jueves, 26 de marzo de 2015

Epílogo (The dark duet 3), C.J.Roberts


Estoy escribiendo esto porque suplicásteis. Ya sabéis cuánto amo las súplicas. De hecho, probablemente sabéis demasiadas cosas y las sabéis demasiado bien. ¿Quién soy yo? Bueno, eso es lo que estoy intentando averiguar. Soy el hombre que secuestró a Livvie. Soy el hombre que la mantuvo en una habitación oscura durante semanas. Pero, por encima de todo, yo soy el hombre que ella ama. Asumo que si estáis leyendo esto, no necesito dar esas explicaciones. Vosotras ya habéis hecho las vuestras propias. Estáis leyendo esto porque queréis saber acerca del resto de la historia. Queréis saber qué pasó esa calurosa noche de verano de septiembre de 2010. Fue la noche en que mi vida cambió del todo otra vez. No ocurrió exactamente como contó Livvie. Ella ha sido muy amable conmigo en el relato de nuestra historia. La verdad es bastante más… complicada.


Kimberly Carrington-Fox right now

Así estoy desde que terminé de leer Seducida en la oscuridad, en la más absoluta felicidad e idiotizada por completo. ¡No me podéis culpar y lo sabéis! Ha sido un camino duro y tortuoso el que hemos recorrido con Caleb y con Livvie, lleno de mierderismo y de momentos dolorosos y de momentos xixiles on fire. Únicamente alcanzamos la felicidad total en el epílogo de ese libro (lalalalaaaaaaaaaaa). Así que, como está claro que la felicidad para C.J. Roberts tiene forma de epílogo, aquí tenemos precisamente eso, la felicidad en dicha forma.
Epílogo es un libro breve que se sitúa entre el último capítulo de Seducida en la oscuridad y su epílogo (voy a empezar a darle al drinking cada vez que escriba esta palabra), que transcurre unos años después. Menudo cambio de situación nos encontramos ahí... 


¡Más sufrimiento, no, por Dior!

Tranquilidad, que aquí no hay de eso. Lo que sí hay es un poco de penita. ¿Cómo puede Caleb vivir una vida normal cuando jamás la ha tenido? No sabe lo que es ir a comprar el pan, por ejemplo (que tampoco es que se pierda nada, para qué nos vamos a engañar) o celebrar su cumpleaños (aaaaaaayyyy, cómo de precioso es ese momentoooo). ¡Ni sabe lo que es una Playstation y eso que es un jovenzuelo! El proceso de curar el alma de Caleb es muy complicado, no es tan fácil como querer a una persona y, abracadabra, solucionado queda todo. Él mismo no sabe quién es ni si será capaz de querer. Es más, tampoco cree que sea merecedor de ser querido...


¡¿Cómo que no?! ¡¡Ven p'acá, maromo!!

Vivimos el complicado proceso de sanación de Caleb, de vuelta a la vida, de dejar pasar la luz a su alma. Pero siempre desde un punto de vista positivo, sabiendo que, aunque sea complicado, tendrá a Livvie a su lado. Quién nos iba a decir que el libro de Caleb iba a ser la esperanza puesta en palabrasPero no esperéis encontrar a un Caleb distinto, eh. Es nuestro Caleb, en proceso de mejora pero conservando sus capacidades ahgvfafjkshffa intactas y con ganas de, por fin, ponerlas en práctica sin tener que obligar a Livvie a hacer algo que no quiera. Y Livvie (y nosotras) queremos hacer de todo con él...


Ven aquí y let me ashdajhdajfadfds-trocotró you

Podríamos haber pasado perfectamente sin este libro, vaya eso por delante. Nosotras somos mucho del happy ending y eso es lo que nos llevamos con Seducida. ¿Por qué leer este libro? Pues porque lo que nos cuenta es un complemento perfecto a todo lo que ya conocemos, nos hace adorar más aún la historia. Y porque este libro nos lo narra Caleb.

¡Fiesta en mis bajos!

