miércoles, 31 de diciembre de 2014

El jinete de bronce (Trilogía El jinete de bronce 1), Paullina Simons


Una admirable historia de amor situada en el Leningrado ocupado por los alemanes en 1941. Leningrado, 1941: la guerra parece lejana en esta ciudad de antigua grandeza, donde dos hermanas, Tatiana y Dasha Metanov, comparten un minúsculo apartamento con su familia. La vida bajo el gobierno de Stalin es dura, pero las privaciiones que les esperan ni siquiera son imaginables: el ejército de Hitler está a punto de invadir su querida patria. Bajo el terror y la dificultad, se esconden la belleza y la esperanza: Tatiana ha conocido a Alexandr, un joven oficial del Ejército Rojo de misterioso y turbulento pasado. Mientras el ejército alemán y el duro invierno cercan la ciudad, los amantes se ven abocados a un amor imposible que puede desgarrar la familia de Tatiana y ser, para Alexandr, tan destructivo como la guerra. Y, mientras tanto, la corriente de la Historia arrasa a su paso el mundo tal y como ellos lo han conocido y amenaza con cambiarlos para siempre.


De entrada decir que esta novela no sé si habría que incluirla como romántica, porque no tiene nada que ver con esas historias de corsés, levitas, patillas, pechotes con pelos, músculos que revientan costuras y enaguas que se levantan (o se caen, según se mire) que tanto me gustan cuando quiero evasión y pasión. Es algo parecido a lo que ocurre con Forastera. El nivel de putadas a las que estas  autoras someten a sus personajes es bastante semejante (a falta de leer las dos novelas siguientes de esta serie, la Gabaldon va ganando por goleada, pero telita con Simons). 

Nada es too much para estas dos señoras, ¡japutas!
>
Quizá se pone como romántica por estar protagonizada por una pareja que lucha contra viento y marea por su amor y porque tiene escenas de sexo, vaya usted a saber, pero vamos, que no venga ninguna aquí esperando una cosa a lo Laura Kinsale (y eso que a esta mujer también le gusta un drama más que a un tonto un lápiz), que va a ser que no.

Otra aspecto que me hacía difícil reseñar El jinete de bronce es lo serio de la historia que cuenta. Mientras pensaba en este post me preguntaba: ¿Qué chiste voy a sacar? ¿Qué gif gracioso voy a meter en una tragedia como la que aquí se narra? Pero a las chicas del Sweet Addiction Book Club les debemos la entrada porque nos recomendaron mucho esta trilogía. Mi Kim se niega a hacer su propia reseña, a ver si la convenzo y la hace, porque puede aportar otro punto de vista distinto al mío.

Kim, no seas menos que Chuck, anda, que tú puedes con todo

En tercer lugar, no sé qué tengo en el cuerpo estos días, no sé si es que ya las hormonas empiezan a revolucionarse porque entro en una nueva década, pero había momentos en los que me daban ganas de ahogar a los personajes y la noche que lo acabé, sin embargo, me acosté a las dos de la mañana porque tenía que terminarlo si quería dormir (aunque luego tampoco pude), y moqueando como una loca. Cómo estaría que me puse rauda con el segundo, Tatiana y Alexander, a eso de las tres y media de la mañana.

¡Quiero dormir, quiero llorar, quiero leer! ¿Qué coñio quiero?
Reconozco que cuando empecé la lectura, el bajón fue absoluto: el lío de apelativos cariñosos, nombres y diminutivos; la situación en Leningrado con esos pisos minúsculos llenos de gente; la comida a base de col, cebollas, latas de jamón y vodka; las cartillas de racionamiento... Ahora lo veo como una virtud. La autora te sabe transmitir cómo se vivía allí y que lo peor estaba por llegar: la guerra, el hambre, el frío. Ahí es dónde el personaje de Tatiana (Tatia, Tatiasha, Tania, etc) evoluciona y pasa de ser una pava en huevos a una superviviente. sin dejar de ser ella en su parte más positiva: la bondad. Yo tengo claro que me pilla todo esto y ya me hubiera muerto el mismo día en el que Alemania declara la guerra. Al principio del libro Tatiana me ponía un poco histérica, pero hay que entender que es una adolescente que se queda prendada de Alexandr, un tiazo de veintidós años vestido de uniforme y que, según lo visto por las redes, tiene la siguiente pinta. 

Hola, que si quieres lamerme el cucurucho de crème brûlée
Nena, tú no sabes lo que es pasar hambre ¡Que te vayas a Panem!
Mientras que Tatiana, como digo, evoluciona con la historia y madura, el resto de personajes, salvo el tiazo, se quedan igual. La pobre chica está rodeada de una panda de parásitos que van a lo suyo en unos tiempos difíciles, empezando por su hermana mayor, Dasha, y terminando por su prima, Marina. Los únicos que se salvan de la quema son los abuelos, porque los padres también son para mandarlos al paredón. 


