jueves, 8 de octubre de 2015

Ángel de plata, Johanna Lindsey


Una joven aristócrata inglesa, Chantelle Burke, es raptada por corsarios que la llevan a Oriente y la venden como esclava al dey Jamil. Allí vive una aventura violenta y sensual... Una historia de amores y pasiones encontradas en el choque de dos civilizaciones completamente opuestas. Una brillante novela histórico-romántica, en la que sus inolvidables protagonistas llegan a los sentimientos más profundos del corazón del lector.


Queridas lectoras, últimamente me ha dado por la arqueología literaria. Tras leer un librito menor de Judith McNaught, Mentiras de amor, que podríamos catalogar dentro del género del chechiflín, me puse con Ángel de plata. Tanto uno como otro fueron un regalo de mi querida Kim, y ahí estaban en la estantería junto al ya reseñado Amar una sola vez, esperando su momento. Ojalá hubiera leído esta novela antes, la verdad. No esperaba lo que me he encontrado teniendo en cuenta los antecedentes de la Lindsey en temas donde hay tíos con turbante de por medio.

¡Otro Philip Caxton no, por favor!

Mientras estaba en plena faena con el libro, sólo pensaba en una cosa: las clínicas de desintoxicación y las terapias de grupo funcionan. Recordemos que la Lindsey se dio al mundo del porro cuando empezó con La novia cautiva. Once años después de perpetrar semejante disparate, en Proyecto Hombre consideraron darle el alta y, como ejercicio final que demostrara que estaba curada (y creo que como manera de redimirse de su pecado de juventud), le mandaron escribir una novela que tuviera algo en común con la que la inició en las drogas, pero cuyo argumento y planteamiento fuera mejor. Y así surgió Ángel de plata.



Johanna haciendo sus ejercicios de arrepentimiento por escribir La novia cautiva

Al ver la sinopsis y la ambientación, reconozco que yo me temía lo peor y he estado durante toda la lectura con los dedos cruzados para que Johanna no recayera en los porros y me fastidiara el asunto.


Por favor, que Chantelle no se vuelva Pichote

Y, alabado sea el Señor, eso no ha ocurrido. La historia de amor transcurre con lógica y los personajes no cambian su esencia, y eso es algo que agradezco muchísimo. Una cosa que no soporto y que he dejado clara en bastantes reseñas es que me pongan a una protagonista femenina en plan "qué dura soy, me resistiré al macizo hasta el final" y en cuanto el maromo le suelta un morreo con lengua le falta tiempo para abrirse de piernas. Eso conmigo no va. O lo hacen muy bien o que no lo hagan, porque para mí es una estafa.



Pero no ha sido, como digo, el caso. Es cierto que la Lindsey tampoco es que sea una fiera haciendo tramas retorcidas, no se complica la vida y va a lo que va. En las pocas novelas suyas que he leído hay poco fuera de lo que es la historia de amor que todas esperamos. Que yo recuerde, sólo Una dulce enemistad tiene una subtrama del pasado de fondo que es la clave de lo que pasa en el libro. En Ángel de plata empieza con un lío de nombres árabes que casi me vuelvo loca, porque existe una intriga que será la que desencadene ciertos acontecimientos, pero que tampoco es que sea la pera limonera, y el final es algo precipitado también. Pero como lo que es el desarrollo de la relación entre los personajes principales me ha gustado, yo tan contenta.


¡Sí, sí, síííííí, así me gusta, Johanna!

Yendo ya a lo que es la historia en sí, tenemos a Chantelle, una chica de buena familia pero atrapada en un compromiso con un viejo que le ha arreglado un pariente suyo y tutor legal. Como es normal, huye casi con lo puesto y es atrapada por unos corsarios de Berbería. Nuestra protagonista tiene bastante carácter y trata de escaparse incluso del barco, pero es de nuevo capturada. Aun así, no quiere asumir su destino, ir a parar a un mercado de esclavos para ser parte de algún harén, y, sobre todo, está decidida a conservar su bien más preciado: su virginidad. Chantelle es una rara belleza que podría rivalizar con Daenerys Targaryen, visto que tiene el pelo platino y los ojos violetas, ahí es ná. Por esa razón será vendida nada más y nada menos que al mismísimo dey de Barikah, Jamil Reshid.



Gracias a los dioses antiguos y nuevos, es en lo único que se parecen ella y la Mother of Dragons, porque Chantelle no se convierte en la Pichote que yo temía, como ocurrió con Christina Wakefield, la novia cautiva de los cojones. Y ahí está la clave de por qué me ha gustado esta novela. Si ella jura y perjura que va a conservar la virginidad, pues se resiste hasta lo que se puede resistir, que tampoco es de piedra y ante el maromazo que la compra no puede ser insensible. Llego con esto al otro punto fuerte: Derek/Jamil/Kasim. Sí, queridas lectoras, tenemos uno de esas novelas con falsas identidades que tanto me chiflan a mí. Y el sujeto en cuestión es moreno, con ojos verdes y pelos en el pechote. Trocotró chimpum.