Eso, queridas lectoras, ha sido una auténtica gozada. Siempre hemos sabido lo que Caleb sentía pero nos lo contaban en tercera persona. Aquí es él mismo el que nos cuenta todo, lo que siente, lo que piensa... Es un placer estar en la mente de Caleb, nada de moñismos, directo y claro (y eso nos dispara el perraquismo, grrrrrrr). Pero si en algo resulta brillante este libro es en sus momentos más emotivos, cuando vemos el primer cumpleaños que Caleb celebra, su avance con Livvie, su paulatina pérdida del miedo a vivir, la aceptación de su pasado y sus ganas de renacer de sus cenizas para ser feliz con Livvie... Eso visto a través de los ojos de Caleb es de una sensibilidad y preciosismo de dejarnos con las patas vueltas y los ojos llorosos.
Este libro supone un fuerte contraste con las demás novelas, aquí sabemos cómo termina la historia y éste es un simple y mero disfrute, sin más consecuencias, algo que agradecemos mucho después de tanto sufrimiento. Mi corazoncito está feliz como una perdiz tras haber leído este bonito final para una historia perturbadora pero maravillosa e inolvidable.
Por todo esto, se lleva en nuestro Gandymetro...

Oh, Caleb, siempre habrá un hueco en mi ducha para ti


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

lunes, 16 de marzo de 2015

Corazón audaz (Trilogía Highland 2), Marsha Canham


Las Highlands se están movilizando para la rebelión. Miles de hombres han abrazado la causa de los Estuardo y han jurado lealtad a su patria. Entre ellos está Alexander Cameron, un intrépido guerrero dispuesto a dar la vida por una tierra de la que ha estado alejado demasiado tiempo. Pero la vida de Alexander ya no le pertenece. Mientras Escocia se prepara para la guerra, en Inglaterra espera impaciente Catherine Ashbrooke, la otra gran causa en el corazón de Alexander, una mujer para la cual la única patria que importa es el hombre al que ama y que no está dispuesta a sacrificar su amor por una guerra.


Como ya dije en la reseña de Orgullo de casta, a pesar de que el final era muy abierto y te deja ciscándote en todo, hice una pausa y leí Cautiva en la oscuridad. No me arrepiento de mi decisión, porque alternar las novelas hace que vuelvas a unas y a otras con otro espíritu. Después del atracón que me pegué con todas las de El jinete de bronce, mi cabeza ha agradecido que no siguiera inmediatamente con Corazón audaz, aunque me metí en otro fregado con el dark romance de las narices gracias a que Kim me abre el apetito con esas cosas raras que ella se echa al cuerpo.

Sí, Kim, lo creo y lo afirmo

Una vez terminada esta segunda parte de la trilogía, puedo ya decir sin miedo a ser exagerada algo que dejé caer con Orgullo de casta: Marsha Canham está al nivel de Diana Gabaldon con estas dos entregas. Sabemos que levantas una piedra en el mundo de la novela romántica e histórica y te aparecen miles de libros ambientados en las Tierras Altas. Pero creo pocas tienen una documentación tan concienzuda como las de estas dos señoras, al menos por lo que yo he leído con kilts de por medio. No voy a citar a la bicha (ya sabéis a quién me refiero) y su infame trilogía highlandera para afirmar que la mayoría suelen estar ambientadas en la Edad Media, con algunas referencias al momento histórico, pero casi ninguna que se mete en el siglo XVIII y el final de los clanes como hacen las dos autoras citadas. Sabiendo como sé de qué va la cosa y el destino que les esperaba a los escoceses (ay, Culloden...), he leído la novela con interés, aunque a veces el tema político pueda ser un poco farragoso, mas absolutamente necesario para entender toda la trama. Y no me digáis que la Gabaldon no es una rollera de cuidado porque mentiríais como bellacas.


Aquí, aburriendo a las cabras con un poco de politiqueo

Y dicho todo esto tan serio, paso un poco a darle vidilla a la reseña. Corazón audaz es una novela más redonda si cabe que Orgullo de casta. Ésta peca de demasiado facilona para mi gusto, mientras que la segunda entrega tiene giros más inesperados, sorpresas hasta el final y drama, mucho drama. Y lo mejor: hay añdskjfañslkjdfñlskdjfñalsjkdfas del bueno, algo aún más difícil si eso que tanto nos gusta que es la tensión sexual no resuelta ya está más que superada. Cuando lees escenas de sexo tan bien contadas, es que se te caen las enaguas al suelo si no te han explotado antes. Qué lujo de escritora. No estás pensando en que ya están otra vez, sino que quieres leer cómo lo hacen, porque no es el mismo polvete todo el tiempo (y no quiero señalar a nadie, ejem). Si a eso añadimos unos diálogos previos divertidos, picantones y llenos de segundas intenciones, pues como que tienes que sacar el abanico de los Locomía para dar abasto a los calores, no digo más... Sólo añadiré que la otra noche miré en los altillos del armario de la cocina para ver si había alguna botella de coñac, porque se puede beber sin necesidad de vaso, copa o similarñadskfañsldjkgalñsjkdgasñgjas.