La relación entre Tatiana y Alexandr no va a ser un camino de rosas, son muchos los impedimentos que encontrarán y que los obligarán a mantenerla en secreto. Él, desde su posición más privilegiada como miembro del Ejército Rojo, ayuda en lo que puede a la familia de ella. Pero tiene un muerto en el armario del tamaño de Moscú y su situación tampoco es demasiado fácil. Se puede decir que la novela tiene tres partes claras: el inicio de la guerra y asedio de Leningrado (penurias, muchas penurias), el oasis en medio de tanta desgracia (Lazarevo, que viene de Lázaro, el resucitado, y no es casualidad) y el desenlace que te deja tirándote de los pelos, si es que te queda alguno ya en la cabeza. Porque ojo cuidao con la parejita que, por si faltaba algo, te tiene en un sinvivir mientras no pueden estar juntos y cuando ya parece que pueden, no paran de pelearse y una ya está para tomar un camino.

¡Pues eso digo yo!

A mí se me hicieron eternas esas discusiones, esos "pues me callo y no te digo qué me pasa". ¡Mira que me cabrean esas cosas! ¡Y yo gritándole al libro!

¡Y que no había manera, oiga!
Ahora que, cuando se terminan enganchando, entonces sí que es un non stop del frungimiento. De nuevo es entendible, porque son jóvenes y si no se ponen al tema a esas edades, dígame usted cuándo. Yo sé que me van a matar mis queridas chicas del Sweet Addiction Book Club, pero me venía a la cabeza esa pastelada que es El diario de Noah (salvando todas las distancias, claro) con tanto me peleo y me pongo a darle al añsdkjfañslkjfsas, calippos y helados de marisco incluidos (eso es bien). La verdad es que a veces a Tatiana dan ganas de ahogarla con su cabezonería que tanto desquicia a Alexandr y a una humilde servidora.


Sustituir mentalmente por Henry Cavill, por favor
Lo importante es que los personajes son muy reales, con sus defectos y sus virtudes y, por increíble que parezca, creo que es posible que historias así puedan haber ocurrido, gente que supera todas las calamidades en forma de hambre, enfermedad, bombardeos... La fuerza del ser humano es a veces enorme cuando se enfrenta a situaciones límite, y una guerra como ésta lo es. Por eso los protagonistas caen bien, porque sienten y padecen y no son superhéroes a los que nada les afecta. 

Por último, algo en lo que insisto mucho en mis reseñas: la documentación. Paullina Simons es de origen ruso y sabe de lo que habla cuando utiliza palabras en el idioma o describe lugares, y puede permitirse el lujo de inventar Lazarevo, esa pequeña isla Utopía en la que Tatiana y Alexandr pueden ser ellos. La parte del contexto histórico es excelente, te hace entender qué fue el asedio de la ciudad de Leningrado, cómo resistieron sus habitantes, el curso del conflicto... Todo esto fue lo que me decidió ayer a darle la máxima puntuación aquí y en Goodreads. A cosas más pastelosas y menos rigurosas les he otorgado cinco Gandys porque me han dado lo que me ofrecían. ¿Cumple esta novela su cometido? Rotundamente sí. No es, como indicaba más arriba, la Kinsale, ni la Kleypas, ni la Susan Elizabeth Phillips, ni falta que le hace. Paullina Simons crea un relato de amor en un momento de la Historia que irremediablemente hay que reconocer como el tercer protagonista de la novela. Sin él no se entendería la naturaleza de la relación entre Tatiana y Alexandr y El jinete de bronce sería un libro totalmente distinto.

Dicho lo cual, recibe en nuestro Gandymetro...

Alexandr, yo te hago pastel de patatas si tú me das helado


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

lunes, 29 de diciembre de 2014

Amante Mío (Serie La Hermandad de la Daga Negra 8), J.R.Ward


John Matthew ha recorrido un largo camino hasta establecerse emtre los humanos, siendo su naturaleza vampírica desconocida para él y para todos los que le rodean. Y hasta que fue acogido por la Hermandad, nadie podría haber adivinado cuál era su verdadera historia o su verdadera identidad. De hecho, el perdido hermano Darius ha vuelto, aunque con una cara diferente y un destino muy diferente también. Una despiadada venganza personal introduce a John en la guerra y éste necesitará invocar a su yo de ahora y al que una vez fue para enfrentarse unidos a esa encarnación del demonio; todo bajo la atenta mirada de Xhex, la symphath que ha intentado luchar siempre contra la atracción que siente por John, hasta este momento...


Ay, Yisuscraist, que me tiemblan las entretelas

Perdonad que os reciba hoy en esta postura tan cómoda a la par que elegante, pero no me sostienen mis bellas rodillas. Acabo de terminar la lectura de "Amante mío", el octavo libro de mi serie favorita de vampiritos. Y el libro de John Matthew.


Ay, John Matthewwwwwwwwwwwwwwwww

[Sí, efectivamente, eso es lo que me pasa cada vez que leo su nombre]
Por fin, por fin, POR FIN le he hincado el diente a este libro, ya veía yo que no llegaba cuerda (ejem). 