Hola, te he comprado porque yo lo valgo. ¿Quieres ser mi haggard?

El follón de nombres que he puesto tiene un sentido. Jamil es el verdadero dey y su vida corre peligro. Por eso llama a su hermano gemelo Kasim (rebautizado Derek en Inglaterra), que fue enviado por su madre, inglesa pero liada con un turco, para que se criase con su abuelo y perpetuara la rama materna de la familia. A todo el mundo se le dijo que el chico había muerto, por eso nadie sospecha que esté sustituyendo en el puesto a Jamil mientras éste trata de averiguar quién quiere matarle. El primer encuentro de Chantelle es con el verdadero Jamil y su actitud un tanto autoritaria y hasta violenta la hace odiarlo desde ese momento. Derek, sin embargo, queda cautivado por la joven elegida por su hermano para que él se entretenga y no toque a las mujeres de su harén, pero tendrá que hacerse con su confianza visto que que Chantelle lo rechaza creyendo que es Jamil. Y yo aplaudiendo con las orejas ante lo que se me presentaba (y todavía con los dedos cruzados esperando el primer encuentro entre ellos).



¡Que sea maravilloso, por favor!

No veáis lo que hay que esperar para que se vean a solas por primera vez con intención ñadjfañlskjdfñsklajfdñaskj, casi la mitad del libro. ¡Pero esa espera a mí me encanta! ¡Llamadme rancia y lo que queráis! La expectación, bien llevada, es lo mejor que me puede pasar cuando leo. ¡Y menudo primer encuentro!


Chantelle aprendiendo a besar

¿Creéis que Chantelle, ahora llamada Shahar ("Luna", otro parecido con Daenerys), se deja llevar por la pasión cuando Jamil le hace unas cosas que son para ponerse a cuatro patas en cero coma? Pues no. La pobre intenta relajarse y cumplir temiendo ser castigada si no obedece, pero no puede, su mente se impone a su cuerpo y no al revés, que era lo que le pasaba a la pava de Christina Wakefield, que mucho "nononono" y en cuanto te descuidabas ya estaba suplicando más al machista petardo de Philip Caxton. Chantelle tiene carácter (sin ser Pichote), se indigna con las cosas injustas que ve en el palacio de Jamil, pero también es una superviviente y sabe que no puede pasarse de lista en un ambiente como en el que está atrapada. ¿Y qué ocurre con Derek, su virilidad y sus ganas de comerse a Chantelle? ¡Se resiste a forzarla, como debe ser! Quiere que ella no le odie y la seduce poco a poco, lentamente, cortejándola y esperando a que la joven se le entregue por voluntad propia. ¡Si hasta le respeta el sueño una vez que le llevan a Chantelle medio drogada para que no se resista al falso Jamil que tanto aborrece! Las haggards somos muy fans de que te despierten mientras te hacen la caída de Roma, pero aquí hubiera quedado como el culo. ¡Muy bien, Johanna!



Me ha hecho gracia leer algunas críticas sobre que Derek es un mujeriego mientras vivía en Inglaterra, ya que se tiraba a todas las criadas de la casa y tenía, por tanto, su propio harén allí como él mismo reconoce. Pero vamos a ver, ¿es que no son algunas lectoras capaces de ponerse en la época? En esas sociedades era lo más normal del mundo y hasta estaba bien visto estar casado y tener queridas que hicieran las guarreridas más exóticas al marido mientras la esposa se quedaba tan a gusto en casa criando niños y sin tener que aguantar excentricidades sexuales. En cuanto a Chantelle, quiere preservar su virginidad porque es para ella lo más importante, como lo era para toda fémina a finales del siglo XVIII. Lo que no te hubieras creído es que esté tan feliz retozando desde un principio y, hala, me acuesto a la primera de cambio con Jamil porque sí, eso sí que no hubiera sido de recibo. Por cierto, que Derek tiene sus razones para desvirgarla, además del deseo que siente por ella, pero no diré cuáles son. Cosas de los harenes y todo eso...


Yo ya me he puesto el turbante para estar lista por si me raptan

Por todo esto recibe en nuestro Gandymetro...


Derek-Kasim-Jamil, hazme tu ikbal

21 comentarios:

  1. Pues mira, la sinopsis así a primera la verdad que no me llamaba mucho, pero me has despertado la curiosidad con la reseña y ahora quiero leerlo, jajajajajaja. Mi lista de lectura crece y crece....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha sorprendido, pero te matizo que es en comparación con otras cosas de la autora, concretamente con esa primera novela que escribió y que me pareció un disparate. Ha sido tan distinto de lo que creía que iba a leer que lo he pasado bien :)

      Eliminar
  2. Ay, cuántos recuerdos, ahora me están entrando ganas de leerla.
    Cuando la publicación de mi primera novela, La hija del cónsul, me acusaron de plagiar La novia cautiva, y siempre defendí que no era cierto. La que yo quería plagiar/homenajear era esta, jajaja, pero nadie se dio cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay que homenajear, que sea a cosas así, por supuesto. Y si dices que te inspiraste en esta novela... eso promete ;) ¡Gracias por pasarte!