Nada, ni con los cuatro abanicos a la vez

Aparte de todo esto que nos pone perracas, los personajes van estando cada vez más perfilados. Catherine sigue siendo cabezota, a veces demasiado, pero es muy joven y madura rápidamente por todo lo que le va pasando; Alexander mantiene su carácter de hombre de palabra y ve cómo su amor por Catherine lo mantiene vivo y lo está transformando; Aluinn y Deirdre son una pareja sin complejos, que se quiere hasta límites insospechados... Y luego tenemos a esos malos que resurgen con fuerza para culminar sus planes: Hamilton, que desea a toda costa vengarse de la afrenta que sufrió ante Alexander; Lauren, aún más ambiciosa que antes, capaz de todo por enriquecerse; y muchos más ases en la manga que Marsha tiene escondidos para mantenernos alerta, porque no todo el mundo es lo que parece y menos con un conflicto bélico o una suculenta recompensa de por medio. Y es que Alex se parece mucho a Jamie Fraser (cuyo clan es citado en la novela) en que su cabeza tiene un precio y son demasiados los que la pretenden. 

¡Eh, Cassie, que yo estaba antes en tu corazoncito! ¡Mira qué pechote!

[Ay, Jamie, que Alex tiene muchos pelos y dice cada cosa que ñakdjañsljfañlsdjkfañsjkfas]

Por otra parte, Marsha ha investigado en los clanes de forma exhaustiva, de forma que todos y cada uno de los personajes que salen, exceptuando a los protagonistas, son reales, incluyendo a los hermanos de Alex, aunque la autora se encontró con un auténtico Alexander (Alasdair) Cameron en esa familia cuando se documentaba para su segunda novela si no recuerdo mal. En el caso de la tercera, está dedicada a un interesante personaje, la coronel Anne, mujer de armas tomar que realmente existió y que aquí ya hace su aparición. Supongo que tendrá una historia muy atractiva si Marsha se decidió a escribirla, aunque haya añadido cosas de su cosecha.


¡Yo sí que fui una guerrera y no las Pichotes de MM!

Al principio decía que Marsha se podía poner al mismo nivel que Diana. También en lo que a parte cabrona se refiere, queridas. Es verdad que Diana sigue teniendo el puesto número uno por encima de Paullina Simons y ex aequo con GRR Martin (que no tiene hueco en este blog al no escribir novela de corte romántico, pero cabrón es un rato), pero Marsha no se queda corta en algunas cosas, desde luego. Sin llegar al mierdeo de la Simmons en El jardín de verano o al continuo maltrato a sus personajes de Diana Gabaldon, Marsha también nos hace sufrir un rato y alguna puñalada trapera nos mete para que no nos acostumbremos a lo bonito.

De izquierda a derecha: Marsha, Paullina y Diana

Tengo en la reserva Honor de medianoche y seguro que caerá. Acabo de terminar Seducida en la oscuridad y, antes de que se me vaya la olla, seguiré dándole a las enaguas, esta vez con Laura Kinsale...

Por todo esto, le damos en nuestro Gandymetro...

Alex, te invito a un barril de coñac


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

viernes, 13 de marzo de 2015

Thoughtful (Serie Inconsciente 1.5), S.C. Stephens


[Libro no publicado en español]
Todo lo que Kellan Kyle necesita es su guitarra y unas hojas de papel en blanco. Creciendo en una casa que distaba mucho de ser un hogar, aprendió una dura lección: que no vale para nada. Ahora su vida es cómoda y llena de música apasionada, leales compañeros de banda y mujeres fáciles... hasta que la conoce a ella.Kiera le hace desear más. Le hace sentir que por primera ver él se merece más. Pero hay un problema - es la novia de su mejor amigo.Justo cuando Kellan creía que sus defensas emocionales eran tan sólidas como una roca, el corazón indeciso de Kiera causa estragos en su alma, cambiándolo para siempre. Perder a Kiera no es una opción...