Calentando para tirarme encima de John

Creo que hacía tiempo que no llegaba yo tan ansiosa a una lectura. Y es que ocho libros para llegar aquí. Ocho, sí, porque aunque John no sale en el primero, yo también lo cuento (al menos el final...)
John Matthew es un chico mudo, que vivía solo y abandonado y velaba por Mary, la shellan de Rhage, allá por el segundo libro de esta serie. Mucho ha llovido desde entonces, ha conocido su origen, ha encontrado unos padres (y los ha perdido), ha pasado su transición y se ha convertido en un macho de valía, todo sensibilidad y adorafollabilidad elevados a la máxima potencia. Se ha enamorado, le han roto el corazón y hemos llorado la pérdida de su inocencia y su camino a la perdición. Pero también hemos visto salir al macho vinculado cuando Joputa Jr. secuestra a su amada Xhex. Xhex, la sympath compañera de Rehvenge, la chica más badass que te puedas echar a la cara, la que despojó a John de su virginidad sin el más mínimo cariño, aquélla que se ha llevado su amor sin corresponderle. ¿En serio? Xhex, guapa, ¿no le correspondes? ¿No sientes nada por él?



Ay, la pobre, si nosotras lo sabemos, que guardas mucho bajo tu imagen de badass. Ya sabemos que John es más majo que las pesetas y que despierta sentimientos everywhere pero... ¿No puedes ser un poco más concreta?



¿Ves que no era tan difícil? Ay, Xhex, si sabemos que eres una romanticona...


¡Uy, qué genio gasta!
Pues así es Xhex, sintiendo mucho pero guardándoselo todo. Ella es medio sympath y eso es una lacra que debe soportar como buenamente puede sin confia en nadie, porque ya le costó su relación con Murhder y Rehvenge tiene que pagar por ello también. Así que se cierra ante la posibilidad de enamorarse de John e intenta que él haga lo mismo (pero nuestro John, después de renegar de ese amor, lo acepta aunque piense que nunca será correspondido... ¡¿Pero se puede ser más adorafollable?!)


Requete I love you, John Matthew

Hemos ido adorando a John desde el principio, cuando lo conocemos en "Amante Eterno". Nos hemos ido encariñando tanto con él que llegaba un momento en el que su trama, siendo secundaria en los demás libros, nos interesaba casi más que la principal. De verdad que no os puedo describir cómo de maravilloso es John Matthew, todo lo malo que le pasa a mi pobrecito y cómo, a pesar de su época de negación, acaba siendo justo lo que esperábamos de él: un macho tremendamente valioso, capaz de dar el amor más infinito y de conquistarnos por completo. Y ojo a todo lo que John hace por Xhex, siempre anteponiendo las necesidades de ella a las suyas, maravilla total. ¿Qué queréis que os diga? A mí este chico me ha robado el corazón. Es imaginarme esos ojos azules llenos de miedo y de bondad y de esperanza y de tristeza y de amor...


Melofollismo supremo

Xhex es muy sorprendente y nos va llegando al corazoncito poco a poco. Ella es otra de esas protagonistas fuertes que tanto le gustan a la Ward (ésta es fuerte en todos los aspectos, que te mete un rijostio y te arranca la cabeza) y se ha convertido en una de mis favoritas. Me encanta que la hayan emparejado con John y no le hayan puesto a una un poco más melindrosa. No sabes muy bien qué pensar de ella la primera vez que aparece pero poco a poco vas viendo que si no fuera trigo limpio no velaría tanto por Rehv ni éste le tendría confianza ciega. Desde el libro anterior podemos comprobar que es una tía dura con un gran corazón que se empeña en proteger (y me encanta que, a pesar de estar enamorada, no se nos vuelva moñas). Yo reconozco que le cogí cariño cuando le dijo a John que dijera su nombre cuando tuviera la boa cantando por soleares, IYKWIM (¡y cómo es ese momento en el que él le dice a ella lo mismo!)

In the name of the crazy virgin! Así me he quedado

El otro vértice de este triángulo es Joputa Jr., tan joputa en esta ocasión que nos falta espacio para describirlo. Pervertido sádico joputa caraculo, lo que le hace a Xhex no tiene nombre, en mi opinión es una de las cosas más sádicas que he leído en la saga y que da pie al momento de llantina suprema "John y Xhex, tan cerca y tan lejos a la vez".


¿¿¿Pero por qué??? Necesito alcohol para superar esto

Por supuesto, en este libro también tenemos nuestra habitual ausencia de Pichotismo, que una cosa es que no queramos contar a los demás nuestros sentimientos y otra cosa que no los reconozcamos. John y Xhex, aunque no lo sepan, estaban predestinados a estar juntos (aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaayyyyyyyy, que muero de la emoción) y ambos se dan cuenta en un determinado momento de que es inútil luchar contra su amor, así que se entregan a él y lo viven intensamente, tal y como sabíamos que iba a ser (!!!!!!!!!!!!)
Yo no quiero ser pesada pero es que esta historia es de un ajsahfkjsfjhdkjshlkjhsa y de un aaaaaaaaaaaaaaaaaayyyyyyyyyyyyyyyyy que te deja happy tolili.


Yo, leyendo a John Matthew
Yo, mirando a John Matthew

¡Porque a ver si os íbais a pensar que John Matthew vivía del amor platónico! Ya leímos en anteriores novelas el frío debut que tuvo su boa y su posterior vida díscola. Pero, omaigod, cuando esa boa encuentra su guarida perfecta... John te folla hace el amor con su boa y con su corazón y decidme a mí quién se puede resistir ante tanta adorafollabilidad. Yo no, desde luego.


