucho cómo escribe esta mujer, cómo combina la parte más seria con las situaciones divertidas (que las he adorado). Yo pensaba que con tanto tráfico de bichos por aquí esto iba a ser algo cagarro, pero sinceramente la he disfrutado y me he quedado con ganas de que fuera un libro porque se me queda todo medio colgado y se resuelve demasiado rápido. Pero para eso hay tropecientos libros después, ¿no? ¡Pues a ellos que voy!

Así que por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...

3'5 Gandys de adorafollabilidad vampiril. Nikolai, let me be your Bride!

jueves, 13 de agosto de 2015

El vizconde que me amó (Serie Bridgertons 2), Julia Quinn


Los cotilleos de lady Whistledown no fallan nunca: una vez más, Anthony Bridgerton es el soltero más codiciado de la temporada en la alta sociedad victoriana. Pero este año, el atractivo vizconde, amante de la diversion y enemigo del compromiso, sorprende a todos y decide buscar esposa y sentar cabeza. La joya mas preciada, la joven y hermosa Edwina Sheffield, es su elección natural. Pero para conseguirla ha de obtener antes la aprobación de la hermana mayor de la muchacha, Kate. Anthony comprobará que convencer a esa mujer arrogante y decidida de que ha dejado de ser un vividor no es tarea fácil. Como tampoco lo es quitársela de la cabeza cuando llega la noche...

¡Enaguas a mí! 

Es momento de soltar nuestro grito de guerra y ponernos a bucear entre duques, vizcondes y demás maromazos que pueblan nuestro género favorito, el enagüil, y dejarnos de mierdeos y de llantos y de cosas trascendentales. ¡Que mi cuerpo necesita alegría right now!

Kim hace la croqueta de pedir alegría en sus bajos

Y qué hay mejor para esto que meternos echarnos un Bridgerton p'al cuerpo. Y en esta nueva entrega de la serie sí es un hermano Bridgerton el que nos zampamos (en El duque y yo nos dábamos un homenaje con su mejor amigo y cuñado, Simon -ajfdghslajkfghljkfgljhsdf-). Precisamente a través de Simon conocimos a Anthony en esa novela, ya que él es, en cierta medida, el artífice de los amoríos explotaovarios de Simon y Daphne.


¡Estamos preparadas para ti, Anthony!

Anthony Bridgerton, primogénito de la familia y vizconde, guapetón y follarín, ha decidido colgar la boa su soltería y encontrar esposa. Eso es lo que dice nuestra vieja del visillo de las enaguas (lady Whistledown) y eso es lo que él mismo nos acaba confirmando. ¿Qué le ha hecho tomar esa decisión? Bueno, los años no pasan para nadie y él sabe que tiene que dejar un heredero y prontito, ya que se acerca su muerte...


¡Que esperamos follisqueo y no drama!

Que no cunda el pánico, que eso de que se acerca su muerte es lo que piensa Anthony (menos mal que esto es una novela de Julia Quinn y no de George R.R. Martin, que entonces ya no tendría cabeza). Lo que le pasa a Anthony es que no había nadie al que adorara más que a su padre y éste murió joven debido a una picadura de abeja.


¡Que yo quiero alegría en el moño!

¡Que sí, que muere de eso! Y al pobre Anthony se le cae el modo de ver la vida como a mí las tetas y crece con el convencimiento de que va a morir joven. Total, que, aunque joven sigue siendo, ya se acerca a la edad de la muerte de su padre y tiene que dejarlo todo bien atado. Pero, oh, él sabe lo que sufrió su madre con la muerte de su amado esposo, así que, entre los requisitos que debe cumplir su futura vizcondesa, hay uno inamovible: tiene que ser una chica de la que no se pueda enamorar.


¡Ay, Anthony, eres tan follable como pichote!

Así que, como es lógico, se va a buscar a la más fea. ¡PUES NO! ¡Que una cosa es que no quiera enamorarse de ella y otra que no quiera ponerse perraco! ¡Que procrear is coming! Anthony el echa el ojo a la última sensación de Londres, Edwina Sheffield, pero su hermana Kate (más normal que una barra de pan y que va para solterona) se da cuenta de que ese buitre leonado quiere poner las garras sobre ella y está decidida a impedirlo a toda costa.


Pichas bravas a mi hermana NO

Y ya tenemos el pisto montado, dispuesto a que nos sumerjamos en él como si no hubiera mañana. Kate y Anthony están condenados a conocerse y odiarse y luego fo**arse, ya que sus intereses son totalmente opuestos. Él está acostumbrado a conseguir todo lo que quiere y calzarse a una moza nunca ha supuesto un problema pero Kate tiene los rizos bien puestos, es inteligente y no se deja impresionar por ni por vizcondes ni por vizanacondas (por mucho que el susodicho tenga la apariencia de Anthony, lo que hace que tú misma vayas ya mirando pa Cuenca). Pero todos sabemos lo que pasa con los que se ven y les saltan chispas de odio en los ojos...

Que se les explotan los xixis las frutas

Como representante del nadismo (género en el que no pasa nada), nos podemos imaginar sin complicaciones qué va a pasar, pero la cuestión aquí es cómo va a pasar. Y ésa es la delicia de este libro, ver cómo siempre hay una pequeña sorpresita, un Colin-Te-Levanto-Una-Ceja-Y-Te-Bajo-Las-Enaguas-A-La-Vez-Bridgerton más follable espabilado que nadie que le hace las cosas más complicadas a su hermano... ¡O tal vez más fáciles!


Para fácil, yo contigo, Colin

Hay una cosa que no podemos olvidar y es que es Julia Quinn y no El Gordo Cab**n Martin la que escribe, como ya hemos dicho. Eso significa que nos vamos a encontrar diálogos graciosos, situaciones humorísticas (¡Dior me libre de jugar a algo no guarrer con estos hermanos!) y momentos hot de perraqueo levantaenaguas (¡muy fan de los sueños de Anthony palote y de esa tensión sexual no resuelta que al final te quema hasta las pestañas!). Peeeeeeeeeeeeeeero...

Eres una aguafiestas, Kim

Lo siento pero tengo que decirlo porque es lo que ha hecho que esta novela haya perdido Gandys por el camino. Ese fatalismo que lleva Anthony encima con lo de la muerte de su padre es una buena idea, da más profundidad al personaje, pero acaba quitando frescura y ligereza a la novela. Está bien que sepamos lo que obsesiona a nuestro maromo pero esto coge más peso hacia el final de la novela y se te acababa bajando el subidón del perraqueo a la altura de la línea seis del metro de Madrid¡Y ojo que Kate arrastra también su propio trauma!

¡Y no drama en mi lectura!

Bueno, vale, estoy siendo un poco exagerada. No os vayáis a pensar que esto es un drama porque ni de lejos lo es, es simplemente que el tema sobre el que se plantea el drama es excesivamente importante como para que no me corte el rollo cada vez que aparece. Y, además, he echado en falta cosas que me encantaron en la novela anterior, como la mamá Bridgerton y su charla prenupcial (oh, qué distinta ha sido la de este libro).



[Aunque la noche siguiente a esa conversación el happy se te sale por las orejas]
El vizconde que me amó es una novela sencilla y divertida pero con un tono fatalista que sobrevuela que a mí me ha impedido disfrutarla tanto como El duque y yo (que lleva su drama mucho mejor).

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...

3'5 para Anthony. Y quítate tonterías de encima. Y la ropa