Estaba yo feliz y contenta pensando que ya había terminado mi sufrimiento mi guilty pleasure la historia entre Kellan y Kiera cuando mis gurús del Sweet me dicen que no me las componga que va a publicarse Thoughtful, la historia de Inconsciente desde el punto de vista de Kellan. ¿¿Pero qué me estás contando??


Vapores bajeriles me dan pensando en recibir a Kellan

Kellan Kyle, maravilloso cantante, compositor y buenorro follarín. Vive en Seattle y con su grupo, los D-Bags, lo peta seriamente cada vez que sube al escenario. Pero tras esa imagen se esconde un chico con un pasado tremendo y con una soledad que no sabe cómo llenar (aunque lo intenta una y otra y otra y otra vez echando kikis con la que se ponga por delante -y son muchas las que se ponen por delante-). Un buen día su amigo Denny le llama para comunicarle que se va a vivir a Seattle con su chica, Kiera. Kellan (que, oh, casualidades de la vida, tiene una habitación libre en casa) les ofrece que vivan con él. Y ahí es donde comienza el jaleo de amores imposibles, eternos y comeduras de tarro que tan felices nos hicieron previamente.


Queremos pisto, pisto, queremos... ¡¡¡¡PISTO!!!!

Ya sabéis que leer Inconsciente es querer matar a Kiera y adorar a Kellan forever and ever. Por eso, meternos en los pantalones la cabeza de Kellan es un pequeño sueño hecho realidad (el sueño grande sería lo de los pantalones, graaaaaaaaaaaaande indeed). Porque, oh, Kellan, ¿cómo serás? Ya sabemos que eres adorafollable en modo supremo, guapo, buen cantante, mejor follador y un amigo un poco pésimo (no me saquéis los ojos, que es la verdad), pero estamos seguras de que hay mucho más... Pues, efectivamente, queridas, hay mucho más. Mucho coñazo es lo que hay.


WHAT THE FUCK?!??!?!?!??!??!?!??!

¡Haya paz, por Dior! ¡¡Dejad que me explique!!
El gran aliciente mientras lees Inconsciente (al menos, para mí) es Kellan. Aparece él y yo me olvido hasta de mi nombre. Pero claro, es tan maravilloso y a la vez tan misterioso que el hecho de poder ver esta historia a través de sus ojos ya te hace coger el libro con unas expectativas enormes. Y creo que ése es precisamente el problema. Ya conocemos lo que va a pasar, sólo nos falta saber qué es lo que siente Kellan. Sospechamos que va a ser muy intenso (más le vale, porque para aguantar tanto a Kiera ya la puede querer, ya...) pero ya no es que lo sea, es que se pasa


Es Kellan y lo sabéis

A ver, que es normal que Kellan sea así, pobrecito mío, con esos padres joputas-así-ardan-en-un-infierno-lleno-de-concursantes-de-GHVip. Arrastra nuestro futuro marido unos pensamientos sobre sí mismo que harían saltarse las lágrimas hasta a Risto Mejide. ¿Pero es necesario que se repitan tanto? Cualquier pensamiento de Kellan se repite hasta la saciedad y acabamos un poco hasta el moño (aunque es verdad que cuando esos pensamientos son de cabreo hacia Kiera son sublimes y muy graciosos).

De Kellan pa' Kiera, con quierodio

Vale, ya nos hemos dado cuenta de que Kellan es un chico de mucho calibre sentimiento oculto. Bueno, eso no es nada malo, ¿verdad? No, nosotras lo vamos a querer más por ser tan sentimental. Vale, venga, ok, lo aceptamos. Pero no termina ahí la cosa, que resulta que por todas esas cosas vividas con sus putos padres le ha quedado al pobre mío una autoestima a la altura de las ruedas de mi maleta.
How can it be possible???? Pues yes, yes, it's possible. Vamos, que es true, directamente. Y a mí, esa actitud de Kellan pues como que noSé que Kellan es lo más sensible del mundo debajo de esa fachada de "te voy a percutir" pero se exprime tanto esa culpa eterna que hace que Kellan camine por la fina línea entre ser un adorafollable atormentado y un brasas llorón.