Todo esto te digo, John

No nos libramos en este libro de las tramas secundarias, que no son tan intensas como en el anterior, aunque no por ello dejan de ser interesantes.
He disfrutado mucho de la parte de Qhuinn y Blay. A estos dos es imposible no quererlos después de todo lo que hemos venido leyendo de ellos pero aquí su relación (y su ausencia de ella, IYKWIM) va tomando más cuerpo y se va haciendo más intensa. ¿Entendemos a Qhuinn? ¿Entendemos a Blay? Está tan bien planteado todo que entendemos a los dos y vamos sufriendo por lo que casi puede ser pero no es, justo lo que nos gusta a nosotras.


Haggard advice. You're welcome

También me ha encantado la parte en pasado de Darius, tan entrelazada con John y con Xhex. Al principio me hizo gracia aunque mi cara era un poco WTF, pero creo que ha sido un acierto porque hace que vivas más intensamente la historia principal. Además, así podemos asistir al inicio de la amistad entre Darius y Tohrment y vislumbrar el germen de la actual Hemandad y a mí esas cosas me ponen de un sentimental que me encanta hasta el infinito y más allá.
La parte de Payne es un poco mñe, puede que lo más pesado de leer, aunque soy muy fan de que ayude a Wrath y tengo muuuuuuuuuuuuuchas ganas de saber qué va a pasar con V y con ella. ¿Cómo va a reaccionar V ahora que ella ha aparecido?


Así se me ha quedado el chico

Bueno, la verdad es que la parte de John y Xhex me ha parecido tan intensa y tan la rehostia que el resto del libro se me queda un poco flojo a su lado, pero aún así sigue siendo interesante, eh. La Ward disfruta como una enana dejándonos con la cara como ese gato, así que no nos libramos de algún giro y algún WTFismo, aunque de nivel joputista bajo. Parece mentira que después de ocho libros puedas seguir leyendo de un modo adictivo pero eso es justo lo que me ha pasado con "Amante Mío", que no podía cerrar el libro.
Poco más os puedo decir, tengo los ojos llenos de corazoncitos por esta historia de amor tan maravillosa. Me he quedado tan bien que me da cosa seguir con el siguiente, queridas lectoras, porque ¿qué va a haber ahora mejor que esto? Aún así, tendremos que seguir con la saga, seguro que merece la pena.
Por todo esto y lo que me has hecho sentir, John Matthew, te llevas en nuestro Gandymetro y en mi corazón...


Porque 5 Gandys no son suficientes para ti, John Matthew #ILoveYou


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

martes, 23 de diciembre de 2014

La joya de mi deseo (Madrid Siglo de Oro 2), Nuria Llop


Madrid, 1618. Luisa Estrada, propietaria de una de las joyerías más antiguas de la villa, tiene un problema: es una joven viuda y en el gremio de joyeros no se permite la entrada a las mujeres.Catalina de Velasco, clienta habitual de la joyería, le ofrece la solución: Luisa debe buscarse un marido. Pero ¿sería correcto abandonar el luto? Y lo que es peor... ¿sin estar enamorada? Según Catalina, en estos asuntos más vale guiarse por el sentido común. ¿Y qué es el matrimonio sino un contrato?Álvaro Villanueva, un actor muy dado a galanteos, acepta el pacto, sobre todo ahora que su carrera está en horas bajas. Por no hablar de que vivir bajo el mismo techo que Luisa es una perspectiva de lo más estimulante.Luisa se siente atrapada en una situación embarazosa. Álvaro, por su parte, descubre que ejercer de esposo fuera de los escenarios –y en alcobas separadas– resulta ser el papel más complicado de su vida. Pese a todo, ambos empiezan a desear algo más que un intercambio comercial... hasta que se cruza en su camino una perla de valor incalculable, por la que muchos venderían su alma. Solo hay un factor que ningún plan secreto puede predecir: una pasión desatada.


Me decidí a leer esta novela por varias razones: es romántica de época, pero ambientada en España y en una época distinta al siglo XIX o el medievo (el Siglo de Oro nada menos), había leído buenas críticas y, por último, sigo a la autora en Twitter. Es cierto que también sigo a otras, pero en este caso ciertas cosas me llevaron a leer su novela debut: la formación de Nuria Llop (licenciada en Historia del Arte como yo), su manera de tuitear (es triste decirlo, pero hay "escritoras" que tuitean con faltas de ortografía y eso NO) y que no sólo se dedique a retuitear sus mierdas cosas (verbigracia, fotos de sus lectoras con caras de idas posando con sus novelas, o blogs donde les ponen mil estrellas en las valoraciones), sino que hace retuits de publicaciones interesantes relacionadas con el mundo de la literatura romántica y con otras temáticas. En definitiva: una persona seria. Además, la he visto en una entrevista en Youtube y da gusto escucharla. Porque he tenido que oír cada cosa de otras que... (me callo, que ya sabéis que me enciendo).


Iba a nombrar a... No, que el que calla jode y apaña...