      Eliminar
  3. Jajajaja, ¡me ha encantado la terapia de rehabilitación! Visto lo visto, parece que funciona ;) Tendrían que mandar a unos buenas cuantas a ese tipo de terapia... y que fuera MUCHO más exhaustiva.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, bueno, pinta bien para ser tan viejuna eh? Pues ale otra a la to read.
    Ay qué risas me he hecho con los gifs, jajaja.

    Muuaks ;-***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de esos viejunismos que molan, yo de ti le daría un oportunidad ;) ¡Besotes!

      Eliminar
  5. Este creo que lo he leído... pero diría que no me molo tanto como a ti x)
    yo de Johanna Lindsey salvo la saga de los Mallory, los demás... bueeeeeno
    un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, como comentaba más arriba y en la propia reseña, esperaba un disparate y me encontré con otra cosa. Eso hace que gane Gandys. Pero vamos, que los gustos de cada una son muy distintos. A los Malory les tengo un cariño especial, aunque sólo he leído tres, pero Tony y James son ñasdjañghañslkdfjsalgsa ¡Un besote!

      Eliminar
  6. Buena reseña!!! Ostras!!! Cuantos hace que la leí, fue una de mis primeras lecturas jajaja. Y creo que una de las que más he releido, más que nada porque antes no había dinerin para comprar (tampoco publicaban mucho) y tenía que leer y leer y leer lo mismo jajaja
    Estoy de acuerdo en que es una de las pocas novelas ambientadas en oriente que resultan mínimamente creíbles
    Y mira que me gustan, pero en la mayoría termino pensando: pamplinas!!! jajaja
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gustan cosas creíbles, pero si vas a meter una historia de amor y pasión en un ambiente violento y bestia, no me lo vendas de romántica porque por ahí no paso. Me quedo entonces en la Inglaterra de la Regencia y tan contenta, oiga. Aquí se suaviza lo potencialmente bestia al haber un personaje criado en el mundo occidental. ¡En el caso de "La novia cautiva" es que era para pegarse un tiro! ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  7. ME LO ANOTOO!!! jajaajaja me llama la atención...y como veo que es un solo libro me viene bien para ir intercambiando con los demás libros,además me ponéis un maromo como ese ahí y ya no digo mas!!!!buen post Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy saturada de sagas y series. Un stand alone siempre viene bien :)

      Eliminar
  8. Pero bueno, veo que tus excavaciones van teniendo éxito. Menos mal que esta Johanna Lindsay esta limpia de sustancias que crean visiones de espanto.
    Le estaba leyendo la reseña a mi padre y él quería saber de donde sacan todo lo que les sale en este blog. Por cierto, los dos lo disfrutamos mucho.
    Un placer, reina. Será hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  9. Y yo las sigo y las sigo y sigo jejejej.
    La sinopsis en si, no me había llamado mucho la atención. Pero la reseña me dejo loca y encima van y me ponen semejante bombón es imposible no querer leer esta historia. Gracias amores!!?

    ResponderEliminar
  10. Y yo las sigo y las sigo y sigo jejejej.
    La sinopsis en si, no me había llamado mucho la atención. Pero la reseña me dejo loca y encima van y me ponen semejante bombón es imposible no querer leer esta historia. Gracias amores!!?

    ResponderEliminar
  11. Ya sabes que soy fiel seguidora de la Lindsey porrera (mira, al menos me parto de la risa yo también, jeje) pero por lo que me has ido contando (ya sabes que yo practico el pertiguismo, que no quiero saber nada) estoy más que convencida para leerla, espero que sea prontito. Ya me pasaré para dejar mi opinión!
    (Pero vamos, con la foto del maromo, ya te pongo que ajfdljkafjldgfljs XDDDDDD)
    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joer, me como la mitad de lo que quería decir XDDDDDD. Digo que soy fan de la Lindsey porrera, así que mucho más de la Lindsey #PorrosFree

      Eliminar
    2. Ya me paso a dejar mi opinión!!!!! Oh, qué delicia de novela, cómo he disfrutado!! Es lo que dices, la trama no amorosa flojea mucho al final pero la amorosa... (bueno, al final no es que flojee, es que se resuelve excesivamente pronto!). Por favor, Derek, qué ajfdhsñkjfhakfhakjfhgajsfjsa. Las bragas en el techo con él #MyKindOfMan. Y ella, genial genial. Y cómo se desarrolla su historia... En fin, que me quito el cardado ante la Lindsey! (Y ante tu estupenda reseña, Cassie!!)
      Besotes!!

      Eliminar
  12. Ostras!! Me ha hecho muchísima gracia leer esta reseña... Porque a medida que iba leyendo, iba diciendo... "de qué me suena?". Este libro lo leí hace más de 20 años!! Cuando iba al instituto y con una amiga nos intercambiabamos los libros de romántica. Este en concreto, me lo dejó mi amiga.
    Voy a tener que releerlo... me ha entrado la nostalgia. Y no lo tengo muy fresco, que digamos.

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión de la novela, siempre con buen rollo y respeto. El estilazo suma puntos.
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)