Ay, más me duele a mí escribirlo

Y si a todo eso le sumas un comportamiento conformista, un poco calzonazos (sobre todo por la cantidad de veces que repite que haría cualquier cosa por Kiera) y, en ocasiones, cursi y moñas... (¿rizarle el pelo? Seriously????)

¡¡No sigas, Kim, por favor!!

¡Valor, chicas, que hay que conocer la verdad de este libro! Y no toda es regulera. Me ha gustado mucho ver a los D-Bags desde dentro. Bueno, no es que se les dé mucho protagonismo (Kiera ocupa mucho espacio en la mente de Kellan, la muy bitch) pero sí podemos ver cómo funcionan a la hora de componer, ensayar y cómo es la relación entre ellos (Evan sigue siendo adorafollable, más aún que en Inconsciente). Y eso de ver a Griffin desde el punto de vista de un colega y no de la tiquismiquis de Kiera le hace ganar mucho. Sigue siendo el mismo guarro pero en lugar de grima hasta te ríes con él. En fin, que este libro ha conseguido que Griffin me caiga mejor.


¡¡Aire!! ¡Que no estaba preparada para esa confesión!

Denny, que no es santo de mi devoción en Inconsciente, aquí es igual de mñe pero, además, me parece gilipollas cae mal. Y Kiera me ha caído muchísimo peor, en este libro no la comprende ni Penry y no entendemos qué ve Kellan en ella para estar así. Que sí, que sí, que Kiera no es mala y blablabla. Pero visto su comportamiento desde el punto de vista de Kellan parece una zorrupia. Bueno, no es que le haga yo mucho caso, porque yo sólo veo lo único de este libro, la gran maravilla, Kellan.

¡Pero si hace dos párrafos te quejabas de él!

¡¡Pero no sería yo reseñando una novela de esta serie si no dijera una cosa y la contraria!!
Kellan nos puede resultar excesivo, en sus sentimientos y en sus pensamientos. Pero, oh, cómo es, ¡cómo es! Estar con él cuando hace café, saber qué es lo que siente por Kiera, disfrutar con él de la maravilla del amor tan largamente anhelado... Pure pleasure! Teniendo como referencia Insconsciente, disfrutamos más de todo lo que aquí vivimos con Kellan y no podemos evitar estar con corazoncitos en los ojos ante tanta sobredosis de perfección maromial con chaqueta de cuero. Pero debo deciros que, personalmente, uno de los momentos que más he disfrutado ha sido el de Kellan en plena acción I'm-sexy and-I-know-it-venid-a-mi-entrepierna-mozas con las dos churris calentorras. Siempre hemos sabido que Kellan no tiene problemas para ligar, pero ver cómo lo hace (y le da a Kiera en los morros) te pone la sonrisa tontorrona (y a mí me ha puesto otras cosas on fire).


Algo se comenta... ¡Pero a mí me ha encantado igualmente!

En fin, chicas, que adoro a Kellan to the Moon and back, para él van 5 Gandys, mi corazón y la custodia de mi kindelito, pero me parece que S.C. Stephens no ha sabido meterse bien en su piel. La historia te sigue emocionando en los mismos puntos que antes y disfrutas mucho revolcándote en los pistos de amor de esta pareja, pero el cambio de punto de vista ha fallado tanto como yo intentando ligar un sábado por la noche. Para remarcarnos lo sensible, traumatizado, adorafollable y maravilloso que es nuestro Kellan ha puesto excesivo énfasis en remarcar su parte blandurria, descuidando la parte más fuerte y sinvergüenza, que también la tiene y aquí enseña poco (la parte, aunque la otra cosa tampoco la enseña tanto como quisiéramos).
Así que por todo esto, Thoughtful recibe en el Gandymetro...