La historia comienza de una forma bastante directa y se nos presentan los personajes de manera clara. Luisa Estrada, viuda muy joven, pero con un objetivo en la vida, que es el de mantener la joyería de su familia a pesar de ser un mundo de hombres (y se lamenta de que eso no vaya a cambiar); Álvaro Villanueva, un actor que ha llegado a su máximo esplendor pero que ve que ya se acerca a esa edad que le impedirá interpretar galanes, aunque las damas siguen sin resistirse a sus encantos; y Catalina de Velasco, dama noble, cliente habitual de la joyería Estrada, amiga de Luisa y también de Álvaro. Su aburrimiento la lleva ejercer de casamentera (el celestinaje es algo tan español...) y consigue unir a estas dos personas tan distintas, pero con un rasgo en común: ninguno busca el amor y tienen necesidades que se solucionarán con ese matrimonio. A Álvaro no le interesa enamorarse  prefiere la conquista y los placeres carnales, ir picoteando como una abeja, de flor en flor, si bien eso es fruto de un trauma del pasado (no voy a decir nada del Grey, ejem). En cuanto a Luisa, guarda la memoria de su esposo y no piensa tampoco en enamoramientos, sólo en su joyería, pero tiene un peligroso secreto que Álvaro descubre por casualidad (aunque no sea lo que parece). La atracción física comienza por parte de él, ve a Luisa como una mujer muy sensual, mientras que ella pasa del marido impuesto por su amiga. Pero poco a poco su cuerpo se rebela contra su voluntad y le entran las ganas de catar varón tras casi un año de luto. Ni ella se aclara con lo que le pasa, porque nunca le había ocurrido algo igual. 


Luisa hecha un lío


Sin embargo, Álvaro, que había empezado siendo un conquistador, se da cuenta de que no desea eso con Luisa, nada de "aquí te pillo, aquí te mato" ni que ella se eche en sus brazos como agradecimiento por sacarle las castañas del fuego (que para fuego, el que tiene ella en los bajos, btw). Álvaro es capaz de refrenarse ¡y hasta de hacerse una paja guarrerida por no caer en la tentación! Viendo todo esto, cabe preguntarse: ¿El Don Juan de la villa puede haber caído en las garras de Cupido? ¡Todo es posible! ¿Y Luisa? ¿Podrá hacer frente a sus fuertes convicciones? Precisamente eso es lo que me ha gustado de la novela, que los personajes son fieles a la época, sobre todo ella. Cuando Luisa ve a Álvaro la primera vez no siente que se le caigan las enaguas, ni mucho menos. En su mente sólo está el bien de su negocio, el luto por su marido y el qué dirán. En principio no desea ningún contacto con Álvaro. Pero éste disfruta con el galanteo, y aquí es donde la novela gana mucho, con los diálogos cargados de segundas intenciones que ponen a Luisa como un tomate (y a una servidora taquicárdica, para qué negarlo). Un ejemplo:


-Debiste caer sobre algo cortante para que te dejara esa marca -repuso ella, mirando el perfil de Álvaro. Vio que el ángulo de la mandíbula se movía tenso y supo que aquella caída era algo más de lo que admitía-. ¿No quieres contármelo?
Él volvió la cabeza de golpe y una mirada retadora acompañó a su réplica.
-¿Y tú quieres ver hasta dónde llega? 

¿Pero esta tía no estaba en el otro blog?

¿No es añlgjñalsdfjalksdjgalkñsdfjañslkdjgñalsdhj? Pues así todo el rato, oiga. Y me encanta, porque Luisa no cae rendida, sino que es fuerte... hasta cierto punto. Al pobre Álvaro lo lleva loco: él es sincero por primera vez en años y ella lo torea bastante con el tonteíllo y lo que no es tonteíllo, IYKWIM. Las escenas más hot están muy bien narradas, hay un perraqueo justo, como a mí me gusta, con sus acercamientos y sus torsos musculosos con vello y flechas que marcan el camino hacia la boa y lenguas que invaden bocas y ñadskjgañlhjgañksldjghasñ. ¡TODAS SOMOS LUISA!


¡Álvaro, arráncanos el corsé con los dientes!

En general, la novela es muy agradable de leer, tiene buen ritmo y se nota que Nuria Llop se ha empapado de la época (aunque hay expresiones que me resultan algo chirriantes, pero las acepto porque me fío de la autora). Como la misma Nuria ha confesado, trata de recuperar en el argumento las tramas de las obras del teatro español del Siglo de Oro, con sus enredos, sus amores imposibles, sus malentendidos y sus misterios que hay que resolver. Todo es una gran tramoya orquestada por otros personajes que no son Luisa ni Álvaro, y este último hará el papel de su vida, el que nunca creyó que podría interpretar. En cuanto a Luisa, no es una Pichote, no la arma cuando se enfrenta a Álvaro ni mucho menos, sabe estar en su sitio y comportarse como una dama del siglo XVII sin renunciar a su carácter. ¡Muerte y destrucción a las protagonistas que van de lo que no son!