Kellan is the best pero este libro, no 


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

lunes, 9 de marzo de 2015

Enredos (Enredados 1), Emma Chase


Drew Evans es un ganador. Guapo y arrogante, hace ofertas empresariales multimillonarias y seduce a las mujeres más bellas de Nueva York con sólo una sonrisa. Tiene amigos leales y una familia indulgente. Entonces, ¿por qué ha estado encerrado en su apartamento por siete días sintiéndose miserable y deprimido? Él te dirá que tiene la gripePero todos sabemos que eso realmente no es cierto.Katherine Brooks es brillante, hermosa y ambiciosa. Se niega a dejar que nada -ni nadie- la descarrile de su camino hacia el éxito. Cuando Kate es contratada como la nueva asociada en la empresa de inversiones del padre de Drew, cada aspecto de la vida del apuesto casanova es arrojado a una caída en picado. La competencia profesional que llega con ella es desconcertante, su atracción por ella es una distracción, y su fracaso para llevarla a la cama es exasperante.Entonces, justo cuando Drew está a punto de tener todo lo que quiere, su exagerada confianza amenaza con arruinarlo todo. ¿Será capaz de desenredar sus sentimientos de lujuria y sensibilidad, frustración y satisfacción? ¿Aceptará el reto más importante de su vida? ¿Puede Drew  ganar en el amor?


Por mucho que adore los sufrimientos amorosos, si hay algo que me encanta en una historia de amor es el humor. Un buen polvo con unas buenas risas me parece una combinación infalible y es algo que va directamente a mi xixi corazoncito. Y eso es justo lo que encuentras en Enredos (Tangled).

Mi cerebro leyendo este libro

Drew Evans es un triunfador. Es guapo, está forrado, es el mejor en su trabajo y con las mujeres no hay xixi que se le resista. Y no tiene ningún problema con nada de eso, camina por la vida sabiendo que tiene un cerebro, una cara, una cartera y una boa para el triunfo. ¿No te has dado cuenta aún? 
[-Hola chicas, soy Drew y os voy a explicar rápidamente cómo soy]


Drew I el Modesto

¿Os ha quedado claro ahora? Así es Drew, el rey del mambo, el fucking master de los maromos follarines, lo mejor que puede pasarle a tus bajos. Trabaja más duro que nadie para ser el mejor en lo suyo y los sábados, sale a follar ligar más que nadie (y con poco criterio).
[-Perdona, Kim, pero sí tengo criterio. Siempre siempre sigo esta norma]


Drew, siempre en contra de la discriminación

Katherine Brooks definitivamente pesa más que un pollo pero, por mucho que Drew intenta echarle un polvo el lazo, ella no se deja. Entre otras cosas, porque tiene un novio con el que casarse y esas cosas. Aunque seguro que todas pensáis, como Drew, que se le hace el xixi gaseosa cada vez que lo ve. Pero eso, queridas, no lo sabemos porque éste libro lo vivimos desde el punto de vista de Drew y eso es...



Sí, chicas, estar en la mente de Drew es como vivir en un universo lleno de polvos xixis excursiones bajeriles todo lo que os podáis imaginar. 
[-¡¡Eh!! ¡Sí, sí, vosotras! ¿Qué os esperabais! Soy únicamente un tío, mi pene llega hasta mi cabeza.
Gracias, Drew, por tus esclarecedoras palabras]
Drew es ególatra, malhablado, guarrete y totalmente encantador. En su mente no existen los filtros. Ojo, que Drew no es un mal tío ni mucho menos (si no, por aquí no pasaba) pero es como un tío debe ser: de pensar con la punta del nardo (a mí me gustan así, ¿algún problema? ¿Eh? ¿¿Eh??). Y de hacer lo que sea necesario para conseguir lo que quiere. ¿Que te mira embelesado mientras hablas? Tú piensas que te está escuchando pero él...



Tú preocupada porque cuando vayas a recibir su tratamiento de exclusividad bajeril se te haya ido el efecto del Chilly Gel pero...

[-Sí, chicas, el xixi debe oler a xixi, no a pino. Es lo que nos gusta, el olor xixil.
Gracias, Drew, voy a dejar de echarme ambientador en los bajos right now.
-Ah, y debéis saber que una chica que tenga la boca como una aspiradora es muy valorada por mi mente y mi boa.
Mira, Drew, que me interrumpas para esto no sé yo...]

¿De verdad te gusta este tío?

Pues sí, chicas, no es que me guste, es que me encanta. Y eso es por obra y gracia del arte que tiene Drew y, por tanto, Emma Chase para contarnos la historia (probablemente si nos la contara de otro modo Drew podría no caernos tan bien).
[-Eso es inconcebible, chata, tú dirías una cosa pero tus tetas me dirían otra.
Anda, Drew, deja de hacerme bloggerbombing.]
Drew habla con nosotros, interrumpe la narración para hacer comentarios y nos mete en su proceso mental (una rabia que no nos meta otra cosa, grrrrrrrrrrrr). Es una narración muy ágil y divertida, Drew siempre es claro y no esconde sus pensamientos más criticables. Lo podríamos matar a veces, pero le acabamos adorando. Con estas cosas, ni os quiero contar lo que es el sexo desde su punto de vista...



[-Bueno, chicas, dejad que os ilumine. El buen sexo es siempre guarro. Si no es guarro, algo está mal ahí. Y os aseguro que no es mi boa...
Claro, Drew, tu cuerpo alberga guarrería suficiente para dejarnos saciadas tras un fin de semana de trabajos percutores de alta intensidad, grrrrrrrrrrr]
Pero cuando Drew habla de sentimientos... Ahí te conquista por completo. No es moñas ni cursi, es claro, sincero y lo que siente lo dice tan bonito...

¿Por favor? ¿¿Por favor??

No esperéis aquí una trama enrevesada. Es una historia de amor, simplemente. Y es una delicia leerla, queridas, así que permitidme que os la recomiende encarecidamente. Cuando estéis un poco saturadas y no haya ánimo de enaguas, de dramas, de triángulos amorosos, de adolescentes intensos y de amores que surcan tiempos y sobreviven a guerras, recurrid a Drew sin duda. Él sabrá qué hacer...


Y lo haré muy bien

Por todo esto y mucho más, Tangled se lleva en nuestro Gandymetro...

Drew, te comía una vez al día y dos los domingos


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

miércoles, 4 de marzo de 2015

Orgullo de casta (Trilogía Highland 1), Marsha Canham


Catherine se siente furiosa. Acostumbrada a dar órdenes y a hacer su santa voluntad, ha visto su suerte totalmente cambiada. Ahora es una asustada inglesa en las tierras altas de Escocia, una dama delicada en un país de gentes rudas y rebeldes, y para colmo está prisionera. Cameron, el responsable de su desgracia, es un hombre sin escrúpulos, y ella le detesta, aunque en ocasiones le resulta imposible apartar la mirada de él, y su voz profunda le causa escalofríos. ¿Cómo podía adivinar la hermosa Catherine Ashbrooke que su juego de seducción acabaría en un duelo y en un matrimonio forzoso con un desconocido de insolente mirada? En pocas horas se ha visto apartada de su hogar y se ha convertido en la esposa involuntaria de Alexander Cameron, un hombre peligroso y atractivo, un fugitivo de la justicia, temido y adorado por igual. Incapaz de decidir cuáles son sus verdaderos sentimientos, Catherine se oculta bajo una capa de orgullo y desdén. Con Catherine, la bella inglesa ganada en un duelo, Alexander Cameron ha vuelto a sentir emociones que creía olvidadas. Sin embargo, tiene obligaciones que cumplir en Escocia, ahora agitada por aires de rebelión, y le ha prometido a Catherine que la devolvería a su hogar sana, salva... y libre de un matrimonio no deseado. Le resultará difícil cumplir esta promesa, porque hacía tiempo que ninguna mujer embriagaba sus sentidos con su sola presencia, el olor de su piel...


Tras hacer un paréntesis en la lectura de romántica con El mapa del caos, me lancé de cabeza al primero de esta trilogía de highlanders con muchas ganas de llevarme al cuerpo unos buen calores.

Kilts will rule the world and you know it!

Y allá que me pongo y lo primero que me encuentro es a una joven, Catherine, que descubre a un maromazo moreno de ojos de medianoche, con el torso desnudo, bañándose. Los calores me entran a mí y a la virginal muchacha, aunque ella, orgullosa como es, lo trata fatal al tomarlo por un cazador furtivo, cosa que a él le hace hasta gracia.