Los secundarios están bien construidos, sobre todo Cristóbal, criado de Álvaro, que no tiene pelos en la lengua a la hora de dirigirse a su amo. Sus diálogos también tienen bastante gracia y son una nota de humor nada chusco, sino todo lo contrario. Si bien la historia en general no es nada demasiado complejo, se pasa un rato divertido leyendo guiños a la época (cierta joya muy famosa, la obra que Álvaro está ensayando, las alusiones otras obras, personajes históricos...) y disfrutando de un entorno que nos es cercano por ser español. Y no por cercano se hace menos necesaria la documentación, se mira con una lupa, y eso es de aplauso. Que ya está bien de "coloco esto en la época medieval y en Escocia porque sé qué mola, pero mis highlanders no llevan kilt y mis protas femeninas se dedican a gritar a los protas masculinos". PERO WTF? Vale, vale, ya me callo... Que esta novela me ha gustado sin necesidad de compararla con otras y no se merece perder protagonismo. ¡Ah, y hay segunda parte, La diosa de mi tormento! Seguro que caerá.
Por todo esto, se merece en nuestro Gandymetro...


Álvaro, queremos que nos pulas cual diamante


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

lunes, 22 de diciembre de 2014

Buenas vibraciones (Serie Travis 3), Lisa Kleypas


Nadie ha conseguido jamás llegar al alma y al corazón de Jack Travis. Hasta que Ella Varner aparece de la nada ante su puerta, echando chispas por los ojos y con un bebé en los brazos. Es hijo de su alocada hermana y, según Ella, Jack es el padre. Ella le exige que se responsabilice por primera vez en la vida…Ella Varner es una mujer responsable y organizada. Su infancia le enseñó que el amor es pasajero y que es mejor evitarlo a toda costa. Pero esta convicción se tambalea cuando tiene que hacerse cargo de Lucas, que ha sido abandonado por su impulsiva hermana. Lo que Lucas necesita es estabilidad, y Ella está decidida a hacer lo mejor para él. Día a día va creciendo su vínculo con el inocente bebé, a pesar de haber tenido que mudarse a Houston para cuidarlo y buscar al padre. Lo que va a encontrar en esa ciudad cambiará su vida para siempre. Porque... ¿quién es capaz de resistirse cuando hay buenas vibraciones?


Tres mesecitos me ha costado reconciliarme con la familia Travis y leer, por fin, la historia de Jack. Tenemos que remontarnos hasta el caluroso septiembre, cuando me pillé el cabreo del siglo tras leer Mi nombre es Liberty. Sí, soy una lectora muy apasionada, por lo visto. El cabreo todavía me duraba cuando leí (y devoré) El diablo tiene ojos azules, que ya me gustó muchísimo más y donde conocimos a Jack Travis, protagonista de éste cuya reseña nos ocupa hoy. He tenido que reposar mis sentimientos, leer mucho y dejarme tentar por unas fieles lectoras fans de los Travis para coger con ganas esta historia. Y no me arrepiento de haberlo hecho porque he disfrutado muchísimo de Buenas vibraciones


¿Pero qué nos estás contando?

Sí, sí, lo he logrado. He borrado de mi mente los malos rollos (esto...) y me he dejado llevar por Jack Travis. Y dejarte llevar por él es subirte a un tren de buenas sensaciones, es llenar tu vida de alegría, de esperanza y de folletisco como si no hubiera un mañana amor.


Kim cuando está con Jack

Ella Varner tiene una vida buena y cómoda, con un maravilloso y vegetariano novio y lo que viene siendo mi trabajo ideal, dar consejos a los demás (desde su columna en la revista Buenas vibraciones). Ya se lo merece la pobre, después de que ella y su hermana tuvieran una infancia terrible, abusos incluídos, bajo el cuidado de una madre que las quería tanto como yo quiero comerme un estropajo. De repente Ella tiene que retomar el contacto con su familia al caerle el cuidado de su sobrino recién nacido... y la búsqueda del padre. No va a ser tarea fácil, ya que su hermana Tara es lo que vendríamos a llamar de modo sutil "pendón desorejao" pero pronto obtiene el nombre del primer candidato, Jack Travis. Jack es el seductor de la familia, con talento para los negocios y para el placerjahfjkhdkljahfkjaf. Moreno, guapísimo, con ojos de color café y "capaz de dejar a una mujer embarazada sólo con guiñarle un ojo", Jack no duda en ayudar a Ella con Lucas y en echarle una mano en lo que sea (y cuando dice eso, quiere decir que se va a portar como un caballero contigo, Ella, y también que quiere "...arrancarte la ropa y echarte un polvo, oírte gemir y gritar hasta que no sepas ni cómo te llamas")


Tuve que soplarme los bajos

Y ya está. No esperéis en esta novela complicaciones extrañas, malentendidos que separan a los personajes y dejan a las lectores desesperadas ante su pichotismo. Ésta es una novela sencilla y que nos da lo que pedimos: una historia de amor (aunque también os digo que Kleypas no pierde la oportunidad de enseñarnos que el ser humano puede ser lo peor). Lucas es el Macguffin, que diría Hitchcock, aquella cosa de vital importancia para los personajes pero que a ti te la pela, porque aquí lo que quieres es que haya momento lengüetil, folletil y de mucho amor. Y es justo lo que tenemos y en buenas cantidades, porque aquí Lisa Kleypas ha construído una historia de amor de ésas que nos gustan, que se va cocinando poco a poco pero rápidamente a la vez. Queridas, #TodasSomosElla, una chica normal, de esas que visten normal, que lleva gafas (¡como yo! ¡Jack, vente pa España!) y que no es Pichote. Y todas queremos un Jack Travis en nuestra vida, que nos vea a través de nuestras pintas, que nos valore, que nos haga sentir que la vida a su lado es más fácil