añsdjñaslgjañslkdjfasñlgas
Pezoncete dedicado a Kim

Ya estaba yo frotándome las manos con lo que iba a venir, pero podemos decir que esta novela tiene dos ritmos. Al principio todo va muy rápido: el encuentro en el bosque (y la atracción, porque se atraen aunque lo nieguen), el reencuentro en casa de ella, el lío que se arma allí mismo entre el desconocido y el amado de Catherine y que provoca el matrimonio no deseado entre ambos... Esto ocurre en cero coma y aún queda novela por delante. Una piensa que ahora va a venir el pichotismo, con la prota con carácter gritando al chulazo. Pues no. Y hay peleas, y malentendidos, claro que sí, pero con criterio y sin ganas de estrangular a Catherine. Después de la boda todo se hace más lento, pero no menos interesante. Marsha sabe narrar y no se queda sólo en la consabida historia de amor turbulento, sino que hay mucho de Historia. En eso me recuerda a Diana Gabaldon, en que esto no va sólo de un escocés y una Sassenach, va de política, de enfrentamientos entre clanes, de pasados llenos de dolor y de futuros inciertos.

Como he dicho, Catherine no es una Pichote, sabe adaptarse a lo que hay y reconocer que Alexander, el fornido escocés, le hace tilín. Claro que si una entra a un salón buscando agua y se encuentra esto que pongo abajo, pues más que tilín lo que le pasa es que el tío le hace tolón. En los bajos concretamente.


¡Hazme sitio, neneeee!


Alexander va al principio de chuleras, aunque luego vamos viendo que es un hombre de palabra y de firmes convicciones. También es orgulloso como un león, le viene de casta tal y como reza el título original y traducido, y eso de alguna manera va a perjudicar su relación con Catherine. Eso y su pasado, marcado por una tragedia personal que le hace imposible la idea de amar. ¿Se dejará llevar por lo que le hace sentir la inglesa con la que ha tenido que casarse a la fuerza?

Yo a lo mío, que Alexander fuma y está todo sexy y buenorro

Por su parte, Catherine va a descubrir que los habitantes de las Highlands no son los salvajes que en Inglaterra dicen que son, sino que son personas afables, con alto sentido del honor y de la familia. Ella va aceptando que tiene que formar parte del clan al ser la mujer de Alexander, aunque él le haya prometido que la devolverá a su casa puesto que su boda fue un error, una imposición que ninguno quería. Pero, ¿y si sus sentimientos hacia Alexander estuvieran cambiando?



Para añadir más interés a la trama, Marsha nos regala al imprescindible amigo melofó que tanto nos gusta en una novela, Aluinn MacKail, el cual le hace ojitos a Deirdre, la criada irlandesa que Catherine se ha llevado a Escocia. 



Soy Aluinn y también quiero amor, lassies

En cuanto a los villanos, al principio tenemos al objeto de deseo de Catherine, Hamilton, un dragón rojo para más inri y complicación del asunto (si sois expertas en novelas de highlanders, ya sabéis lo que eso significa). La verdad es que no es uno de los malos en la novela, pero me huelo yo que en las siguientes entregas... Por otro lado y ya en las Tierras Altas, está la zorrupia de Lauren, una chica ambiciosa y capaz de cualquier cosa con tal de salir de ese lugar.



Catherine teniendo una conversación con Lauren

El contexto histórico en el que se desarrolla la trama es inseguro, con los rebeldes jacobitas de por medio y la lealtad de los clanes a la causa, por lo tanto no es el más adecuado para que la relación entre un escocés y una inglesa prospere y Marsha nos deja al final con la miel en los labios. Todo queda abierto y muchos cabos por atar, así que no hay más remedio que leer el segundo, Corazón audaz, aunque de momento va a tener que esperar, porque me he pasado al lado oscuro y estoy con Cautiva en la oscuridad, que no voy a ser yo menos que Kim, oye. 

Cassie, tienes los ovarios así de grandes, hija mía

Como conclusión decir que la novela es correcta, bien escrita y documentada, con buenos personajes pero el perraqueo justo. Haber hay, (buenas escenas de sexo), sin embargo no me ha tenido haciendo añdjfalsdjgañsldkfjasñldfjas como a mí me gusta. No sé si es que estoy volviéndome exigente o qué, pero llevo tiempo sin leer una de época que me ponga con las enaguas a punto de hervir, con lo que me gusta a mí eso.


Necesito un Derek Craven, un Samuel Gerard o un Christian Langland en vena, por favor

Por todo esto, recibe en nuestro Gandymetro...


Queremos ver el león que llevas dentro, Alex


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This