Y con esto se llega a nuestro xixi corazón

Y es que así de adorafollable es Jack. Un monumento a Lisa Kleypas por los hombres que se inventa. Jack, para mí, es la evolución bondadosa de Hardy Cates. Ambos son dos HOMBRES, así, con mayúsculas, de pelo en pecho (grrrrrrrrrrrrrrr), de ideas claras y que luchan por lo que quieren. Pero mientras Hardy ha conocido el peor lado de la vida y se ha creado una coraza y una imagen badass, Jack es el optimismo y la alegría de vivir. Es imposible leer esta novela sin una sonrisa en la boca.


Feliiiiiiiiiz como una perdiiiiiiiiiiiiz

Al pertenecer esta novela a una serie, aparecen aquí los protagonistas de las otras dos novelas, con una especial importancia de Haven y Hardy, que son los que más ayudan a Ella. Mi corazón se regocija cada vez que sale Hardy porque, queridas lectoras, he llegado a la conclusión de que la Kleypas adora al señor Cates (seguro que lo hace para compensarnos a las #TeamHardy). Gage sigue siendo un amor, por supuesto, pero cada aparición que Hardy hace en esta novela es para que tengas que despegar las bragas del techo, donde se quedan pegadas por su extrema adorafollabilidad. Sé que, a pesar de lo que hiciste, Lisa, le tienes amor eterno a mi Hardy, igual que yo.


Gracias por tu amor, chata. Deja ya de reseñar que te espero así en mi ático

[Adios, chicas. Grrrrrrrrrrrrrrr]
Tengo que decir una cosa: esta novela me ha reconciliado con Lisa Kleypas como escritora de contemporánea. No voy a volver a mis cabreos con ella pero tengo que reconocerle que, si bien brilla como ella sola escribiendo sobre enaguas (obviando "La antigua magia", sí, no me la recordéis más), es una excelente narradora de contemporánea también. Lo único que me ha chirriado son la hermana y, sobre todo, la madre de Ella, tan insensibles como mi lengua después de comerse un Calippo (literalmente hablando, que os veo, guarronas), pero entiendo este tipo de personajes tienen que venir a dar por cullen para que veamos que Ella es una buenaza.
En definitiva, "Buenas vibraciones" es la otra cara de la moneda de "El diablo tiene ojos azules", una historia de amor sencilla, bonita, directa y sin complicaciones. Es una delicia para leer y saborear que se lleva en nuestro Gandymetro...


Jack, relléname... de felicidad


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

jueves, 18 de diciembre de 2014

Amante Vengado (Serie La Hermandad de la Daga Negra 7), J.R.Ward


Caldwell, Nueva York, ha sido durante mucho tiempo el campo de batalla para los vampiros y sus enemigos, la Sociedad Restrictora. Y también es el lugar en el que Rehvenge se ha establecido como dueño y señor de la droga en el reconocido club nocturno ZeroSum. Su terrible reputación es precisamente la clave de por qué casi mata a Wrath, lider de la Hermandad. Rehv siempre ha intentado mantenerse al margen de los Hermanos, incluso teniendo a su hermana casada con uno de ellos. Pero una serie de malentendidos con los sympaths, de los que él forma parte, harán que se refugie en el único rayo de luz que encontrará en la oscuridad, Ehlena, una vampira virginal que hará de barrera entre Rehv y la destrucción eterna.


Os voy a hace una descripción gráfica de mi evolución como lectora de esta serie.
Así, cuando iba a empezar con los Hermanos:


Pues no tengo yo el culo pelao de vampiritos...

Así, ahora mismo, que acabo de terminar este libro:

¡Dame otro, dame otrooooooooooooooooo!

A estos niveles hemos llegado, queridas lectoras. Ya se me acaban las palabras para describir a los Hermanos. Y a los que no son Hermanos, porque el protagonista de la trama principal de "Amante Vengado" no es ninguno de la Hermandad sino alguien relacionado con ella, Rehvenge. 
A Rehvenge lo conocemos por ser el hermano de Bella, la shellan de Zsadist (ya conocimos su historia en "Amante Despierto"). Es un personaje de lo más misterioso, mitad vampiro, mitad sympath (y ser sympath es algo muy malito porque son un poco cabroncetes y pueden conocer tus emociones y meterse en tu mente... Si os cruzáis con uno, más os vale llamar al Equipo A). Total, que Rehv es entreverao, mitad y mitad, pero no deja de ser un maromazo, eh, con sus ojos amatista, su enVERGAdura... Ah, también puede que lo conozcáis como el Reverendo (que de cura no tiene nada, Cassie, ya te lo digo), empresario de éxito y el fucking master de la venta de drogas, casi nada. Para dominar su lado sympath recurre a la dopamina, que le hace perder la sensibilidad corporal. Cuando lo conocemos no parece que vaya a ser trigo limpio pero según avanzan los libros ya comenzamos a ver que es más majo que las pesetas y que el pobre no se merece lo que le está pasando (a partir del cuarto libro ya ves tú que tus enaguas van a echar a arder cuando llegues a su libro). Y, efectivamente, cuando nos habla de Ehlena ya sabemos que va a ser una historia de amor complicada pero maravillosa, de esas llenas de mucho sentimiento desde el principio. 

Sí, amigas, Soy de braga corazón fácil

Rehv tiene problemas por todos lados, por proteger a su familia, por eso de ser sympath y por ciertas cosejas que se ve obligado a hacer para que sus secretos (y los de su fiel compañera Xhex) no salgan a la luz (que, por cierto, Ward, lo de la drogaína y eso, pasa, ¿pero lo de la princesa? ¡Pero qué ascazo más grande, por Dior!). Como consecuencia de eso, érase una vez un entreverao a una dosis de dopamina pegado, no puede vivir sin ella. Y Ehlena es una de las enfermeras que le atiende cuando va al hospital a por sus dosis. Ella pertenecía a la glymera pero ahora sobrevive como puede y cuida de su padre enfermo. Le da miedo Rehv pero sabe que necesita ayuda y ella, salvadora donde las haya, se propone ayudarle. Ambos están en una situación en la que se encuentran fuera de lugar y solos, así que... ¿Hay algo mejor que unir dos almas perdidas?

Efectivamente, une almas y echa un casquete de paso #Perfection

Y vaya polvos tiene que echar Rehv, porque ya sabéis que los vampiritos te clavan los colmillos cuando están percutiendo, pero los sympaths tienen una lengüeta en la boa que cuando están in the middle of the act pero ya llegando al Valhalla se te engancha dentro y aljfhsajkhfkjshfjkashfkjhsfkjhsjhfjkhdgjk.

Lo siento, Rehv sólo la mete en Technicolor

La historia entre Rehv y Ehlena me ha emocionado mucho. Sinceramente, vas leyendo y sabes que tienen que estar juntos pero, de verdad, están situados en unos lugares tan distintos, con unas vidas tan distintas... Que esta vez no sabes por dónde te va a salir la Ward para hacerte una historia de amor inolvidable. Bueno, pues se sale con la suya y lo consigue pero bien, es de las historias más bonitas que he leído hasta ahora en la serie. Y todo gracias a que Ward hace personajes que huyen del Pichotismo. Claro que meten la pata y hacen cosas que no, que no y que no, pero siempre son sinceros con sus sentimientos. Ojo, con sus sentimientos, porque Rehv tiene montado un tinglado alrededor que va a hacer extremadamente complicado que le cuente toda su verdad a Ehlena... 


Efectivamente, eso me pasó a mí.


Efectivamente, eso también me pasó a mí, que anoche me quité horas de mi sueño reparabelleza porque tenía que leer sí o sí. Es que si fuera únicamente la historia de Rehv la adictiva... Pero, ay, queridas lectoras, que no, que éste es el primer libro en el que todas, todas las tramas son adictivas. Hasta con la del malo de turno (que no es un restrictor de mierder, que es Joputa Jr. para lanzarle todas las maldiciones y desearle las peores clases de muerte todas juntas) no puedes dejar de leer. Porque, vamos a ver, J.R.Ward, vamos a ver. ¡Cómo nos puedes hacer esto! Nos pones una trama con mi adorado Wrath que es de deshidratarte pero no por los bajos (¡nooooooooooo!) pero que tiene unos momentos de la Hermandad tan bonitos... ¿Y qué me dices de la trama de John Mathew? Queridas, nuestro vampirito favorito cruza aquí el Rubicón, se nos hace adulto, pierde la inocencia, pierde la virginidad... Nada con él es fácil pero la Ward siempre tiene una carta oculta para cagarte en sus muelas y nos deja en un punto con él que no sabemos si cortarnos las venas o dejárnoslas largas. 

Con tanta intensidad, el cerebro me ha petado

"Amante Vengado" sigue la misma estructura narrativa que el resto de novelas de la serie, alternando tramas, aunque ahora todas son más intensas, más importantes. Ya estamos en un momento en el que tomar una decisión afecta a toda la raza y a todo Penry que pase por allí. Esto es un sufrimiento y una delicia para nosotras, ya me imagino a la Ward descojonándose de nosotras.

Soy la Ward, mirad qué feliz soy haciendo la croqueta en vuestra miseria

En fin, queridas, que leer la historia de Rehvenge y Ehlena ha sido una experiencia intensa y maravillosa por todos los lados. Parece mentira que, después de tantos libros, encontremos la lectura de la serie tan fucking marvellous. No tengo ni idea de qué drogas se alimenta la Ward para haberse inventado este pisto y que cada vez le vaya saliendo mejor pero, chica, make it double.
Por todo esto y mucho más le damos en nuestro Gandymetro unos más que merecidos...

Rehvenge, tócame la marta cibelina con tu bastón


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This